Miren Pastor: sensibilizar y lanzar preguntas con la cámara

Miren-Pastor-1.jpg

Una de las pasiones y de las herramientas de trabajo de la fotógrafa Miren Pastor es el fotolibro. La celebración este fin de semana de Fiebre Photobook Festival en Madrid, en la que participa como una de las organizadores desde MOB y Blank Paper Escuela, nos sirve de excusa de actualidad para recuperar una conversación que tuvimos con ella como protagonista de nuestra sección “El autor” en Descubrir el Arte 214

Seleccionada y reconocida con el premio del público en ING Unseen Talent, Miren Pastor (Pamplona, 1985) pasea su trabajo Bidean por galerías, museos y festivales de arte y fotografía por toda España. Este otoño se ha podido ver en el Centro de Arte de Alcobendas en una colectiva comisariada por Semíramis González (ver aquí, el post de Descubrir el Arte), ahora se expone en Ourense  y está previsto que en unos meses se pueda ver en el Aquarium de San Sebastián. Este proyecto río dice mucho sobre ella y sobre su vocación de contar historias a través de la cámara, a la que llegó tras estudiar Bellas Artes en Bilbao y tener la oportunidad de hacer prácticas en los estudios de Cristina Iglesias, Daniel Canogar o Roberto Coromina. En Descubrir el Arte nos ha interesado su trabajo, por eso le hemos dedicado nuestra sección “El autor” de nuestro número de diciembre, Descubrir el Arte 214.

Miren Pastor en el estudio La Troupe hojeando un ejemplar de Descubrir el Arte 213. Fotografía: Sergio Enríquez Nistal.

Miren Pastor en el estudio La Troupe hojeando un ejemplar de Descubrir el Arte 213. Fotografía y retrato de arriba: Sergio Enríquez Nistal.

Tras terminar la carrera y, establecida en Madrid, sigue formándome en diseño gráfico, vídeo, web, inglés… “Fui tanteando un poco de todo y caí por recomendación en Blank Paper Escuela”. Aquello supuso su aterrizaje definitivo en la fotografía, se encontró con una forma de abordarla en la que, más que a la técnica, se daba importancia al lenguaje fotográfico: qué contar y cómo con tus imágenes. “Fue el despegar en fotografía gracias a la manera en concebir este lenguaje como una herramienta de poder contar historias propias y decir hola al mundo, sensibilizar y lanzar preguntas”.

Espacio de trabajo de Miren Pastor en La Troupe. Fotografía: Sergio Enríquez Nistal.

Espacio de trabajo de Miren Pastor en La Troupe. Fotografía: Sergio Enríquez Nistal.

Entre otras cosas a Blank Paper ­–donde ahora trabaja como coordinadora– le debe haberse acercado al mundo del fotolibro y a autores que le han marcado a la hora de producir su propia obra. Entre sus influencias destaca dos nombres propios: Walker Evans y Paul Graham. “Pude ir doce o quince veces a ver una exposición que hubo en la Fundación Mapfre de Walker Evans. Responde a ciertas preguntas que tú tenías y te va lanzando otras muchas. La primera exposición individual que el MoMA dedicó a un fotógrafo fue a Walker Evans y fue el primero que más que valorar la foto individual valora la secuencia y la serie, que al final es lo que me pasa a mí. A nivel de libros destacaría End of an age de Paul Graham”. ­En una sucesión de caras y miradas hacia un lado y otro se van describiendo etapas, generaciones, movimientos culturales coincidiendo con la caída del muro de Berlín… “Todo el libro va hablando de cambio en muchas dimensiones: sociales, económicas, políticas. De una manera muy sencilla está transmitiendo un cambio. Combina fotografías muy nítidas con un flashazo que congela el momento y sensaciones mucho más difusas. Más allá de que las fotos estén mejor o peor hechas, te lleva al mundo de las emociones y de las sensaciones. Cada vez que lo ves te encuentras algo diferente. Este tipo de libros son los que me interesan”.

Bidean, por Miren Pastor.

Bidean, por Miren Pastor.

Además de trabajar en Blank Paper Escuela, Miren Pastor forma parte del colectivo La Troupe, un grupo de profesionales dedicado a la edición de libros y la organización de exposiciones, y de MOB, una lanzadera para comunicar a través de redes sociales y desarrollar proyectos culturales. “Todo un poco vinculado con la fotografía y con creaciones emergentes. En España desde 2011 han surgido muchos movimientos paralelos a lo institucional. Al no hacernos caso muchas instituciones y disminuir las ayudas, ha habido un movimiento underground y de autogestión colectiva. También es positivo no estar esperando un modelo paternalista que me venga a ayudar a mí, sino que me busco la vida para montármelo y luego ya veremos. Lo malo es que sin financiación cosas muy interesantes se van cayendo. Es una pena”.

Bidean, por Miren Pastor.

Bidean, por Miren Pastor.

Centrándonos ya en su faceta puramente creativa, llegamos a Bidean, el proyecto río en el que lleva trabajando varios años y que refleja (y pone en relación) a través de sus fotografías los cambios y la evolución que se producen tanto en la naturaleza como en los seres humanos. Encuentra y capta situaciones que le permiten reconocer metáforas entre naturaleza y adolescencia como el árbol “que quiere correr pero no puede porque está arraigado de alguna manera”. Bidean en euskera viene a decir “en camino” y ese camino que Miren Pastor transita desde hace años también va cambiando y se van marcando distintas fases.“Lo que más me interesa es el proceso, la evolución de este grupo de jóvenes, los paisajes de naturaleza que se van uniendo en el camino. Al cabo de ya cuatro o cinco años empecé a ver que ese discurso de la adolescencia estaba quedándose un poco limitado. La primera etapa hablaba de la incertidumbre, de no saber qué va a pasar, que va a venir, estar ahí como la a espera. Todo esto iba mezclándose con una maraña verde de una textura boscosa. Los jóvenes seguían creciendo. La etapa que estaba contando empezaba a ser otra y de una atmósfera acogedora, boscosa, suave empezó a predominar un paisaje más rocoso y árido, de un color más amarillo. También hay una secuencia de 10 minutos en vídeo que es una metáfora muy bonita que transmite ese encontrar el camino de cada uno. Ya aparece un retrato más enfrentado a cámara, en blanco y negro, ha habido un cambio, es como darse más cuenta de la realidad, antes estábamos en nuestra nube, hemos crecido un poco y esto no es tan fácil es un poco duro. En la tercera fase, tras ascender del bosque a los picos, siguiendo el flujo del río, Bidean se acerca al mar”.

Bidean, por Miren Pastor.

Bidean, por Miren Pastor.

Cada una de las tres etapas viene marcada por una exposición y un fotolibro, cuyos desarrollos le ayudan a conceptualizar el proyecto. La primera etapa se expuso en la galería Gema Llamazares de Gijón en 2014, la segunda en la sala Amárica de Vitoria en 2015 y la tercera está prevista en 2017 en el Aquarium de San Sebastián. En los libros no trabaja sola, entre los profesionales que colaboran en su realización está Iván del Rey de la Torre, autor de los textos. “Sin ser descriptivos de las imágenes, él va generando unos textos que van en paralelo. Yo le voy mostrando fotos, él me enseña el texto; luego sin querer se van encontrando. Los traduzco a castellano, euskera e inglés para que de alguna manera pueda llegar a leerlo cada uno con la lengua que se siente más cómodo”. Los libros están autoeditados y los vende desde su página web Dalpine. Cuando publique el tercero, Miren Pastor quiere presentar los tres ejemplares en una caja de madera como edición de coleccionista.

Fotolibro Bidean. Fotografía: Sergio Enríquez Nistal.

Fotolibro Bidean. Fotografía: Sergio Enríquez Nistal.

Bidean es un proyecto personal, cargado de emociones y sensaciones. Ahora la fotógrafa y su hermano Ander Pastor –estudiante de arquitectura- trabajan en uno de mayor peso social con el que pretenden denunciar una mega intervención arquitectónica en Panticosa, que ha quedado abandonada. Su intención es “visibilizar la situación de ese entorno tan particular juntando la parte histórica con una intervención más artística con herramientas que hoy en día las puedas llevar a formato web, a una app”. De nuevo, hay una fuerte presencia de la naturaleza. “La división entre mi trabajo más de gestión y más fotográfico-artístico lo marca el espacio. En Madrid mi día a día es salir de casa por la mañana, llegar por la noche y estar todo el día trabajando. El asfalto y la vorágine de la ciudad te facilita cosas que a nivel cultural aportan mucho, pero ese sentirse cómodo haciendo fotos yo lo encuentro en la naturaleza”.

Fotolibro Bidean desplegado en pared. Fotografía: Sergio Enríquez Nistal.

Fotolibro Bidean desplegado en pared. Fotografía: Sergio Enríquez Nistal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top