Antología de Alberto Solsona

FOTO-SOLSONA.jpg

Alberto Solsona, hacia 1985. Foto de Jesús Montejo.

La galería Marc Domènech de Barcelona, en colaboración con la Fundación Almela-Solsona  de Madrid, presenta por primera vez en la ciudad natal del artista una retrospectiva de su obra. Desde su primera etapa pop, marcada por la crítica social, hasta la abstracción que coincide con su madurez artística. Desde el 11 de diciembre hasta febrero

Con la recuperación de la obra de Alberto Solsona “queremos dar inicio a una serie de exposiciones que, bajo el título ‘Artistas reencontrados’, desea dar voz a artistas que, como él, hace demasiado tiempo que permanecen inmersos en el silencio”, comenta Marc Domènec, propietario de la galería, sobre esta exposición que podrá verse a partir del 11 de diciembre.

Además de esta línea de recuperación de artistas, el proyecto expositivo de esta galería barcelonesa está conformado por otros dos ejes: “Vanguardias del siglo XX” y “Arte Contemporáneo”.

Alberto Solsona; Fernando Almela, Hazañas bélicas, 1972, Acrílico sobre tela, 116 x 81 cm, Colección MACBA. Donación Fundación Almela-Solsona.

Hazañas bélicas, por Alberto Solsona y Fernando Almela, 1972, acrílico sobre tela, 116 x 81 cm, Colección MACBA. Donación Fundación Almela-Solsona. Todas las imágenes cedidas por la galería Marc Domènech.

Hasta ahora no había habido ninguna exposición monográfica y antológica de Alberto Solsona (Barcelona, 1947-Madrid, 1988) en su ciudad natal. Se podrán ver, por primera vez y “reunidos en un mismo espacio, los diferentes registros que utilizó a lo largo de su corta pero intensa práctica artística, desde sus obras ‘pop, características de una primera etapa ácida, comprometida y con un fuerte contenido crítico-social; hasta su primera madurez artística marcada por una pintura abstracta controlada y equilibrada, que establecía, ya desde el inicio, prudentes distancias con la abstracción más expresionista y gestual que, al margen de la rehabilitación figurativa que identifica en parte los años ochenta, todavía se daba en aquellos años”.

Alberto Solsona nació en el barrio del Poble Sec (Barcelona) en el seno de una familia trabajadora. Con quince años comienza sus estudios de dibujo y pintura, y posteriormente grabado y artes gráficas en la Escuela Massana.

Retrato de una desconocida, 1975, óleo sobre tela, 115 x 88 cm.

Retrato de una desconocida, 1975, óleo sobre tela, 115 x 88 cm.

A finales de la década de los sesenta su vida da un gran giro al conocer al pintor Fernando Almela. Abandona Barcelona en 1970 para irse a vivir con él a Madrid, desde entonces se convierten en pareja, tanto artística como sentimental. Ya como pareja artística exponen por primera vez en 1974 en la galería SEN de Madrid, y fuera de la capital, como Temps de Valencia o Tassili de Oviedo.

Durante la década de los setenta la obra de Solsona se adentra de lleno en el  “pop” y fruto de su trabajo para la editorial Bruguera desarrolla un persistente interés por la señalética y por los elementos procedentes de los medios de masas.

Hacia 1979 abandona esa línea pop y se acerca a la abstracción. En 1980 expone en la Galería EGAM de Madrid, con gran éxito por parte de la crítica. EGAM se convierte en su galería de referencia en España y en la que expondrá habitualmente a lo largo de su trayectoria artística.

Autorretrato, 1973, óleo sobre tela, 115 x 88 cm, Colección Fundación Juan March, Madrid.

Autorretrato, 1973, óleo sobre tela, 115 x 88 cm, Colección Fundación Juan March, Madrid.

En 1981 integra el elemento del arabesco “que pasa a ser el protagonista de sus obras. Pero a partir de 1984 inicia un trabajo hacia una nueva concepción de este elemento que ahora combina con formas pseudofigurativas que insinúan ventanas, balcones y puertas”.

Entre 1986 y 1987 comienza su serie Jardín botánico, obras en las que Solsona “repite, de manera continuada, formas vegetales. Poco después le diagnostican que padece VIH/SIDA. En este mismo año, en 1987, empieza una nueva etapa marcada por el retorno a sus mejores arabescos”.

Arabesco azul, 1982, óleo sobre tela, 190 x 190 cm, Madrid, Fundación Almela-Solsona.

Arabesco azul, 1982, óleo sobre tela, 190 x 190 cm, Madrid, Fundación Almela-Solsona.

En 1988 su enfermedad se agrava y Alberto Solsona muere en Madrid. Fernando Almela se encarga de recuperar su obra, de difundirla y de crear una fundación con su nombre.

Jardín botánico I, 1986, óleo sobre tela. 160 x 160 cm.

Jardín botánico I, 1986, óleo sobre tela. 160 x 160 cm.

La obra de Solsona está en en importantes museos y colecciones, como el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA), el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS) de Madrid, el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca, la Colección Fundación Juan March de Madrid o el IVAM de Valencia, entre otros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top