Exquisito arte en miniatura

Libro_de_Horas_de_Enrique_VIII.jpg

Tesoros ocultos:los manuscritos más valiosos de Europa es el título de la muestra que acoge la Sala Picasso de exposiciones del Círculo de Bellas Artes de Madrid hasta el 25 de octubre. En ésta, más de treinta ejemplares bibliográficos españoles y europeos creados en la horquilla temporal desde el siglo VIII hasta el XVI, reflejan la pericia del dibujo de miniatura que tantos textos ha ilustrado a lo largo de la historia

Isabel la Católica, Carlos V, Juana la Loca, Luis IX de Francia o Alfonso X el Sabio fueron algunas de las poderosas figuras que encargaron códices de una tremenda calidad. Por su posición de monarcas y más por aquellas épocas, la ambición para realizar dichos trabajos no era menos que contar con los mejores dibujantes y copistas de la época. El resultado, folios casi en calidad de joyas de papel que nos muestran la evolución del pensamiento gráficos desde el Medievo hasta el Renacimientos. Además, los temas que contiene narrados cada códice nos permiten comprender cómo se entendieron las guerras, los descubrimientos científicos u otras contiendas en el momento real en el que acontecieron.

Sin embargo, la conservación de este patrimonio bibliográfico es cuanto menos poco delicada y por ende, muchos de los originales permanecen dormitando en museos y bibliotecas bajo unas condiciones atmosféricas muy específicas.No obstante, si nos aporta algún beneficio la era tecnológica en la que vivimos es el contar con los recursos necesarios para que nos permita reproducir de forma digital cuánto queramos; aún tratándose de documentos de tiempos remotos. Precisamente en relación con esta ventaja, la editorial M.Moleiro se ha aventurado en la empresa de digitalizar el Libro de Horas de Carlos Angulema, padre de Francisco I de Francia (1494-1547).

Libro_de_Horas_de_Carlos_de_Angulema

Libro de Horas de Carlos de Angulema.

Tras dos años de un laborioso trabajo en estrecha colaboración con la Bibliothèque de France, han dado como resultado 987 ejemplares limitados que mimetizan hasta el último detalle del códice original, una de las obras ilustradas por Robine Testard, quién fuera uno de los pintores más prestigioso de la Francia renacentista. En este libro en particular se aprecian sus famosas figuras animadas, fruto del inmenso imaginario del autor, y que protagonizan las diferentes escenas mezcladas en cuanto a temática, entre la religión y la mitología. Por otra parte,su técnica recuerda en cierta manera a la del grabado, lo que nos dice de Testard qué si no lo practicaba, al menos conocía muy bien la textura de este lenguaje plástico.

Como colofón, señalar que a pesar del trabajo con las herramientas puntas de actualidad,la editorial M.Moleiro abandona la modernidad en el última paso de edición  para recurrir al modo de encuadernación de antaño; lo que otorga a la publicación un aspecto pintoresco cómo si del códice original se tratase.Todo un viaje al pasado que tendrá que descubrir el visitante acudiendo a la exposición, en la que se exhibe esta publicación.

Si pinchas aquí podrás ves un vídeo sobre la Biblia moralizada de Nápoles.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*