Cuadros que son joyas o joyas que son obras artísticas

MANTILLA-ROJA.jpg

Joya Barcelona celebrará, en el espacio cultural Arts Santa Mónica de La Rambla, su octava edición, que promete ser la más novedosa de todas las realizadas hasta el momento (de 29 de septiembre a 1 de octubre). Y coincidiendo con esta feria, el Museo del Modernismo de Barcelona apuesta por Las confluencias, una exposición que muestra las creaciones de diez artistas joyeros que se han inspirado en las pinturas de Ramon Casas (hasta el 16 de octubre)

Detenerse frente a un cuadro es una experiencia única, pero también son tantas experiencias como espectadores tenga la obra. Un viaje a la época en la que fue pintada, una explosión de sensaciones, un cúmulo de preguntas, o incluso las ganas de realizar nuestro propio aporte a la pintura en cuestión. A este último impulso le ha dado vía libre el Museo del Modernismo de Barcelona, con la muestra Las confluencias: Ramon Casas y la joyería contemporánea, que compartirá el diálogo que distintos artistas han establecido con los retratos del pintor catalán a través de la creación de piezas de joyería artística.

Manola con mantilla, de Ramon Casas, junto a un broche de Sungho Chio, patina, plata y plástico reciclado, 82 x 70 x 22 mm. Arriba, Chula con mantón y pañuelo rojo, de Ramon Casas, junto al brazalete Rosso consapevole, de Lucia Massei, bronce, pigmentos, oro fino, 13 x 9 cm circunferencia.

Manola con mantilla, de Ramon Casas, junto a un broche de Sungho Chio, patina, plata y plástico reciclado, 82 x 70 x 22 mm. Arriba, Chula con mantón y pañuelo rojo, de Ramon Casas, junto al brazalete Rosso consapevole, de Lucia Massei, bronce, pigmentos, oro fino, 13 x 9 cm circunferencia.

La exposición, que se puede visitar del 22 de septiembre al 16 de octubre, llega de la mano de otras dos importantes citas para la Ciudad Condal, como lo son la celebración del Año Casas y de Joya Barcelona, la Feria de Joya Artística Contemporánea, abierta al público entre el 29 de septiembre y el 1 de octubre. Intertextualidad, interacción e intercambio entre creadores y eventos…

Una nueva gramática de la belleza

Ramón Casas (Barcelona, 1866-1932) fue un artista polifacético. No sólo pintaba y fue uno de los grandes retratistas de la burguesía catalana del momento, de sus patios interiores llenos de vida, sino que tenía otras pasiones como el dibujo, que ejecutaba con una técnica exquisita, y el cartelismo, disciplina a la que también entregó un gran legado. Su lado artístico-literario, en tanto, lo dejaba expresar en las revistas Quatre Gats, Pèl & Ploma o Forma, de las que además fue impulsor.

Júlia, de Ramon Casas, junto a un broche de Kazumi Nagano, papel japonés y oro 18 kt.

Julia, de Ramon Casas, junto a un broche de Kazumi Nagano, papel japonés y oro 18 kt.

Era un fiel amante del ciclismo y del automovilismo y un excelente observador de la sociedad de su tiempo, de su atmósfera, sus costumbres y modas. Así como sus retratos no sólo son estupendos documentos gráficos sino que reflejan el aspecto psicológico de sus personajes, muchos de sus cuadros son auténticas crónicas de la época en la que le tocó vivir y ejemplos de cómo la pintura de historia de principios del siglo XX se iba tiñendo de una clara intención social proveniente de la actualidad inmediata.

Ahora que se cumplen ciento cincuenta años de su nacimiento, a sus retratos le vienen mejor que a nadie este diálogo que una selección de 10 artistas de diferentes países han entablado con sus cuadros. La idea de la exposición, comisariada por Nichka Marobin, era invitar a estos creadores a hablar de las obras de Casas a través de las texturas, superficies y colores de sus joyas. A sumergirse en el universo del autor catalán y hallar ecos creativos en piezas únicas. A otorgarles, en fin, una nueva vida a esas damas, chulas, manolas y otros personajes de la sociedad catalana de finales del siglo XIX y principios del XX, tan típicos de la obra de Casas y tan originalmente inmortalizados por su pincel.

Dama vestida con gabardina y sombrero, de Ramon Casas, junto al broche Sun lost in waves, de Flóra Vági, madera de cedro, pigmentos, pintura acrílica, plata y acero.

Dama vestida con gabardina y sombrero, de Ramon Casas, junto al broche Sun lost in waves, de Flóra Vági, madera de cedro, pigmentos, pintura acrílica, plata y acero.

Gigi Mariani, Maria Rosa Franzin y Lucia Massei (Italia), Flóra Vági (Hungría), Judy Mccaig (Escocia), Karin Johansson (Suecia), Sungho Shio (Corea del Sur), Kazumi Nagano (Japón), Lydia Hirte (Alemania) y Jorge Manilla (México) son los encargados de plasmar esa idea de Marobin de crear una nueva gramática de la belleza, haciendo confluir resultados estéticos similares de distintas artes, construyendo paralelismos entre lenguajes, tiempos y espacios distantes. La curadora ya lo había experimentado en un proyecto anterior, al que tituló Les Metissages y en el que combinó piezas de alta costura con otras de joyería contemporánea.

“Tengo un apego muy especial al pasado, un amor intrínseco hacia la pintura y sobretodo considero a Barcelona una de mis ciudades más afines. Tener la oportunidad de dedicar una de mis piezas a un artista como Ramon Casas es la excusa perfecta para combinar todas mis pasiones”. Palabras de Lucía Massei, artista italiana que participa en el evento con un brazalete inspirado en el retrato Chula con mantón y pañuelo rojo. A la artista japonesa Kasumi Nagano, en tanto, le ha tocado conversar con Julia, otra de las mujeres eternizadas por el pintor. Y para ella ha diseñado un broche que intenta transmitir la misma “calma y belleza” que percibió en el cuadro, las mismas “luces y sombras”.

El beso de buenas noches de Ramon Casas, junto al brazalete Dance in black, de Gigi Mariani, plata forjada a mano, oro 18kt, nielo y patina,

El beso de buenas noches de Ramon Casas, junto al brazalete Dance in black, de Gigi Mariani, plata forjada a mano, oro 18kt, nielo y patina,

El beso de buenas noches, Recogiendo la ginesta, Dama con foulard rojo, Dama con sombrero, Dama vestida con gabardina y tocado, Manola con mantilla, Dama con peineta y mantón son las otras pinturas escogidas para la exposición, la mayoría de ellas retratos femeninos que tan especial lugar ocupan en la obra de Casas, modelos ataviadas sombreros, peinetas y mantones, según la moda española tradicional, pero también vestidas de acuerdo a las últimas tendencias del momento.

La edición más vanguardista de Joya

Mientras el Museo del Modernismo nos permite ser testigos de este diálogo entre diferentes expresiones artísticas, Joya Barcelona celebrará, en el espacio cultural Arts Santa Mónica de La Rambla, su octava edición, que promete ser la más novedosa de todas las realizadas hasta el momento.

La feria de referencia de la joyería artística convoca este año a 300 artistas de todo el mundo, entre ellos, los 46 elegidos por un experto jurado, en base a la originalidad y la innovación de los trabajos presentados, así como el uso de nuevas técnicas y la experimentación con nuevos materiales. De Argentina a Canadá, en una y otra punta de América, de Hong Kong a Israel, de Turquía a Finlandia, del más cercano Portugal a la más lejana Rusia, todos los países que tienen algo que contar a través del talento de sus joyeros artísticos contemporáneos estarán en la feria.

Recogiendo la ginesta, de Ramon Casas, junto al broche Estrellas de la mañana, de Judy Mccaig, Pintura a mano, hojas de oro, diamantes “Herkimer”, cristales, aluminio, pintura.

Recogiendo la ginesta, de Ramon Casas, junto al broche Estrellas de la mañana, de Judy Mccaig, Pintura a mano, hojas de oro, diamantes “Herkimer”, cristales, aluminio, pintura.

Ergo, de Chile (uno de los países con más presencia de participantes) e ICKX, de Bélgica, se suman al listado de galerías participantes, así como dos colectivos internacionales, AGC de Italia, y Anima Viena, de Austria, y nueve escuelas (seis de España, una de China, una de Holanda y una de Letonia), que enseñarán a través de sus alumnos nuevos enfoques en el diseño, la creatividad y la originalidad.

Premios, conferencias, un circuito de exposiciones en la mejores galerías y espacios culturales de la ciudad de Barcelona completan el programa de la cita que, a no olvidar, empieza unos días antes con la mirada posada en los cuadros de una de las figuras principales del Modernismo y en las joyas que los visten y les dan un nuevo despertar.

Betiana BAGLIETTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*