Veinticuatro horas en la vida de una mujer

24-Horas-en-la-vida-de-una-Mujer-de-Stefan-Zweig-con-Silvia-Marsó-Marc-Parejo-Felipe-Ansola-y-Víctor-Massán.-Dirigida-por-Ignacio-García-14-1.jpg

Tras su éxito en París, llega a las carteleras españolas esta obra de teatro basada en una novela de Stefan Zweig que reflexiona sobre el bien y el mal, entre la moral y las más profundas pasiones. Dirigida por Ignacio García e interpretada por Silvia Marsó, Felipe Ansola y Víctor Massán, la puesta en escena conjuga música, dramaturgia, cine y danza. Teatro de la Abadía (Madrid), del 13 al 30 de diciembre

Coincidiendo el setenta y cinco aniversario de la muerte del autor Stefan Zweig, se estrenó en 2015 en París la obra 24 horas en la vida de una mujer, una novela escrita entre las dos guerra mundiales, con un montaje de Christine Khandjian y Stéphane Ly-Coug. Hasta esta ciudad se trasladó la actriz Silvia Marsó para ver esta obra teatral e inmediatamente decidió afrontar en solitario su producción en España.

Todas las fotografías pertenecen a la obra 24 horas en la vida de una mujer de Stefan Zweig, con Silvia Marsó, Marco Parejo, Felipe Ansola y Víctor Massán. Dirigida por Ignacio García.

Un espectáculo de profunda resonancia europea: autor de origen austriaco, novela escrita entre las dos conflictos bélicos mundiales, compositor ruso, libretistas franceses, compañía y director españoles… y una trama que se desarrolla en Montecarlo. El montaje que ahora se presenta en Madrid conjuga música (una orquesta de cámara en directo), danza, cine y dramaturgia.

Los personajes, interpretados por Silvia Marsó, Felipe Ansola y Víctor Massán, transportan al espectador al Casino de Montecarlo, la Riviera y la Costa Azul… y le adentran en una historia sobrecogedora, tórrida y trepidante, con unos personajes cargados de fuerza, que se debaten entre el bien y el mal, entre la moral y las más profundas pasiones.

Argumento

Mrs. C, una aristócrata que acaba de enviudar, observa en el casino de Montecarlo a un jovencísimo jugador que esa noche pierde todo su dinero en la ruleta. Desesperado el joven abandona el casino y ella, tras seguirlo, consigue evitar su suicidio. Compasiva le ofrece pagar su alojamiento esa noche y darle una cantidad de dinero para que abandone Montecarlo al día siguiente y pueda saldar sus deudas. Al llegar al hotel el joven se aferra desesperadamente a aquella mujer a la que considera su salvadora y Mrs. C, conmocionada y ante el temor de que el joven intente de nuevo suicidarse, decide no separarse de él durante las siguientes veinticuatro horas…

El debate moral

La amistad que mantuvo Stefan Zweig con Sigmund Freud durante años, necesariamente tuvo que influir en su obra, para que el proceso psicológico y emocional de sus personajes fuera siempre uno de sus ejes fundamentales. 24 horas en la vida de una mujer desentraña los misterios de la naturaleza humana y muestra cómo el destino puede convertirse en catalizador de un profundo debate moral, cuando los personajes se ven enfrentados durante todo un día a sus propias normas de conducta, las que, hasta entonces, han guiado sus vidas.

Pero en determinadas circunstancias, cuando el azar nos empuja a una situación límite, cuando los sentimientos y las pasiones se escapan a nuestro control… ¿somos capaces de romper esas barreras para conquistar la libertad?

El director: Ignacio García

“(…) El azar puede poner tu vida en juego a una sola partida (…) mover ficha es lo único que te queda para ganar o perder”. Zweig propone una reflexión sobre los caminos imprevistos de la vida que nos lanzan a abismos insondables, transformándonos para siempre.

Esta adaptación en formato de teatro musical de Christine Khandjian y Stéphane Ly-Coug apuesta por el género desde un contexto delicado y de cámara, basado en un excepcional trabajo de actores, en el que la música original de Sergei Dreznin y el planteamiento visual de Arturo Martín Burgos en la escenografía, Mireia Ros en las imágenes, Juanjo Llorens en la iluminación y Ana Garay en el vestuario, permitirán al espectador vivir ese torbellino, ese delirio que apenas dura veinticuatro horas, pero que transforma a los protagonistas para siempre.

El autor: Stefan Zweig

Stefan Zweig (Austria, 1881-Brasil, 1942) está considerado uno de los mejores escritores de su época (Viaje al pasado, Carta de una desconocida o Momentos estelares de la humanidad), sufrió la represión y el oprobio de ver sus obras prohibidas y reducidas a cenizas por los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

La dramática situación de su exilio le obligó a llevar una existencia errante (Londres, Bath, París, Nueva York) y aunque cultivó amistad con personalidades como Máximo Gorki, Albert Einstein, Rainer María Rilke, Auguste Rodin o Arturo Toscanini, Zweig, incapaz de aceptar el naufragio de su sueño europeísta y profundamente hundido por su prolongado destierro, tomó la decisión de suicidarse en Petrópolis junto a su esposa Lotte en 1942.

Silvia Marsó: protagonista y productora

En las tablas ha participado en todos los géneros: comedia, drama, tragedia, teatro musical, verso clásico, clown. Ha trabajado con directores de la talla de Andrés Lima, Miguel Narros, Adolfo Marsillach, Sergio Peris-Mencheta, José Tamayo, José Luis Alonso, Jaime Chávarri, Emilio Hernández, Francisco Vidal, Esteve Ferrer, Natalia Menéndez, Amelia Ochandiano o Juan Carlos Pérez de la Fuente.

Ha protagonizado obras como El zoo de cristal de Tennessee Williams (premio Rojas de Teatro como mejor actriz 2016), Yerma de Federico García Lorca (Premio Recoletos-Meliá como mejor actriz 2012), Casa de muñecas de Ibsen (Premio Ercilla y Teatro Rojas como mejor actriz 2010), Doña Rosita la soltera de Lorca (finalista Fotogramas de Plata 1998 como mejor actriz de teatro ), Tres mujeres altas de Albee (nominada al Premio Mayte 1995 ), La gran sultana de Cervantes, con la Compañía Nacional de Teatro Clásico que dirigía Adolfo Marsillach (finalista al premio Fotogramas de Plata como Actriz de Teatro 1992), Hécuba de Eurípides o Ni pobre ni rico, sino todo lo contrario de Tono y Mihura.

Como productora teatral ha estrenado Tres versiones de la vida de Yasmína Reza, Aquí no paga nadie de Darío Fo y recientemente La puerta de al lado de F. Roger Lacan. En Te quiero eres perfecto, ya te cambiaré (Premio Max 2001 mejor espectáculo musical) retomó su faceta como actriz-cantante.

Dirección y adaptación: IGNACIO GARCÍA, dramaturgia: CHRISTINE KHANDJIAN/STÉPHANE LY-CUONG, composición musical: SERGEI DREZNIN, dirección musical: JOSEP FERRÉ, músicos: JOSEP FERRÉ / MIGUEL HUERTAS, GALA PÉREZ IÑESTA/ SARA VAQUERO, IRENE CELESTINO CHICO / ALVARO LLORENTE, escenografía: ARTURO MARTÍN BURGOS, diseño de iluminación: JUANJO LLORENS, coreografía: HELENA MARTÍN, diseño de vestuario: ANA GARAY, videoescena: MIREIA ROS, ayudante de dirección: AMPARO PASCUAL, coach vocal: MARIBEL PER, fotografía cartel: EDUARDO MARCO, fotografía: NACHO GARCÍA.

VENTA ANTICIPADA DE ENTRADAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top