Norma y capricho, la Galería de los Uffizi muestra a los artistas españoles del siglo XVI en Italia 11 marzo 2013
Salomé de Alonso Berruguete. Galería de los Uffizi, Florencia.
Berruguete, Machuca, Bartolomé Ordoñez...son los protagonistas de esta muestra sobre los maestros manieristas que deslumbraron en Italia, tal y como recogió ya Giorgio Vasari a mediados de siglo

La primera exposición de 2013 en el programa Florencia-Un Año de Arte de la Galería de los Uffizi, está dedicada a la obra de artistas españoles, en el primer ventenio del siglo XVI, inspirándose en una opinión atribuída a Miguel Ángel en Diálogos romanos de Francisco de Hollanda (pintor y teórico del arte, portugués), publicados en Lisboa en 1548.

En ese tratado realizado por su autor durante una larga estancia en Italia entre 1538 y 1547, Buonarroti afirma: “…así pues declaro que ninguna nación y ningún pueblo (exceptuando a uno o dos españoles) puede asimilar perfectamente ni imitar la manera de pintar italiana (de la antigua Grecia), sin ser inmediata y fácilmente reconocido como extranjero, por mucho que se esfuerce y trabaje”.

Según las fuentes histórico-artísticas italianas, atraídos por el entusiasmante ambiente cultural en Florencia, Roma y Nápoles, procedentes de diversos puntos del territorio ibérico, Alonso Berruguete (Paredes de Nava, 1488-Toledo, 1561) y Pedro Machuca (Toledo, 1490-Granada, 1550), Pedro Fernández de Murcia (h.1480-doc. hasta 1523) así como Bartolomé Ordóñez (Burgos ?-Carrara, 1520)  y Diego de Siloé (Burgos, h. 1495-Granada, 1563) se imponen como  verdaderos protagonistas del manierismo europeo tras su perfeccionamiento en las más importantes ciudades de la península itálica.

La renovada admiración a nuestros artistas, proyectada por el profesor Tommaso Mozzati, sopesa las brillantes aportaciones marcadamente ibéricas, entre las cuales se resalta particularmente el papel desarrollado por Berruguete, pintor y escultor de gran alcance poético, establecido en Italia durante un decenio y reputado ya eminente según Giorgio Vasari, que lo incluye entre los más estimados maestros activos en Florencia en Vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos(1550-1568). Ahí lo recuerda junto con Rosso y Pontormo, en el estudio de las obras de Miguel Ángel y Leonardo, y en la investigación de las obras maestras del Cuatrocientos florentino.

La primeras cuatro salas recorren la trayectoria italiana de Berruguete; a partir de las tablas del Museo del Prado, la quinta presenta la aportación de Machuca al taller de Rafael, con el que colabora en la decoración de las Lonjas Vaticanas, así como el articulado camino de Fernández con tablas cedidas por el Museo de Arte de Catalunya; las dos siguientes examinan el ambiente artístico napolitano concentrándose en la producción de Ordóñez y de Siloé; mientras la última recoge los trabajos de estos artistas tras la vuelta a su tierra, entre Valladolid, Granada y Toledo.

Así pues, los Uffizi proponen valorar la medida del influjo ejercitado en tierras italianas por los españoles Alonso y paisanos, como también la lección aducida por ellos. Una forma para meditar sobre aquel eclectismo lingüístico de la manera moderna, fruto de la reciprocidad. ¿Cuál es la fuente y quién bebe en ella? “A la base del cometido de esta reseña, da la respuesta un texto del historiador del Arte, Roberto Longhi, titulado Comprimari (protagonistas) spagnoli della maniera moderna, explica Antonio Natali, director de los Uffizi.

Carmen DEL VANDO

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario) (No será público)


*

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>