Un viaje por el arte a través de la Colección Abelló

0262_0774-El-Greco.jpg

CentroCentro Cibeles inaugura mañana, 2 de octubre, la exposición de la Colección Abelló, dentro de su ciclo Mecenazgo al servicio del arte. Una selección excepcional que en alrededor de 160 obras recoge la esencia de una colección sin fronteras geográficas ni cronológicas y con una calidad impresionante. Como ejemplo, cuatro obras de Bacon, dibujos de Picasso y maravillosos murillos

Comisariada por Felipe Garín Llombart, la exposición quiere recoger el espíritu de una colección que se ha ido forjando desde las últimas décadas del siglo pasado y lo ha hecho guiada por la pasión de la familia Abelló según criterios muy personales basados en sus gustos e intereses, no en lo que puede considerarse una buena inversión en términos económicos. Las adquisiciones tampoco se ciñen por criterios cronológicos, de escuelas o países, aunque la representación española es especialmente importante y este es uno de los aspectos por los que la familia se siente orgullosa: la recuperación de obras que habían salido de España, como un maravilloso cuadro de género de Murillo.

El recorrido por la exposición es, como lo definió Garín, “suavemente cronológico” y propone determinados guiños para valorar aún más esa heterogeneidad y el diálogo entre pasado y presente. Ya en la entrada, antes de comenzar el recorrido, basta girar la cabeza para enfrentar dos formas completamente distintas de representar la figura humana: la de El Greco y Francis Bacon, principio y fin del viaje.

Entremedias, el visitante disfrutará de obras significativas desde el siglo XV hasta nuestros días, con un apartado dedicado a Madrid, una selección de la colección Abelló de dibujos (en opinión de Garín, la más importante que hay en manos privadas en España), del privilegio de contemplar uno junto al otro dibujos preparatorios y la obra final (por ejemplo, un retrato de Brancusi de Modigliani) y de maravillosos bodegones. De estos tratará el artículo que el comisario de la exposición, Felipe Garín, escribe para el próximo número de Descubrir el Arte (189) y en el que nos pararemos de forma más detallada a valorar esta exposición, que merece, sin duda, una visita tranquila para disfrutar y contemplar visiones muy distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top