Los “patinazos” de Calatrava 17 abril 2013
Bodegas Ysios, edificio diseñado por Santiago Calatrava en 2001.
La demanda interpuesta por las Bodegas Ysios es la última polémica del rosario que rodea al arquitecto por el rápido deterioro de muchas de sus obras, cuyo mantenimiento genera costes millonarios

Puentes que resbalan, cubiertas con humedades y edificios recién inaugurados que necesitan restaurarse. Es la crónica de los problemas que rodean a Santiago Calatrava, a quien se le acumulan los litigios. Esta semana saltaba la noticia de la demanda presentada por el grupo Domecq, propietario de las Bodegas Ysios (Rioja alavesa), en el Juzgado de Primera Instancia de Vitoria, para que el arquitecto y la constructora Ferrovial asuman los dos millones de euros que supone la reparación de la cubierta de edificio de la bodega, ideado por el arquitecto en 2001.

Un diseño, a la vanguardia de este tipo de edificios realizados por arquitectos de renombre, en el que la bodega tiene su fortuna (no ha dejado de atraer visitantes) y su pesadilla, pues su ondulante tejado presenta constantemente goteras y humedades. La cubierta, revestida de aluminio y láminas de cedro (materiales dúctiles empleados para lograr esa forma), movida por el viento deja pasar el agua, con el resultado de dichos desperfectos, según denuncia Domecq.

Otro edificio de Calatrava que “hace aguas” es el Palau de les Arts de Valencia, inaugurado en 2005 (aunque permaneció cerrado hasta un año después y una de sus cuatro salas no ha llegado a abrirse nunca).

El Gobierno valenciano no descarta querellarse contra el arquitecto por los “defectos constructivos” que presenta el edificio: abombamiento, arrugas y goteras en la cubierta que protege el teatro de la ópera, acústica deficiente y nula visibilidad en 200 butacas que tuvieron que ser retiradas, amén de quedar inutilizado el escenario por el hundimiento de la maquinaria que mueve la plataforma escénica, según denuncia Esquerra Unida, que también señala el pago de 15 millones de euros a Calatrava por unas torres que nunca se han llegado a construir en la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Desperfectos en una obra que ha costado 498 millones euros, cuatro veces más de lo presupuestado inicialmente, y cuyo mantenimiento supone costes millonarios a la Generalitat valenciana.

También el puente sobre el Gran Canal veneciano de Calatrava ha rebasado con creces el presupuesto inicial: de 3,8 millones de euros ha costado 11, 2 millones. Por ello, el arquitecto deberá comparecer ante el Tribunal de Cuentas italiano el próximo 13 de noviembre, acusado de “daño al erario público” por errores en la construcción. Un puente que no ha cesado de causar dolores de cabeza desde su inauguración en 2008. Al año siguiente, la Autoridad para la vigilancia de las contratas públicas emitió un informe calificándolo de “no seguro”.

El rosario de controversias que afectan a las obras de Calatrava parece no tener fin.  A la polémica por la construcción en Bilbao del puente Zubi Zuri, cuyo suelo de cristal hace resbalar a la gente en los días de lluvia, se añade el malestar por la demanda interpuesta por el arquitecto al consistorio bilbaíno, condenado a indemnizarle con 30.000 euros por violentar su propiedad intelectual al añadir una pasarela para facilitar el acceso a las Torres Isozaki.

También en Murcia construyó el arquitecto un puente que resbala y, como en Bilbao, la solución ha sido cubrirlo con una moqueta, con un coste de 60.000 euros para los murcianos, a quienes su mantenimiento les supone además gastos de 20.000 al año.

En Oviedo, el Palacio de Congresos que diseñó, desde su derrumbe durante su construcción en 2006 en que resultaron heridas tres personas (por el que Calatrava fue condenado a pagar 3,5 millones al consistorio onubense), presenta grietas en una de sus estructuras, de carácter móvil, defectuosa desde su planificación, según un informe técnico encargado por las autoridades.

Sara PUERTO

sara.puerto@elmundo.es


Una Respuesta a “Los “patinazos” de Calatrava”

  1. Sara bonita… A ver como te lo digo, soy de Oviedo y soy Carbayona, pero si te apetece me puedes llamar Ovetense…. pero nunca Onubense, más que nada porque no vivo en Huelva.

Deja Un Comentario

(necesario)

(necesario) (No será público)


*

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>