Cubismo, surrealismo, minimalismo: autorretrato con botella

abrir-1.jpg

La marca Ponche Caballero se une a la plataforma [ES]POSITIVO para lanzar “Arte con Punch”, un programa de mecenazgo artístico que tendrá como protagonista a la icónica botella plateada de este licor. El 22 y 23 de marzo, los seis finalistas recrearán en directo sus obras durante una “batalla artística”. Los artistas que quieran participar podrán inscribirse hasta el 24 de febrero

La botella plateada de Ponche Caballero es uno de los envases más reconocidos de nuestro país. Por su singularidad y creatividad, artistas de la talla de Salvador Dalí la utilizaron como parte de sus obras, convirtiéndose así en un icono para numerosos artistas. Partiendo de estas premisas, Ponche Caballero ha presentado la I Edición de “Arte con Punch”, una plataforma de mecenazgo artístico cuyo fin es impulsar el talento emergente entre los jóvenes creadores del país.

Esta iniciativa, llevada a cabo de la mano del espacio de innovación cultural [ES]POSITIVO, tiene el propósito de mostrar la creatividad artística en el campo del arte contemporáneo de jóvenes creadores a través de obras que reinterpreten algunas de las expresiones artísticas más representativas del arte contemporáneo con una visión actual y urbana, y que a la vez reflejen los “valores y el universo de maestría, iconicidad y versatilidad que caracterizan a Ponche Caballero y a su botella plateada”.

En palabras de Boris Spira, marketing manager de Ponche Caballero, “para nosotros es un orgullo poder lanzar un proyecto como Arte con Punch, ya que la innovación constante, la unicidad y la maestría en el proceso de elaboración, son valores que forman parte del ADN de Ponche Caballero a lo largo de su historia, y que guardan un vínculo común con el respeto, la versatilidad, la atemporalidad y lo icónico del arte y el diseño”.

Durante la primera fase del concurso, hasta el 24 de febrero, todos aquellos artistas que deseen participar, pueden inscribirse en la web de Ponche Caballero, incluyendo su biografía y su portfolio, y señalando la categoría en la que van a participar: cubismo, surrealismo o minimalismo.

El artista An Wei.

Una vez cerrado el periodo de inscripción, el Jurado de Expertos, compuesto por el curador y director de [ES]POSITIVO, Ivan Cicchetti, el artista y pintor An Wei, además de Ponche Caballero, analizarán la técnica y recorrido potencial de todos los perfiles presentados y seleccionarán a dos candidatos por estilo artístico. Estos seis finalistas tendrán la oportunidad de crear sus obras en directo y en presencia del público durante la fase final o “batalla artística” bajo la temática de “Autorretrato con botella”. Durante los días 21 y 22 de marzo, estos seis jóvenes competirán entre sí reinterpretando este mensaje desde las tres corrientes artísticas vinculadas con la historia y evolución de la botella plateada de Ponche Caballero: cubismo, surrealismo y minimalismo.

Ivam Cicchetti, curador y direcrtor de [ES]POSITIVO.

Así, aquellos que tomen como referencia el cubismo, llevarán a cabo un “autorretrato con botella”, utilizando la técnica del collage, donde los materiales tienen que ser plateados. Los artistas que se inspiren en el surrealismo, realizarán un “autorretrato desde botella”, utilizando la botella como espejo para plasmar su propio reflejo distorsionado. Por último, quienes apuesten por una obra minimalista harán un “autorretrato en botella”, pintando sobre lienzo plateado. Finalmente, con las obras ya realizadas, el Jurado seleccionará al ganador, que consistirá en una residencia completa de 25 días en [ES]POSITIVO junto con otros artistas residentes, que incluirá un estudio de trabajo, monitorización y asesoramiento de su proyecto artístico.

La conexión de Ponche Caballero con el arte y el diseño

En 1917 se empieza a comercializar a nivel nacional Ponche Caballero, coincidiendo con el auge del cubismo. Los artistas buscan trascender la bidimensionalidad, y Ponche Caballero busca llevar el consumo de su licor más allá del consumo local y familiar, donde había permanecido hasta el momento.

Vasos, periódico y botella de vino, por Juan Gris, 1913.

Por otro lado, en 1943, Ponche Caballero envuelve por primera vez sus botellas en papel de plata. En ese año, Dalí pinta Niño geopolítico mirando el nacimiento del hombre nuevo, una de las obras icónicas del surrealismo que reflexiona sobre el futuro del ser humano en un mundo destruido por las Guerras Mundiales. La botella de Ponche Caballero se convierte en todo un icono a través de su singular botella plateada.

En 1969 Ponche Caballero metaliza industrialmente su botella con un proceso tecnológico inédito nunca antes aplicado en botellas. Nos encontramos en el punto álgido del minimalismo, la corriente de reducir a lo esencial, a despojar de elementos sobrantes. En ella, artistas como Dan Flavin, Sol LeWitt o Donald Judd comienzan a utilizar el metal como forma mínima para obtener una máxima potencia visual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top