La música clásica se enriquece con la tecnología

o_Fortuna.jpg

Las 250 voces del concierto participativo organizado por Singerhood ya están afinadas para interpretar Carmina burana en el Auditorio Nacional de Madrid el próximo 2 de marzo por un coro que ensaya con la app Singerhood. Con la bendición de la batuta y orquesta del maestro Manuel Tévar, la pieza sonará con más energía que nunca, conmoviéndonos hasta la emoción. El elenco de esta iniciativa ha llenado el escenario y está formado por grandes artistas de la escena coral que han afrontado el reto con ilusión y valentía, ya que se trata de una propuesta nueva y absolutamente diferente a cualquier interpretación de esta pieza hasta el momento

Una startup española revoluciona el aprendizaje de la música coral con la app Singerhood. Doscientos cincuenta cantantes se suben al escenario de la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional para demostrar que la música clásica también se enriquece de los avances de la tecnología. La agilidad para abordar obras complejas quedará demostrada el próximo 2 de marzo en un concierto participativo que para la ocasión ha preparado una pieza de la envergadura de la compuesta por el alemán Carl Orff.

Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Madrid.

La Sala Sinfónica del Auditorio Nacional tiene una acústica privilegiada de modo que desde cualquier localidad se disfruta al máximo del espectáculo.

Ni la música clásica es elitista ni se ancla en el pasado. Hay en Europa 37 millones de personas que cantan en coros (casi un millón en España), y se valen de diferentes tecnologías para preparar sus conciertos. Faltaba, sin embargo, una aplicación para dispositivos móviles destinada a esos cantantes. Una startup española ha dado el paso: Singerhood está creando la mayor biblioteca coral del mundo con piezas polifónicas grabadas por voces separadas. Así funciona y así suena:
Singerhood, app para coro, música coral, carmina burana, auditorio nacional

La tecnología al servicio de la música clásica

La app permitirá a las agrupaciones corales contar con su repertorio, partituras y entorno de comunicación, pero sobre todo ofrece la posibilidad de practicar individualmente cada voz por separado, escuchando grabaciones de calidad a cargo de cantantes profesionales. De ese modo, los ensayos colectivos se aprovechan y disfrutan al máximo.

La agilidad para abordar obras complejas quedará demostrada el próximo 2 de marzo en el Auditorio Nacional de Música de Madrid. A la llamada para organizar un concierto participativo han respondido 250 cantantes que han creado el llamado “Coro Súbito”. Para la ocasión han preparado una pieza de la envergadura de Carmina burana, del compositor alemán Carl Orff. Todo un desafío logrado en tan solo cuatro ensayos grupales, gracias a que la preparación de los cantantes se ha optimizado con la app de aprendizaje Singerhood, que pudieron ensayar sus voces por separado y llegar con la lección aprendida.

A la calidad interpretativa se unen los 60 instrumentistas de la Atlantida Symphony Orchestra (enriquecida con percusión adicional y dos pianos de cola) para ofrecer un espectáculo de dimensiones poco habituales. Poco habitual será también la revisión histórica que se hace de la partitura y de su texto, recurriendo al manuscrito de Orff para atenerse a sus indicaciones, a las que conviene regresar cuando se trata de una obra tantas veces interpretada. La pieza sonará con todo su brío bajo la batuta del maestro Manuel Tévar, dirigiendo en total a más de 300 intérpretes, que trasladarán al público una excepcional potencia plena de emotividad.

Ni elitista ni anclada en el pasado, Carmina burana vuelve a sus orígenes gracias a la tecnología puesta al servicio del arte sonoro.

Cantos goliardos 

Monasterio benedictino de Benediktbeuern, donde aparecieron los poemas goliardos.

Monasterio benedictino de Benediktbeuern, donde aparecieron los poemas goliardos.

Trescientos son los poemas goliardescos que fueron hallados en 1803 en el monasterio benedictino de la ciudad de Beuern (Baviera, Alemania). El edificio que hoy contemplamos en un idílico paisaje fue erigido por Udalrico, obispo de Augsburgo en el año 955, pues del original (739), durante un conflicto con los húngaros, no quedó piedra en pie. Fue en 1031 cuando al monasterio de Benediktbeuern se mudaron los benedictinos, convirtiendo el complejo en un floreciente templo de arte y ciencia. Hacia 1250 poseía la biblioteca del monasterio alrededor de 250 manuscritos. El más famoso de todos… el códice Carmina Burana. Sublime, misterioso, estos benditos y vibrantes goliardos merecen ser eternamente cantados.

Los Carmina burana constituyen una atípica colección de gozosos cantos medievales. Son un caso excepcional en la historia de la música. Se trata de 22 poesías líricas en latín familiar, salvo dos y media en alto alemán, y otra en latín entreverado de provenzal. Muchas de ellas son anónimas. 

Manuscrito original con la rueda de la fortuna.

Manuscrito original con la rueda de la fortuna.

El texto podría interpretarse como el recorrido de un amante, iniciado con el lamento de verse sometido a esa fortuna que con su giro eleva o hunde a quienes sufren sus designios. Superado el prólogo, la acción conduce hacia los bosques primaverales, prados floreados y lamentos por el amor perdido. Viene luego alcanzar la villa y hacer una escala en la taberna. Cumplidos los excesos de la comida, la bebida y el juego, el amante se dirige al palacio, entre festivos grupos de cortesanos que danzan y entonan canciones picantes, mientras la amada se debate en su alcoba, trono de Venus, donde finalmente llegará el viajero… para terminar como al inicio: la rueda de la fortuna sigue girando y el protagonista se lamenta por los rigores del destino.

Todo esto es lo que llamó la atención a Carl Orff para componer la partitura profana más rítmica y pegajosa que pueda imaginarse, el éxito de esta colección fue fulminante. La cantata escénica fue estrenada en 1937 con un éxito clamoroso, proveniente de su aparente sencillez de escucha, que por dentro incorpora una arquitectura compleja, puesta al servicio del texto y de la expresividad.

La recepción popular que tuvo y tiene Carmina burana no es comparable a nada en el resto de la obra del compositor alemán.

La versión de Singerhood

El director del coro Marcos Castán y el director artístico Manuel Tévar han acudido directamente al manuscrito de Orff para reeditar la partitura y extraerle los matices originales que podrían haberse perdido, tras muchos años de interpretaciones en todo tipo de eventos.

Ese regreso a las fuentes depara alguna sorpresa: la forma de pronunciar el latín, determinadas articulaciones, comentarios del autor sobre la expresividad e incluso gesticulaciones de los cantantes… y sobre todo los tempi de algunos números.

La traducción del texto también se ha preparado expresamente para este montaje, buscando un equilibrio entre el significado literal, la métrica, la rima y la belleza formal.


MÁS INFORMACIÓN Y VENTA DE LOCALIDADES
Auditorio Nacional de Música
Príncipe de Vergara 146, 28002 Madrid
Carmina burana
2 de marzo a las 19:30 horas.
Horario de taquillas: Lunes: 16:00 – 18:00 horas / Martes – viernes: 10:00 – 17:00 horas / Sábados: 11:00 – 13:00 horas
Venta telefónica: 985 67 96 68 y 902 22 49 49
Venta online: http://bit.ly/2Bzcid5

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top