La lucidez de la fotografía de Fontcuberta

SARISTAU_DSC03053.jpg

Madrid nos regala dos proyectos radicalmente diferentes de Joan Fontcuberta pero que comparten su interés por la reflexión a través de la creación de imágenes. Por un lado, Conde Duque expone ARSTUSIA, las fotografías inéditas que ha realizado para el programa Miradas de Asturias de la Fundación María Cristiana Masaveu Peterson, mientras la Sala Canal de Isabel II recoge en Imago, Ergo Sum una retrospectiva con trabajos en los que ficción y realidad se confunden

TARIASUS, por Joan Fontcuberta, ventanal gótico tapiado, Catedral de Oviedo, colección María Cristina Masaveu Peterson.

TARIASUS, por Joan Fontcuberta, ventanal gótico tapiado, Catedral de Oviedo, colección María Cristina Masaveu Peterson.

Recordando a Ansel Adams, Joan Fontcuberta (Barcelona, 1955) contaba en la presentación de la exposición ARSTUSIA en el Centro Cultural Conde Duque que cuando fotografía no lo hace con la cámara, sino con todos los libros que ha leído, los viajes que ha hecho, las personas que ha amado… En las imágenes que aquí reúne todo ese contexto está enmarcado en un lugar concreto: Asturias. Esta muestra, además de las dos publicaciones que la acompañan y un audiovisual, son el resultado de la cuarta edición de Miradas de Asturias: el programa de mecenazgo de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, destinado a promover la creación de un fondo de obra inédita inspirada en Asturias. Antes de Fontcuberta, han “mirado” hacia Asturias Alberto García Alix, José Manuel Ballester y Ouka Leele (pincha aquí para recordar lo que desde Descubrir el Arte publicamos de la exposición del año pasado de Ouka Leele).

SUTAIRAS, por Joan Fontcuberta, rotonda, Colunga, colección María Cristina Masaveu Peterson.

SUTAIRAS, por Joan Fontcuberta, rotonda, Colunga, colección María Cristina Masaveu Peterson.

Describiendo este encargo como un regalo (por el tema, los plazos -un año- y los recursos), Fontcuberta reconoce que quiso acercarse a Asturias olvidándose de lo que ya sabía sobre ella y activando nuevas ideas, imaginarios y caminos que todavía no había explorado. Lo ha hecho tanto a la hora de colocar el foco sobre unos temas y escenarios concretos, como en la búsqueda de soluciones fotográficas que poco tienen que ver con los trucos y las trampas que nos cautivan en otros trabajos suyos y que se recogen en la otra exposición madrileña. En el trabajo sobre Asturias tienen mucha importancia la semiótica y la relación entre la realidad y su representación, por eso hay juegos entre una fotografía de un paisaje y una maqueta o entre la de un minero trabajando y un maniquí que hace sus veces en un entorno museístico.

El fotógrafo catalán ha explorado dos líneas de trabajo: por un lado, se sumerge en las geografías subterráneas y por otro en archivos gráficos cargados de memoria visual. Fruto de este trabajo casi de arqueólogo, ha surgido también un libro de artista extraordinario, Trauma, en el que recoge fragmentos de fotografías enfermas tomadas de diferentes fototecas de museos y archivos asturianos.

SUARISTA, por Joan Fontcuberta, depósito de aguas de Roces I, Gijón, colección María Cristina Masaveu Peterson.

SUARISTA, por Joan Fontcuberta, depósito de aguas de Roces I, Gijón, colección María Cristina Masaveu Peterson.

Todas las fotografías, de gran formato, se presentan en cajas de luz dispuestas en salas oscuras en las que el recorrido por tramos recuerda al de una gruta. Entre los espacios subterráneos que visitó el fotógrafo catalán están las minas de antracita, para él fue una experiencia sobrecogedora y su deseo era trasladárselo al espectador, que llegara a sentir y oler la humedad y la opresión que supone andar teniendo que agacharse entre esas estructuras, chapoteando en el agua. El trabajo posterior de edición ha sido muy discreto porque las luces eran tan dramáticas y tan expresivas que no le tenía sentido alterarlas. Junto a esas minas, con todo la carga emocional que encierran, hay otros lugares subterráneos como un pozo de tormentas, el sótano de LABoral o un sistema de alcantarillado que adquiere un tono casi de ciencia ficción.

SAURITAS, por Joan Fontcuberta, mina Carbonar, Vega de Rengos, Cangas del Narcea, colección María Cristina Masaveu Peterson.

SAURITAS, por Joan Fontcuberta, mina Carbonar, Vega de Rengos, Cangas del Narcea, colección María Cristina Masaveu Peterson.

SIASATRU, por Joan Fontcuberta, órgano, Basílica de Covadonga, colección María Cristina Masaveu Peterson.

SIASATRU, por Joan Fontcuberta, órgano, Basílica de Covadonga, colección María Cristina Masaveu Peterson.

Con su cámara también ha recortado la realidad, escogiendo encuadres que al aislar elementos y dejarlos sin contexto toman un cariz poético. En otras imágenes ha dejado ver algo tan suyo como son las referencias a las vanguardias artísticas: así, una prensa para hacer sidra o las piezas del órgano de la basílica de Covadonga se vuelven cubistas. Aunque la mayor parte del material que se presenta en la exposición (60 fotografías de las 144 que recoge el catálogo) son del subsuelo, no faltan algunas tomas de paisaje, como una cargada de humor en la que unos patos en el Parque de la Vida de Luarca nos hacen pensar en su posible vocación de astronautas.

AUSATRIS, por Joan Fontcuberta,Parque de la Vida, La Mata, Luarca, colección María Cristina Masaveu Peterson.

AUSATRIS, por Joan Fontcuberta,Parque de la Vida, La Mata, Luarca, colección María Cristina Masaveu Peterson.

Todo el material que se presenta en Conde Duque es inédito; fruto de la labor de mecenazgo de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson y se presenta ahora por primera vez y hasta el 17 de abril. No lejos del antiguo cuartel, en la Sala Canal de Isabel II, en lo que fuera un depósito de agua, una retrospectiva recuerda trabajos anteriores del fotógrafo catalán ya vistos en otras muestras o conocidos pos sus publicaciones. Se trata de la espléndida exposición Imago, ergo sum, abierta desde el pasado diciembre y que podrá verse hasta el 27 de marzo. El mismo título de nombre a un libro editado por La Fábrica, que se puede ver en la sala, como otras publicaciones del fotógrafo.

Se trata de libros de artista que adquieren especial protagonismo en esta muestra y que documentan las historias con las que Fontcuberta invita a la reflexión a través de fabulaciones que en algunos casos están cargadas de humor. De gran valor estético, las imágenes de Herbarium, un trabajo que rinde un homenaje irónico a Karl Blossfeldt, tienen algo de poesía y cuestionan la veracidad de la fotografía; mientras las esculturas visuales de Pin Zhuang, con todo el constructivismo que llevan detrás, se plantean cuestiones como autoridad y subversión o acatamiento e inventiva; Trepat se entiende por las referencias a las vanguardias; en las llaves que recrean cordilleras subyace nuestra obsesión por la seguridad y detrás de la comicidad de Sputnik, con todo el trabajo documental que despliega, hay una interesante mirada a una realidad política y social. La exposición continúa con dos incursiones en los museos nacionales de Ciencias Naturales y de Antropología con Fauna y La Sirena del Tormes respectivamente.

Serie Sputnik, por Joan Fontcuberta, 1997.

Serie Sputnik, por Joan Fontcuberta, 1997.

El documental con extractos de la conversación entre Sema D’Acosta (comisario de esta exposición) y Joan Fontcuberta que se emite en la planta superior del depósito ayuda a conocer mejor a este artista, Premio Nacional de Fotografía y Ensayo y Premio Hasselblad, sus referentes y su visión de cómo la irrupción de lo digital ha cambiado radicalmente la filosofía de la fotografía. Quien no pueda acercarse a Madrid a ver esta exposición y la de Conde Duque (las dos merecen mucho la pena), puede encontrar la versión completa de este vídeo en youtube.

Serie Milagros, por Joan Fontcuberta, 2002.

Serie Milagros, por Joan Fontcuberta, 2002.

Arriba: SUARISTA, por Joan Fontcuberta, aliviadero Natahoyo, Gijón, colección Fundación María Cristina Masaveu Peterson.

2 thoughts on “La lucidez de la fotografía de Fontcuberta”

  1. Miguel Angel Carrasco dice:

    La creatividad ha muerto…viva la creatividad !! ahh no era el rey ha muerto …perdón…en que estaria pensando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*