El espíritu de la pintura

FOTO-1-ce940ead-8166-5d65-d5cd-995a25c87297.jpg

Tras El Bosco. El jardín de los sueños, el Museo del Prado está produciendo un nuevo documental dirigido por Isabel Coixet dedicado a la próxima exposición de Cai Guo-Qiang en la pinacoteca nacional. El largometraje, que se estrenará el próximo 25 de octubre, propone al espectador un viaje al proceso de creación del artista chino y su magnético proceso de producción de obra

Cai Guo-Qiang (Quanzou, China 1957), el primer artista vivo que concibe obra inédita para su exposición en el Prado, cercano a la conmemoración de su bicentenario, presentará, el 25 de octubre, El espíritu de la pintura. Cai Guo-Qiang en el Prado, una muestra, comisariada por Alejandro Vergara (información de la exposición). La idea de la exposición nace del continuo intercambio del artista con el espíritu y la espiritualidad de Greco y plantea un diálogo con los maestros del Prado en el que tratará de difuminar los límites entre Oriente y Occidente convergiendo en el tiempo en una exploración espiritual de la pintura.

Sobre estas líneas, making-of del documental El espíritu de la pintura dirigido por Isabel Coixet. Arriba, Isabel Coixet y Cai Guo-Qiang en el estudio del artista en New Jersey, Estados Unidos, mayo de 2017 © Stephanie Yang Chen.

El largometraje-documental de sesenta minutos, dirigido por Isabel Coixet, rodado en 4K y producido por Miss Wasabi Films para el Museo del Prado, permitirá que el espectador presencie el proceso creativo de este proyecto, convirtiéndose en testigo privilegiado a través de la mirada personal de una de las directoras cinematográficas españolas más internacionales. Una versión de 20 minutos del documental formará parte de la exposición en el Prado y será proyectado en la sala D del edificio Jerónimos.

Isabel Coixet © Alberto Gamazo.

“Admiro a Cai desde hace muchísimo tiempo. La espectacularidad y magnificente belleza de sus obras deja boquiabierto a medio mundo, a mí incluida, pero su talento no termina en usar una técnica propia y estrechamente conectada con su pasado cultural. Va mucho más allá. Es como si la inundación que hace en el cielo de colores, fuego y resto de pólvora le conectan con algo elevado, místico y claramente único. Acompañar en este nuevo viaje a Cai en la investigación de los maestros en el Prado me hace muchísima ilusión y constituye un reto para los dos. En este proceso quiero plasmar las vicisitudes del proceso creativo, de volver a los referentes, de seguir aprendiendo, probando, experimentando. De riesgo. De evolución artística al fin y al cabo, y por ello de una gran complejidad emocional. Me encanta tener la oportunidad de poder retratar este proceso, de colarme en la intimidad y los momentos de inspiración de un artista que admiro, y de poder espiar sentados en una mesa charlando a Cai Guo-Qiang con Velázquez, Rubens, el Greco o Goya”, explica Isabel Coixet.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*