Las fotografías etéreas de Fernando Manso

IMG_5822.jpg

Dos exposiciones simultáneas de este fotógrafo madrileño, Luz oxidada, en la RIRA Gallery de Dubai (hasta el 30 de abril), y Una visión inédita de la Alhambra. Jean Laurent y Fernando Manso, en el Museo Arqueológico de Madrid (hasta el 17 de mayo), muestran paisajes que casi parecen de otro mundo, como si se tratase de una mirada nostálgica a los recuerdos del artista

El fotógrafo Fernando Manso inauguró el 22 de abril su primera exposición en los Emiratos Árabes, y más concretamente en la RIRA Gallery de Dubai. La muestra, titulada Luz Oxidada, es una selección de increíbles y etéreas fotografías que plasman parajes idílicos, solitarios, tanto en la naturaleza como en núcleos urbanos, donde retrata lugares donde perviven las huellas de un pasado habitado pero ahora abandonado. Según el propio artista el nombre de luz oxidada hace referencia a los temas y al ánimo general capturado por sus fotografías.

ruinasDesde que Fernando Manso (Madrid, 1961) abandonó su carrera como fotógrafo comercial para una agencia de publicidad en 1990 para convertirse en fotógrafo artístico a tiempo completo, sus fotografías han sido publicadas en revistas nacionales e internacionales, ha publicado varios libros de fotografía y ha expuesto sus obras tanto en exposiciones colectivas como individuales en España y países como Italia, Marruecos, Colombia, Filipinas, Italia o Rusia.

IMG_5821Con la cámara a cuestas, Manso ha recorrido medio mundo, desde Europa a Norteamérica, Asia y hasta Medio Oriente en busca de paisajes tranquilos y estructuras arquitectónicas que luego retrata. Fiel siempre a la fotografía analógica («La cámara digital es tan hiperrealista que yo prefiero la sensación del grano», afirma Manso), primero disparando con su cámara de gran formato y después revelando él mismo sus negativos, a los que añade al final del proceso una capa con textura a cada composición. Utiliza la larga exposición para eliminar la presencia humana, lo que transmite al espectador que las contempla una sensación de paz y soledad.

IMG_5823Un efecto de calma, casi etéreo, que nace de la sensibilidad minimalista de Manso, que se acentúa por el uso constante a lo largo de su carrera de una paleta de color azul-gris, “favoreciendo los tonos apagados que gradualmente se decoloran hasta el distante cielo blanco”. La gama cromática, unida a sus manipulaciones con texturas permiten que la “obra resultante parezca de otro mundo, como si se tratase de una mirada nostálgica a recuerdos de Manso”.

IMG_5824El objetivo de Manso revela al espectador una bella conexión entre “plantas, minerales y líquidos, el murmullo del agua sobre las piedras, árboles congelados que ascienden hacia el cielo y rocas que reflejan las nubes grises como espejos”. Esto no lo consigue por casualidad, hay un gran trabajo previo, busca amaneceres y estudia las mareas para poder capturar paisajes dotados de una niebla tan densa que casi se puede sentir. “Todo con el objetivo de transformar la realidad. El espectador queda deslumbrado por esta nueva mirada que transmuta nuestra visión cotidiana, convirtiéndola en algo revelador y duradera”.

Una visión inédita de la Alhambra. Jean Laurent y Fernando Manso

Sala Central del baño de Comares.

Sala Central del baño de Comares, por Fernando Manso.

La exposición del Museo Arqueológico de Madrid muestra 57 fotografías realizadas con la misma técnica (una máquina de placas), pero hechas por dos artistas diferentes y separados por ciento cincuenta años. También es un homenaje a la belleza del monumento granadino y de su entorno natural.

En la muestra se contraponen las personalidades de ambos artistas, mientras J. Laurent (1816-1886) destacó siempre por mantenerse al día en los avances tecnológicos que se producían en la fotografía del siglo XIX y él mismo fue el artífice de varios; Fernando Manso, como hemos dicho antes, es firme defensor de la fotografía analógica y ha utilizado para este trabajo una cámara de placas.

Galeria norte del Patio de los Leones, por Fernando Manso,

Galeria norte del Patio de los Leones, por Fernando Manso,

Para realizar esta exposición, Manso ha dedicado más de quinientas horas de inmersión en la Alhambra para poder mostrar al espectador una visión diferente, inédita. Y es que el fotógrafo tiene que esperar hasta que los elementos confluyan y así poder capturar ese momento ansiado, mágico.

El Patio de los Leones desde la Sala de los Escudos, por J. L. Laurent.

El Patio de los Leones desde la Sala de los Escudos, por J. L. Laurent.

“Las sombras, el reflejo, el brillo, la bruma, la niebla, la tormenta… En definitiva, la luz que nos hace percibir la realidad, con sus miles de interpretaciones. Esa es la fotografía –afirma Fernando Manso–. Pintar con luz mis sentimientos, sensaciones, es lo que me lleva a mostrar lo más profundo de mis emociones”.

Fernando Manso en la inauguración en Dubai.

Fernando Manso en la inauguración en Dubai.

El fotógrafo no tiene prisa, no se impacienta: “Intento ser como un pintor. Para ello utilizo una cámara de placas como las que se utilizaban hace cien años. Observo y espero. En una ocasión tardé 18 días en conseguir la fotografía. Incluso en Cantabria tardé tres años hasta que logré realmente lo que quería describir. No disparo nunca hasta que realmente siento la fotografía”.

One thought on “Las fotografías etéreas de Fernando Manso”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*