La tierra y el cielo: un viaje a lo desconocido

04_web_IPSUM.jpg

La galería IPSUM (Madrid) acoge hasta el 31 de marzo Mirador, un proyecto, comisariado por Cayetano Limorte Menchón, que invita al visitante a tumbarse sobre la superficie extraterrestre creada por el artista Mikha-ez a partir de una serie de fotografías analíticas del meteorito Campo de cielo y dejarse envolver por el Concierto para Meteorito de Menhir

En 1801 Giuseppe Piazzi, fundador del observatorio astronómico de Palermo, descubría, mirando el cielo, el primer asteroide registrado y documentado en Occidente. El hallazgo de Ceres, como sería bautizado en honor a la diosa de la agricultura, daría pie al conocimiento progresivo del cinturón de asteroides situado entre las órbitas de Marte y Júpiter, lugar del que procede Campo de Cielo, meteorito caído en 1576 en Argentina y cuya piel perdida en su contacto con la atmósfera es restituida y expuesta como un lugar de encuentro entre los cuerpos.

Si bien es cierto que la piel delimita lo interno y lo externo también es su porosidad lo que pone en convivencia ambos hemisferios. Mirador toma como punto de partida este flujo de comunicación vertical que como un menhir pone en contacto la tierra y el cielo para levantar, desde un espacio táctil y sonoro, un paisaje nuevo.

Todas las fotografías forman parte del proyecto Mirador de Mikha-ez.

No cabe duda de que un mirador es un lugar privilegiado desde el cual contemplar un paisaje o un acontecimiento. Explayar la vista es también lo que se espera de estos emplazamientos, en los que extender nuestro campo visible y exponer nuestros ojos a lo extraordinario. Pero el paisaje está inscrito dentro de cada ser humano y es este el que lo configura a partir de lo que ve, pues como dice David Le Breton “los ojos no son solamente receptores de luz y de las cosas del mundo; son sus creadoras en tanto que ver no es calcar un afuera, sino la proyección afuera de sí de una visión del mundo”.

Aquí, sin embargo, el paisaje no está expuesto a la vista, siendo tarea del espectador hacer vacío en su interior y redirigir su mirada de afuera hacia dentro para encontrarlo.

Para ello puede tumbarse libremente sobre la superficie extraterrestre creada por Mikha-ez a partir de una serie de fotografías analíticas del meteorito Campo de cielo y dejarse envolver por el Concierto para Meteorito de Menhir, pues este mirador en definitiva no es más que una tentativa a detener nuestro ritmo y dejarnos afectar por la textura híbrida del cuerpo desgarrado de varios asteroides, para desde el tacto y el oído abrir la visión hacia lo desconocido.

Cayetano LIMORTE MENCHÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top