Fronteras que duelen

Republica3_3.jpg

Stupid Borders es el provocativo nombre del proyecto de Rubén Martín de Lucas sobre límite, frontera y propiedad que se puede ver desde el 10 de octubre en AP Gallery. Lo que allí se expone es la traducción plástica de un trabajo de investigación que llevó al artista a aislarse durante horas dentro de las fronteras que él mismo había levantado. Una interesante invitación a la reflexión

Do Not Enter or i Shoot you, por Rubén Martín de Lucas, serigrafía a una tinta, 70 x 50 cm.

Do Not Enter or i Shoot you, por Rubén Martín de Lucas, serigrafía a una tinta, 70 x 50 cm.

Este trabajo de Rubén Martín de Lucas, miembro del colectivo Boa Mistura, es una reacción ante el sentimiento de posesión exagerada del ser humano. La presencia del hombre sobre la Tierra, en relación a su historia, es ínfima, sin embargo su convicción de que le pertenece es fortísima. Lo mismo ocurre con “estructuras” menores, sobre las que se cree dueño (único o colectivo) con derecho a cualquier cosa para defender su propiedad. Levanta barreras dolorosas que dejan cicatrices difíciles de cerrar y es capaz de matar por ellas. Desgraciadamente, este tema es de una actualidad pasmosa. El artista, que mantiene en sus planteamientos una actitud constructiva y positiva que queda reflejada en su traducción plástica, confía en que la humanidad sea capaz de superar esta ceguera. Proyectos como este o como el documental Muros de Pablo Iraburu y Migueltxo Molina trabajan en esta dirección.

Stupid Borders lleva detrás muchas horas de estudio e investigación hasta que Rubén Martín de Lucas decide sintetizar y llevar a lo plástico sus reflexiones sobre esos muros y fronteras estúpidas que crecen de forma exponencial. Lo hace interviniendo sobre el paisaje, y ahora da a conocer su trabajo exponiéndolo en una galería que tiene sentido precisamente por su relación con el paisaje: AP Gallery en Martín Muñoz de Ayllón (Riaza, Segovia).

Rubén Martín de Lucas en su República Mínima #1.

Rubén Martín de Lucas en su República Mínima #1.

El eje son tres acciones: la creación de tres Repúblicas Mínimas, en las que el artista se apropia de un espacio de 100 m2, lo delimita y lo habita. La República #1 ocupa un círculo de 5,64 m de radio dibujado con yeso en una tierra de barbecho. El artista se aloja allí con una silla, una nevera y una tienda de campaña. En la República #2 el espacio es un lago, los límites dibujan un triángulo equilátero y Martín de Lucasc(que se enfrentó a más de un problema y contratiempo) contaba con una balsa de salvamento marino. La República #3 dibuja un cuadrado con cuerda atada a piquetas sobre un campo de centeno aplastado.

Republica2_2En la parcela de AP Gallery se ha recreado la República #2 con la balsa en el jardín (el agua del pantano era casi más verde que el césped); y se muestran las obras que Martín de Lucas creó a partir de sus acciones. Mientras él habitaba esas repúblicas un dron con piloto le grababa y fotografiaba. De cada una de las tres repúblicas hay un tríptico de fotografías cenitales de gran formato intervenidas con pintura, que muestran y esconden, según el caso, en un gesto plástico sencillo y potente. En otra sala hay tres pantallas que, en bucle, reproducen los vídeos grabados y envuelven al espectador mientras observa cómo Rubén pasaba las horas en “sus” territorios. El artista deja testimonio de ello también en tres cuadernos-diarios de cada una de las intervenciones. Merece la pena también, ya en la planta alta de la galería, pararse a ver el vídeo del “cómo se hizo” que narra en imágenes cómo fue creando cada una de las repúblicas.

Tríptico República Mínima #2, fotografía y fotografía intervenida con óleo, por Rubén Martín de Lucas.

Tríptico República Mínima #2, fotografía y fotografía intervenida con óleo, por Rubén Martín de Lucas.

Tríptico República Mínima #3, fotografía y fotografía intervenida con óleo, por Rubén Martín de Lucas.

Tríptico República Mínima #3, fotografía y fotografía intervenida con óleo, por Rubén Martín de Lucas.

A Plot on Mars_2, por Rubén Martín de Lucas, impresión digital sobre papel intervenida con óleo y lápiz, 42 x 29 cm.

A Plot on Mars_2, por Rubén Martín de Lucas, impresión digital sobre papel intervenida con óleo y lápiz, 42 x 29 cm.

La exposición tiene otras dos patas. Do not enter or I shoot you, una colección de serigrafías que recuerda que los humanos somos capaces de matar para proteger nuestra propiedad (mi casa, mi país, mi planeta, mi galaxia), y lo hace en color, lo que crea la impresión subjetiva de que sobre la crudeza del tema pueda buscarse una salida/solución positiva. Y A piece of the moon, fotografías intervenidas en las que la ironía es uno de los ingredientes indispensables para ponerse en el lugar de quien por ser dueño es dueño hasta de la Luna. El poeta Jenaro Gajardo Vera se proclamó dueño de la Luna en 1954 y a su muerte la legó al pueblo chileno en un acto romántico. El empresario Dennis Hope se ha hecho rico vendiendo parcelas de la Luna y otros planetas del Sistema Solar. Estas historias se cuentan en el catálogo de la exposición, una obra de arte de bolsillo.

La inauguración es el sábado 10 de octubre y la exposición podrá verse hasta el 27 de diciembre, los sábados y domingos de 11 a 19 h o de lunes a viernes con cita previa. En la página web de AP Gallery hay indicaciones de cómo llegar hasta la galería.

Detalle de República Mínima #3, por Rubén Martín de Lucas, fotografía intervenida con óleo, 100 x 150 cm.

Detalle de República Mínima #3, por Rubén Martín de Lucas, fotografía intervenida con óleo, 100 x 150 cm.

One Reply to “Fronteras que duelen”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top