“Queremos fomentar el coleccionismo en la Costa del Sol”

Galería-Joan-Prats_Luis-Gordillo_El-amor-entre-las-plantas.jpg

La feria ART MARBELLA cumple su tercera edición estrenando Comité de Apoyo y con nuevos proyectos para que el mercado se afiance en la zona. Su director, Alejanadro Zaia, habla con Descubrir el Arte sobre las nuevas propuestas de este año. Del 28 de julio al 2 de agosto en el Palacio de Ferias, Congresos y Exposiciones de Marbella

Todo empezó por casualidad. Corría 2006 cuando el argentino Alejandro Zaia, politólogo y experto en marketing, entró en contacto con el mercado del arte. De ahí surgió la feria Pinta. “Lo vi como un proyecto de creación de una marca latinoamericana en Nueva York y después en Londres; me atraía ese desafío”, explica el ahora director y CEO de Art Marbella, que este año celebra su tercera edición. “Londres, Nueva York y Marbella son ciudades multiculturales. Un tercio de los visitantes que vienen son españoles, y dos tercios son alemanes, saudíes, ingleses, holandeses… Y gestionar esto no es tan sencillo si no tienes una experiencia previa”, explica Zaia.

Retrato de Alejandro Zaia, director de Art Marbella. Arriba, El amor entre las plantas, de Luis Gordillo, galería Joan Prats.

En la nueva cita, que contará con la participación de 50 galerías españolas e internacionales, han incorporado un Comité de Apoyo –formado por Carles Taché, Pedro Carreras y María Baró– que, precisa Zaia, “aporta una enorme experiencia y prestigio, eleva la materia gris disponible para hacer una feria mejor, con un consejo permanente y muy valioso”.

Venus Blue, de Yves Klein, galería Cayón.

Su objetivo es afianzar la feria, crear un proyecto estable. “El de Marbella y la Costa del Sol es un mercado en gestación, hay coleccionistas potenciales, pero no consolidados. Por eso queremos fomentar el coleccionismo en la zona, ese es el gran desafío”. Para lograrlo buscan desarrollar nuevas actividades, desde “la organización de exposiciones durante todo el año al lanzamiento de la feria Marbella Design, en abril de 2018”.

Autorretrato. Mujer joven. Van der de Weyden, de Lluis Barba, 2017, galería Contrast.

Se trata de un plan integral”, apunta Zaia, porque “lo más difícil de la gestión cultural es la sostenibilidad de los proyectos”. Dentro de esa visión global, en esta nueva edición de Art Marbella han contado con la colaboración de Estudio Herreros (responsable del futuro Museo Munch de Oslo). “Queremos mezclar disciplinas. Ellos nos han ayudado con todo el diseño del espacio y la sala vip, y estamos muy contentos con la experiencia”, afirma Zaia.

Pieza de Mimmo Paladino, galería Carreras Múgica.

La presencia de personalidades de distintos ámbitos (aristócratas, empresarios) es una de las señas de identidad de la cita marbellí. “El perfil de nuestro visitante es más aficionado que coleccionista profesional, extranjero y con un altísimo potencial económico y avidez de tener un evento de estas características en su ciudad. Hay una mezcla muy variada, diversa, que hace a la feria muy interesante. A los galeristas les impresiona, te dicen que tienen que ir a Dubái o Nueva York para ver a este tipo público”, precisa el director.

Perfil IV, de Manolo Valdés, galería Lucía Mendoza.

Estos potenciales clientes podrán contemplar obras de Joan Miró, Susana Talayero o Txomin Badiola (galería Carreras Múgica); Victoria Civera, Juan Uslé, Luis Gordillo (galería Joan Prats); Jeff Koons, Christo y Mimmo Rotella (Lieven de Buck Fine Arts), o Nuria Rodríguez, José Saborit y Horacio Silva (Shiras Galería), entre otros. “Hay de todo, nombres rutilantes que se venden fenomenalmente bien, piezas enormes, importantes. Y un montón de artistas nuevos, jóvenes, que llaman la atención”, indica Zaia. Porque, subraya, “las colecciones empiezan a ser bastante eclécticas. Hace años eran más sesgadas, tenían una sola lectura. Hoy se ven sensibilidades y miradas que van cambiando con el tiempo”.

MÁS INFORMACIÓN

Ana FERNÁNDEZ ABAB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*