Giovanni dal Ponte: entre el gótico y el Renacimiento

Fig.-21-detalle.jpg

Una exposición en la Galería de la Academia de Florencia ofrece un balance crítico actualizado de la producción de este pintor que fue una de las figuras más relevantes en el ambiente artístico de la ciudad florentina. Se exhibe, después de su reciente restauración, el tríptico la Coronación de la Virgen y cuatro santos, que recupera todo su valor interpretativo. Hasta el 12 de marzo

Con la viva exigencia de valorizar las colecciones de la Galería, y organizada por su nueva directora, Cecilie Hollberg, se abre la primera exposición dedicada al pintor florentino Giovanni di Marco, apodado dal Ponte por la ubicación de su taller en plaza Santo Stefano al Ponte.

La primera fuente que refiere la existencia de un estudio de pintura que pertenecía a un artífice conocido por el nombre de Giovanni di Santo Stefano se debe al cronista Benedetto Dei, que en 1470 lo menciona entre los más notables de la época. Por otra parte, Milanesi, en 1878, esclarece la identidad de Dal Ponte, nacido alrededor de 1385, a la vez que aporta análisis documentados teniendo en cuenta la contextualización histórica y crítica del artista.

Sobre estas líneas, Virgen con Niño, san Juan Bautista, santa Caterina y dos ángeles, segundo cuarto del siglo XV, témpera sobre tabla, 114,3 x 67,6 cm, Hartford (Connecticut), Wadsworth Atheneum Museum of Art, The Ella Gallup Sumner and Mary Catlin Sumner Collection Fund. Arriba, Alegoría de las siete artes liberales, de Giovanni dal Ponte, h. 1430-35, témpera sobre tabla, 45 x 155 cm, Madrid, Museo del Prado.

Sobre estas líneas, Virgen con Niño, san Juan Bautista, santa Caterina y dos ángeles, segundo cuarto del siglo XV, témpera sobre tabla, 114,3 x 67,6 cm, Hartford (Connecticut), Wadsworth Atheneum Museum of Art, The Ella Gallup Sumner and Mary Catlin Sumner Collection Fund. Arriba, detalle de la Alegoría de las siete artes liberales, de Giovanni dal Ponte, h. 1430-35, témpera sobre tabla, 45 x 155 cm, Madrid, Museo del Prado.

No sabemos en qué taller siguió su aprendizaje artístico, pero sí podemos identificar a su padre, Marco di Giovanni de Venecia, pintor de telas, que probablemente llegó a la capital toscana a través de los mercantes florentinos de tejidos activos en Venecia. Por ello, no es de extrañar que el primer documento relativo a la producción de Giovanni, de 1418, se refiera a la pintura sobre tela; en concreto, un tejido para un altar de Santo Stefano al Ponte, completado por un joven Beato Angélico.

Dal Ponte desplegó un lenguaje propio que se reveló original y al tiempo en sintonía con el de los mejores artistas activos en la capital toscana, desde Lorenzo Ghiberti, Lorenzo Monaco y Gherardo Starnina, a Masolino y al Beato Angélico y Paolo Uccello, hasta Masaccio, los artistas convocados para retomar el contexto artístico para la formación de nuestro protagonista.

Coronación de la Virgen (parte central), San Francisco de Asís y San Juan Bautista (parte izquierda) y Sant’Ivo y san Domenico (derecha), de Giovanni dal Ponte, h, 1430, 194 x 215,7 cm, Florencia, Galería de la Academia.

Coronación de la Virgen (parte central), San Francisco de Asís y San Juan Bautista (parte izquierda) y Sant’Ivo y san Domenico (derecha), de Giovanni dal Ponte, h, 1430, 194 x 215,7 cm, Florencia, Galería de la Academia.

Así pues, Giovanni, pintor sobre tabla y muros, seguirá durante su carrera pintando también tejidos. Ahora todas estas fases de la trayectoria productiva de dal Ponte quedan perfectamente ilustradas gracias a los préstamos italianos e internacionales como la National Gallery, el Prado, el Museum of Art de Filadelfia, el Fogg Art de Cambridge (EE UU) o el Museo Jacquemart-André de París. Además, gracias a los estudios e investigaciones, ya disponemos de importantes novedades respecto a la procedencia de algunos trabajos con fundamentales indicaciones para su datación.

La obra más importante de su etapa más antigua es el tríptico del Museo de San Donnino en Campi Bisenzio, destinada a la iglesia de Sant’Andrea a Brozzi, una pintura atribuida durante bastante tiempo a un hipotético Maestro de la Anunciación de Brozzi, mas en la actualidad se considera que se remonta a los inicios de Dal Ponte, alrededor de 1410, con bastantes influencias de la producción de Starnina.

Anunciación junto a san Eustaquio, san Antonio Abad; Bendición de Cristo y ángeles, de Giovanni dal Ponte, h. 1410-15, témpera sobre tabla, 205 x 230 cm, Campi Bisenzio (Firenze), Museo di Arte Sacra di San Donnino.

Anunciación junto a san Eustaquio, san Antonio Abad; Bendición de Cristo y ángeles, de Giovanni dal Ponte, h. 1410-15, témpera sobre tabla, 205 x 230 cm, Campi Bisenzio (Firenze), Museo di Arte Sacra di San Donnino.

Mientras en el tercer decenio del siglo XV, Dal Ponte demuestra un creciente acercamiento hacia la interpretación de la naciente cultura renacentista, en la pintura de inspiración decididamente masaccesca, como se evidencia en el políptico que coloca en el centro a la Virgen con el Niño en el trono y a ambos lados, san Juan Bautista y san Pedro a la izquierda, y san Pablo y san Francisco de Asís a la derecha, y otros santos en la grada de altar.

Desde 1427, Giovanni dal Ponte se asoció con el artista Smeraldo di Giovanni para pintar arcones decorados, género de lo más exitoso en la Florencia de la época, ejemplarizado en un baúl, que llega del Jacquemart-André, restaurado para la ocasión, como también el gran tríptico con la Coronación de la Virgen y cuatro santos que ha recuperado todo su valor interpretativo, lo que facilita su lectura.

Parte central del políptico: Virgen con el Niño y un ángel, de Gherardo Starnina, témpera sobre tabla, 161 x 77 cm, Wurzburg, Martin von Wagner Museum der Universitat Wurzburg.

Parte central del político: Virgen con el Niño y un ángel, de Gherardo Starnina, témpera sobre tabla, 161 x 77 cm, Wurzburg, Martin von Wagner Museum der Universitat Wurzburg.

Así como otra obra digna de mención, la dulce Virgen con el Niño en trono de Dal Ponte, una new entry en las colecciones del prestigioso museo florentino. En esta tabla se aprecia claramente que nuestro protagonista asume las pautas de Masolino, famoso compañero de Masaccio.

Finalmente, su última fase testimonia el hallazgo de un lenguaje muy personal en el que conjuga la tradición del Trecento florentino con los módulos renacentistas ya afirmados como recuerdan la Anunciación y cuatro santos y la Virgen con el Niño, seis santos y una donante.

Jardín del Amor, de Giovanni dal Ponte, témpera sobre tabla, 41,8 x 146 cm, Parigi, Institut de France, Musee Jacquemart-Andre.

Jardín del Amor, de Giovanni dal Ponte, témpera sobre tabla, 41,8 x 146 cm, Parigi, Institut de France, Musee Jacquemart-Andre.

Sin olvidar sus pinturas al fresco: de estas, reflejan su estilo los fragmentos de la catedral de Pistoia y hacia 1430 de las dos capillas de la iglesia de Santa Trinitá de Florencia, sus últimos trabajos antes de su fallecimiento en 1437, cuando disfrutaba de una situación acomodada.

Carmen del VANDO BLANCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*