Equipo Crónica: la realidad irónica

El_intruso.jpg

El Museo de Bellas Artes de Bilbao acoge hasta el 18 de mayo una exposición sobre Equipo Crónica, cincuenta años después de su constitución. Su obra, heterogénea en cuanto a planteamiento y calidad, expuso en los años setenta y ochenta problemas que aún hoy continúan vigentes. Pinturas, esculturas, grabados, dibujos, carteles y documentación original recuperan una actividad creadora deliberadamente vinculada a la realidad sociopolítica del momento que le tocó vivir

En 1964 tres artistas valencianos, Rafael Solbes (1940-1981), Manuel Valdés (1942) y Joan Antoni Toledo (1940-1995), constituyeron Equipo Crónica. Toledo abandonaría el grupo a los pocos meses, pero este seguiría activo hasta 1981, año en que falleció Solbes. Entretanto tuvo una amplia proyección pública en el arte español y una presencia significativa en los ambientes artísticos de Francia, Italia y Alemania. Ahora, 50 años después de su fundación, el Museo de Bellas Artes de Bilbao le dedica una ambiciosa exposición antológica que reúne cerca de ciento cincuenta obras, procedentes de numerosas colecciones privadas y públicas, entre las que destaca la aportación del IVAM.

Desde el museo bilbaíno señalan como una de las principales características distintivas del grupo la “capacidad para evocar visualmente la época de la historia española que coincide, aproximadamente, con el último decenio del régimen franquista y el inicio de la transición a la democracia. El trabajo anónimo y en grupo, el uso de tintas planas, la articulación de los trabajos en series, la evocación de imágenes procedentes de los medios de comunicación y la apropiación crítica de referencias a la historia y al arte, fueron los principales rasgos de su actividad creadora, deliberadamente vinculada a la realidad sociopolítica española del momento”. Este proyecto para el Museo de Bellas Artes ha contado con el comisariado de los historiadores Tomàs Llorens Serra y Boye Llorens Peters. El catálogo editado por el museo con ocasión de la exposición incluye textos del propio Tomàs Llorens y del historiador Valeriano Bozal. Junto a ellos, se publica una exhaustiva cronología a cargo Michèle Dalmace, autora del catálogo razonado de Equipo Crónica.

Tomàs Llorens y Valeriano Bozal aceptaron asimismo la invitación de Descubrir el Arte para, a propósito de esta exposición, valorar el papel del  grupo y acercarnos de nuevo a sus obras, muchas de ellas olvidadas por el público, en un artículo que publicamos en el número 193 de la revista, Desde aquí, recomendamos su lectura por su rigor, calidad y el tono ameno que cada uno de ellos imprime a sus respectivos textos.

Valeriano Bozal describe la evolución del equipo, muestra cómo el lenguaje pictórico fue haciéndose cada más complejo, y detalla sus intereses y los problemas que plantearon con sus obras, muchos de ellos aún vigentes: “[…] la condición del oficio protagoniza algunas de sus series y nunca fue ajeno a todas ellas, la narratividad se puso en cuestión en numerosas ocasiones, la relación entre arte y política y entre vanguardia ypolítica fue uno de los temas abordados en el paso de los sesenta a los setenta, la eventual relación, compleja, entre lo público y lo privado era el motivo en el que trabajaba el Equipo en el momento en que falleció Rafael Solbes, mientras que la pictoricidad había sido el motivo de las series anteriores y la alegoría, el centro de algunas de las mejores, El billar y la serie Negra”. 

La tacada metafísica, serie El Billar, 1977, acrílico sobre lienzo, 130 x 110 cm, colección privada, cortesía Galería Benlliure.

La tacada metafísica, serie El Billar, 1977, acrílico sobre lienzo, 130 x 110 cm, colección privada, cortesía Galería Benlliure.

El historiador expone el paso de obras afirmativas a interrogativas que reflexionan sobre el oficio, la literatura, lo público y lo privado… Destaca (explica y valora) el uso de la ironía, sus iconos y sus motivos pictóricos, la racionalización y la distancia con la que sus obras mostraban la indignación ante la difícil situación política. El paredón es un ejemplo perfecto: […] se componía de diez telas de 140 x 140 pintadas con motivo de las ejecuciones del 27 de septiembre de 1975, las últimas ejecuciones del franquismo. […] Lo más llamativo para mí es que esa indignación está presente en los cuadros del Equipo pero no se expone mediante la expresividad del gesto osu dramatismo, se expresa en una elaborada articulación de motivos que reúne, junto al símbolo del luto y el calendario con la fecha, el paredón, imágenes de Klee y de Miró, Chirico, Tàpies, Picasso, etc., imágenes bien conocidas del arte de vanguardia, inerme ante el asesinato. En El paredón el Equipo alcanza su mayor nivel de racionalización y distancia”.

Paredón III, serie El Paredón, 1975, acrílico sobre lienzo, 150 x 150 cm.

Paredón III, serie El Paredón, 1975, acrílico sobre lienzo, 150 x 150 cm.

Tomàs Llorens, por su parte, contextualiza la última etapa de Equipo Crónica y recuerda las críticas y cómo “comenzó un largo proceso de olvido”. Su texto recupera una obra de la serie Negra, Pintar es como golpear, para mostrar que la violencia de las imágenes es una metáfora de la violencia del entorno social. Plantea Llorens en su texto muchos interrogantes: “Cada linóleo, cada cuadro, era, o pretendía ser, un buen mamporro. Contra el régimen franquista. Contra el capitalismo. ¿Que eso no se podía hacer con cuadros? ¿Por qué no? ¿Que eso era hacer panfletos pintados? ¿Y si lo que les redimía de su evidente ineficacia como panfletos fuera precisamente el hecho de que estuvieran pintados, de que fueran pintura?”.

Pintar es como golpear, serie Negra, 1972, acrílico sobre lienzo, 150 x 200 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Pintar es como golpear, serie Negra, 1972, acrílico sobre lienzo, 150 x 200 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Descubrir el Arte 193 ya está en los quioscos y en quiosco.arte.orbyt.es

La imagen superior destacada es: El intruso, serie Guernica 69, 1969, acrílico sobre lienzo, 140 x 200 cm, Diputación Provincial de Valencia

 

 

 

 

3 Replies to “Equipo Crónica: la realidad irónica”

  1. Redacción dice:

    Las medidas del cuadro son 140 x 200 cm

  2. Marta Prados Martín dice:

    ¿Cuáles son las medidas de “El intruso”?

  3. ANA MARÍA TRISTAN dice:

    DESCUBRIR EL ARTE,ME ABRIÓ UN PANORAMA INTERNACIONAL,SOBRE TODAS LAS ARTES. GRACIAS A UDS. ME DÍ CUENTA QUE MI VOCACIÓN ACTUAL ES LA PINTURA,QUE ES MARAVILLOSA Y MUY SANADORA.GRACIAS POR EXIS TIR,VALORO ENORMEMENTE SU CALIDAD,EN TODAS SUS FACETAS!!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top