Cuaderno de viajes de Salvador Montó

SalvadorMonto.NYC_.30x60cm.jpg

La galería Van Dyck de Gijón inauguró el pasado día 26 la muestra Cuadernos de viajes de Salvador Montó, cuyas pinturas permiten al espectador viajar a distintas ciudades y acercarse a la experiencia emocional que tuvo el artista mientras las visitaba.La exposición se mantendrá hasta el próximo 21 de octubre

Este proyecto da a conocer el cuaderno de viajes de Montó, que se constituye mediante acrílicos en los que ha inmortalizado posteriormente en su estudio los lugares por los que ha  paseado y las ideas que ha relacionado con cada ciudad. De tal manera, como explica la directora de la galería Aurora Vigil Escalera, lo que el espectador  se va a encontrar es ” una pintura realista que no se sustenta en una mimesis fiel de aquello que representa. Aunque parte de una realidad tangible, esta es matizada por un tamiz emocional“.

En su mayoría lo que retrata el pintor valenciano son paisajes arquitectónicos de una forma simplificada, pero sin dejar de ser visualmente atractiva sobre el lienzo.Precisamente este modus operandi particular es lo que le caracteriza, ya que tampoco elige  escenas que pudiesen parecer trascendentes a primera vista, pero no dejan de serlo una vez que plasma en ellas su propia visión. Ejemplo de ellos son sus encuadres de vistas urbanas de Nueva York, Berlín, Roma y Venecia, que nos recuerdan a la pintura italiana de entreguerras por la intensa atmósfera que parece caer sobre los edificios. Con esto quiere evitar que el espectador perciba la ciudad como un lugar frenético lleno de transeúntes. Montó traspasa esa visión superficial para hacer una introspección de la ciudad, adentrarse en sus espacios más íntimos.

 

Otro aspecto interesante en estas obras del pintor es la gran variedad de encuadres con los que juega según el fragmento de paisaje seleccionado para retratar. Algunos son puntos de vista altos, otros a pie de calle, algunas con transeúntes fugaces e impersonales, y en otras la presencia indirecta de un mensaje mediante edificios nocturnos con ventanas iluminadas o el trasiego de coches. Sin embargo, en ningún caso se pierde esa esencia íntima, ni la sensación de tiempo detenido, silencio y calma. La directora de la galería también tiene su propia visión sobre la exposición ” El artista viaja para pintar y el espectador viaja a través de sus pinturas” .

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*