“Vanitas”: una reflexión sobre el paso del tiempo

abrir-2019.jpg

Esta obra del artista Alfonso Albacete articula una exposición que a su vez plantea un diálogo con una selección de piezas de la colección de pintura MAXAM, de autores como Arturo Mélida, Cecilio Plá, Julio Romero de Torres, Eduardo Arroyo o Pedro Batalla Xatruch. Una colección que se inició en 1899 y que está compuesta por más de 140 obras que han ilustrado el popular “almanaque de explosivos” desde 1900 hasta la actualidad. Edificio La España Moderna, Museo Lázaro Galdiano (Madrid), hasta el 18 de noviembre

Vanitas, realizada expresamente por Alfonso Albacete para ilustrar el Calendario MAXAM de 2019, parte de un tema tan apasionante en la historia del arte como es el cuadro dentro del cuadro, explica Lucas Ferreira, director adjunto de la Fundación MAXAM y comisario de la exposición. Bajo este término barroco, el artista da título a una imagen de imágenes, a una narración con tramas tan diferentes como la historia de la pintura, el proceso creativo, la simbología popular de la España de los años cincuenta y sesenta o las obras que le antecedieron en la Colección MAXAM.

Diana cazadora, por Arturo Mélida, 1900, acuarela y guache sobre papel, 49 x 27 cm, Arriba, detalle de Vanitas.

La exposición está organizada en dos secciones en torno a la pieza central de Albacete. Por un lado, cinco obras de la Colección MAXAM, firmadas por autores como Arturo Mélida (1900), Julio Romero de Torres (1925) o Eduardo Arroyo (1999), que ilustraron ediciones anteriores del almanaque, establecen tanto un diálogo temático como formal con Vanitas. Las mujeres de explosivos, el paisaje rural, están destinadas para ser utilizadas como cartel.

Por otro, una síntesis del proceso creativo seguido por Alfonso Albacete desde que recibió la petición de la Fundación MAXAM de realizar la obra que ahora se presenta. Un proceso que comenzó con una visita a una de las fábricas de la Compañía para conocer cómo se diseñan y fabrican los productos energéticos, al trabajo en el estudio y la reflexión final una vez concluido y entregado el encargo. VER VÍDEO

Vanitas, por Alfonso Albacete, 2019, Acrílico sobre lienzo, 150 x 150 cm .

Vanitas, utilizado como título para una obra de arte, es señal inequívoca de la invitación a reflexionar sobre el paso del tiempo, la fugacidad de los bienes terrenales y la brevedad de la vida. A su vez, el calendario es una medida de ese tiempo: una medida en años, meses o días. Esto hace que las imágenes que lo ilustran se conviertan en símbolo de una etapa de la vida de las personas que lo consultan, explica Alfonso Albacete. Con Vanitas, “busco hacer un homenaje a aquellos almanaques que se veían en los años sesenta en el medio rural. Cuando yo era niño, los calendarios de la Unión Española de Explosivos eran quizás la única imagen que se veía en aquel entorno. En mi casa tengo unida la música de Juanito Valderrama y Antonio Molina a aquellas imágenes costumbristas adoradas”, añade el autor.

Alfonso Albacete junto a su obra en la exposión del Museo Lázaro Galdiano.

Alfonso Albacete (Antequera, 1950) es uno de los artistas más innovadores de la pintura española de las últimas décadas. A finales de los años setenta y principios de los ochenta, promovió junto con otros artistas una “vuelta a la pintura”, al lienzo como soporte perfectamente capaz de plasmar cualquier inquietud artística. En sus obras, y Vanitas es un claro ejemplo de ello, se puede ver su interés por el constructivismo ruso (geometrización del espacio), la abstracción norteamericana (expresividad de los colores) y el barroco español (simbolismo e iconografía de los elementos utilizados).

La Colección de Pintura MAXAM y el popular calendario de explosivos

Cazadores, por Cecilio Plá, 1908, guache sobre papel, 52 x 28 cm.

La Colección de Pintura MAXAM se remonta a 1899 con el encargo a Arturo Mélida –conocido ilustrador, pintor y escultor– del primer almanaque de explosivos, el del año 1900. Desde entonces, MAXAM ha solicitado cada año a un pintor de prestigio, reconocido por crítica y público, que elabore una obra con la que ilustrar la nueva edición del calendario. La petición a los artistas se reduce a tan solo dos aspectos, ser figurativos y que el tema a plasmar tenga relación con su actividad.

Mujer con pistola, por Julio Romero de Torres, 1925, óleo, 52 x 34,5 cm.

Además de una iniciativa pionera en el campo del mecenazgo empresarial, la Colección ha sido una gran impulsora del movimiento y la técnica del cartelismo en nuestro país, que se ha convertido en una tradición repetida desde hace más de ciento quince años y que ha creado una colección única por el concepto, las temáticas (el mundo de la minería, el tiro como deporte de élite en las primeras décadas del siglo XX, escenas rurales en las décadas de los cuarenta, cincuenta y sesenta) y el estilo de las obras (más popular en sus inicios y a la vanguardia de las corrientes más contemporáneas en su última etapa).

Sol, por Pedro Batalla Xatruch, 1953.

Emilio Sala, Cecilio Pla, Julio Romero de Torres, Manolo Valdés o Rafael Canogar son algunas de las figuras clave de una colección cuyas reproducciones a modo de cartel-calendario eran conocidas como “el museo de los que nunca han ido a un museo”. Hoy, en cambio, son las propias obras de la Colección MAXAM las que se muestran en salas de exposiciones y museos.

Calendario de la Unión Española de Explosivos 1999, por Eduardo Arroyo, óleo sobre lienzo, 100 x 81 cm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top