Sergei Stroitelev: La casa de la luz

sergei-stroitelev-the-house-of-light-2_31612241922_o.jpg

Este fotógrafo ruso ha resultado galardonado con el Premio Internacional de Fotografía Humanitaria Luis Valtueña por una serie que muestra el trabajo que se realiza en un hospital infantil de San Petersburgo con niños que tienen efermedades terminales. Convocado anualmente por Médicos del Mundo, en esta vigésima edición se han presentado un total de 270 trabajos procedentes de 45 países. El primer finalista ha sido el español César Pastor

El fotógrafo Sergei Stroitelev ha titulado a esta serie La casa de la luz en referencia al hospital infantil de San Petersburgo, en el que todo el personal se vuelca “en iluminar la vida de niños y niñas con enfermedades terminales y acompañar a sus familiares para sobrellevar el estrés”. Del trabajo de este creador, el jurado ha destacado la intimidad conseguida con las familias, el delicado y personal uso de los recursos del lenguaje fotográfico y el respetuoso y poético tratamiento de un tema tan sensible”.

Sobre estas líneas y arriba, dos fotografías de la serie "La casa de la luz", de Sergei Stroitelev.

Sobre estas líneas y arriba, dos fotografías de la serie “La casa de la luz”, de Sergei Stroitelev.

Además del premiado, han resultado seleccionados tres trabajos. El primer finalista es el español César Pastor Castro, con la serie Hurler, la ecuación del gran Utrilla. El síndrome de Hurler es una patología rara que afecta a una de cada 175.000 personas. A través de las imágenes acompañamos a Nacho, un niño de siete años diagnosticado con este síndrome, y a su familia en la convivencia diaria con esta enfermedad.

Instantánea de la serie "Hurler", del fotógrafo español César Pastor.

Instantánea de la serie “Hurler, la ecuación del gran Utrilla”, del fotógrafo español César Pastor.

El segundo finalista, el argentino Pablo E. Piovano, ha conseguido ser seleccionado con la serie El coste humano de las agrotoxinas, que denuncia las devastadoras consecuencias de veinte años de fumigación indiscriminada con productos como el glifosfato en Argentina.

Fotografía de Pablo Piovano.

Fotografía de Pablo Piovano que pertenece a la serie El coste humano de las agrotoxinas.

El alemán Toby Binder es el tercer finalista con Peace Village y sus niños y niñas. Su propuesta nos muestra el momento de la llegada a Alemania de menores provenientes de países en guerra o en crisis para ser tratados en centros sanitarios europeos. Llegan de la mano de la organización ciudadana Peace Village, que desde 1967 se dedica a dar apoyo a las víctimas más inocentes de todo conflicto.

Fotografía de Toby Binder.

Sobre estas líneas y abajo, dos fotografías del alemán Toby Binder.

El jurado estuvo compuesto por Paco Junquera, fotógrafo, editor gráfico y exdirector de la Agencia COVER; Sofía Moro, fotógrafa especializada en fotografía documental y retrato editorial, colaboradora de El País Semanal; Gervasio Sánchez (fotoperiodista y colaborador del Heraldo de Aragón); Begoña Rivas, fotógrafa, exdirectora de la sección de fotografía de El Mundo y colaboradora de JOT DOWN; Gabriela Sánchez, periodista y coordinadora de la sección de derechos humanos de eldiario.es, “Desalambre”; Carlos Tofiño, cooperante de Médicos del Mundo, y Celia Zafra, periodista y coordinadora de comunicación de Médicos del Mundo.

toby-binder_peace-village-and-its-children-9_31721982896_o

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*