Picasso: autobiografía visual

12_©-RMN_Grand-Palais-Musée-Picasso-de-Paris-.jpg

El Museo del Ara Pacis (Roma) acoge una muestra cuyo núcleo central está formado por 176 fotografías del pintor, realizadas de 1901 a 1971, a las que se suman una selección de esculturas, pinturas y obra gráfica procedentes del Museo Picasso de París. Esta exposición indaga en la relación que el pintor entabló con la fotografía y en cómo creó su propia imagen. Hasta el 19 de febrero

Bajo el título de Picasso Imágenes. Las obras, el artista, el personaje esta exposición romana muestra un Pablo Picasso íntimo e inédito a través de un recorrido por su trayectoria vital y artística a través de la relación que el mayor artista del siglo XX entabló con la fotografía y cuya idea subyacente es indagar en cómo el pintor supo modelar su propia fama. Y lo hace a través de 176 fotografías de Picasso tomadas desde 1901 a 1971, acompañadas de una treintena de pinturas, esculturas, dibujos y obra gráfica.

Sobre estas líneas, La Californie, Cannes 1956 © edwardquinn.com. Arriba, © RMN Grand Palais Musée Picasso de París.

Sobre estas líneas, La Californie, Cannes 1956 © edwardquinn.com. Arriba © RMN Grand Palais-Musée Picasso de París.

Entre 1901 y 1921, Pablo Picasso descubre y empieza a experimentar con la fotografía: se mide con la toma, posa en su taller junto a los lienzos y estudia algunas imágenes para trasladarlas a la pintura. Entre 1932 y 1962, ya afirmado artista, abandona la máquina fotográfica. En 1932 encuentra a Brassaï a raíz de la publicación de sus esculturas en la revista Minotaure. En 1936, la fotógrafa Dora Maar, su nueva pareja, documenta la génesis del Guernica. En 1954, encarga al joven André Villers la creación, con contornos recortados de Picasso, fotogramas y sobreimpresiones, de trabajos publicados en el libro Diurnes (1962) con poesías de Jacques Prévert.

Además de modelo para fotógrafos como Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, Lucien Clergue, David Douglas Duncan, Robert Doisneau o Edward Quinn, que con sus trabajos ilustran las páginas de las revistas, Picasso aparece de protagonista en fotos que recogen unas escenas más íntimas.

FRANCE. Golfe-Juan. agoso de 1948. Pablo Picasso y Françoise Gilot. In the background the painter's nephew Javier Vilato © Robert Capa © International Center of PhotographyMagnum Photo.

FRANCE. Golfe-Juan. agoso de 1948. Pablo Picasso y Françoise Gilot. In the background the painter’s nephew Javier Vilato © Robert Capa © International Center of PhotographyMagnum Photo.

Tres secciones separan la galería de imágenes, a partir de las primeras tentativas de utilizar la cámara como instrumento para inmortalizar lo que le rodea, como ayuda para crear sus obras y del testimonio que suponen para el seguimiento de sus producciones, hasta las fructíferas colaboraciones artísticas con fotógrafos de vanguardia, como Brassaï o Dora Maar, entre ellos. Mientras la última da cuenta de la madurez artística de Picasso, cuando a partir de la posguerra cuidará personalmente su imagen de artista difundida por la prensa ilustrada, obteniendo un desarrollo sin precedentes, que contribuiría a transformarlo en un mito de gran popularidad.

Artist Pablo Picasso drawing a centaur in the air with a flashlight at Madoura Pottery. (Photo by Gjon Mili//Time Life Pictures/Getty Images).

Artist Pablo Picasso drawing a centaur in the air with a flashlight at Madoura Pottery. (Photo by Gjon Mili//Time Life Pictures/Getty Images.)

Picasso fotógrafo y fotografiado, 1901-1921. Desde la segunda estancia parisina en 1901, Picasso encarga fotografías para exhibir públicamente su estatus: el de pintor rodeado de sus lienzos y de sus amigos y, como buen fotógrafo principiante, inmortaliza la Horta de Sant Joan, en España.

Colaboraciones proficuas: 1932-1962 Brassaï (1899-1984). Este fotógrafo de origen húngaro conoce a Picasso en 1939 al realizar un reportaje destinado a la revista Life y coincide otra vez en 1943 con motivo de la publicación del libro Minotaure, sobre sus esculturas.

Colaboraciones proficuas: 1932-1962 Dora Maar (1907-1997). Cuando la fotógrafa conoce a Picasso ya forma parte del movimiento surrealista, ella es la que documentará las fases de creación del Guernica.

© RMN Grand Palais Musée Picasso de Paris.

© RMN Grand Palais Musée Picasso de Paris.

Colaboraciones proficuas: 1932-1962 André Villers (1930-2016). Con este aprendiz de fotógrafo, nace una colaboración a cuatro manos a partir de un découpage de Picasso que Villers interpreta por medio de la técnica del fotograma y que culminará en el libro Diurnes con poesías de Prévert.

Una víctima consentidora: 1944-1971. En la posguerra, Picasso forja su propia imagen de artista del siglo XX, posando en varias sesiones para revistas internacionales como Life o Paris Match, donde el artista elige personalmente los encuadres para construir su aureola de artista simpar.

© RMN Grand Palais Musée Picasso de París.

© RMN Grand Palais Musée Picasso de París.

En la presentación de esta exposición en Roma, Laurent Le Bon, presidente del Museo Picasso de París (de donde provienen las obras mostradas), declaraba que “confiamos que esta muestra permita descubrir el genio creativo de Pablo Picasso a través de la polisemia de las imágenes que han marcado tanto su vida como su obra”.

© RMN Grand Palais Musée Picasso de París.

© RMN Grand Palais Musée Picasso de París.

Por su parte, Claudio Parisi Presicce, superintendente capitolino de los Bienes Culturales, explicaba que “con la fotografía, Picasso establece, ya desde los primeros años del Novecientos, un sólido ligamento: se apropia de esta y la usa, seguro de la capacidad extraordinaria de este medio, para fijar la súbita visión de una idea y poderla contemplar después, en la imagen capturada, o remontar, a través de ella, al impulso original que la había generado”.

© RMN Grand Palais-Musée Picasso de París.

© RMN Grand Palais-Musée Picasso de París.

Queda demostrado su gran apego a la fotografía, poniéndose delante y detrás de la cámara, y este nuevo enfoque sobre la vida del artista y del hombre en su versión más íntima, nos ayuda a descubrir mejor la compleja personalidad del genio malagueño.

Carmen del VANDO BLANCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*