El oscuro objeto del deseo de Eloy de la Iglesia

El-diputado-1978.jpg

Hasta el 4 de noviembre, Kutxa Kultur Artegunea de San Sebastián rinde homenaje al director de cine donostiarra con la primera exposición que reúne todo su trabajo. Comisariada por Pedro Usabiaga, la muestra recorre su trabajo en el cine, el teatro y la televisión a través 130 fotografías acompañadas de la sinopsis de cada película

Kutxa Fundazioa presenta Eloy de la Iglesia. Oscuro objeto del deseo, la primera exposición que reúne todo el trabajo del director de cine donostiarra y le rinde, así, un merecido homenaje. Comisariada por Pedro Usabiaga, la exposición permanecerá abierta al público en Kutxa Kultur Artegunea hasta el 4 de noviembre.

La muestra, que estará abierta durante el San Sebastián International Film Festival 2018, hace un recorrido cronológico por la carrera profesional de Eloy de la Iglesia, incluyendo sus trabajos de teatro y televisión, y desarrollando un recorrido por toda su filmografía a través de unas 130 fotografías, acompañadas de la sinopsis de cada película.

Eloy de la Iglesia (Zarautz, 1944-Madrid, 2006), director de cine y guionista, comenzó su trayectoria a mediados de los años sesenta. El hecho de que fuera integrante del Partido Comunista de España y homosexual, y su interés por mostrar realidades sociales y marginales de manera directa y naturalista, le colocó en una posición incómoda frente a la censura cinematográfica.

Sobre estas líneas, Eloy de la Iglesia durante la semana de Cine de Color de Barcelona, 1977. Arriba, fotograma de El diputado, 1978,

Se le ha solido emparentar con la obra de realizadores como Pier Paolo Pasolini, Rainer Werner Fassbinder o Pedro Almodóvar. Estudió cine en París en el IDHEC, tras intentar ingresar en la Escuela Oficial de Cinematografía, en la que no lo aceptaron por no tener la edad mínima requerida.

Llegó a rodar 22 películas, entre 1966 y 2003, que abordaron temáticas diversas: desde cuentos clásicos, a historias de terror y policiacas, historias suburbiales de drogadictos y delincuentes, y un rico mundo de relaciones sentimentales poco ortodoxas para la época. También realizó algunos melodramas de encargo (Cuadrilátero, 1970, o Nadie oyó gritar, 1973), y algunas adaptaciones literarias (Otra vuelta de tuerca, 1985, o Los novios búlgaros, 2003).

Abordó muchos temas controvertidos en esa España de los ochenta que empezaba a asomar a la democracia, en la que muchos temas se pusieron sobre la mesa para ser sometidos a la discusión abierta. Trató, precisamente, de aquellas cuestiones políticamente incorrectas: aborto, sexo (en todas sus variantes, pero prestando especial atención a la homosexualidad), política, religión o familia.

Fotograma de Los placeres ocultos, 1976.

Eloy de la Iglesia dio voz, de alguna manera, a todos los colectivos marginados, a los disconformes con el statu quo, a la gente de barrio, a los desclasados. Y lo hizo de una manera directa, sin tapujos y valiente. Su primera película fue Fantasía (1966), a la que siguieron Algo amargo en la boca (1869), La semana del asesino (1972), Juego de amor prohibido (1975), Los placeres ocultos (1976), El sacerdote (1978), El diputado (1978), El pico (1983) o La estanquera de Vallecas (1986), entre otras.

Esta exposición está comisariada por el fotógrafo Pedro Usabiaga (San Sebastián, 1959), con una reconocida trayectoria en la fotografía para cine, tanto para campañas de prensa, como sesiones especiales para un buen número de películas, o ediciones de libros sobre cine. Ha venido desarrollando una intensa labor como comisario de exposiciones de fotografía y pintura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top