La rutina laboral vista por Ignacio Uriarte

17_Uriarte.jpg

Ignacio Uriarte dejó los trabajos vinculados a las clásicas oficinas en 2003 para dedicarse al “arte de oficina”. La exposición que ahora le dedica el Marco de Vigo, Unos y ceros, comisariada por Juan Canela, recoge obras de aire nostálgico, estética minimalista y conceptual que emergen de la rutina laboral

En las notas biográficas de Ignacio Uriarte (Krefeld, Alemania, 1972) se apunta que dejó su último trabajo “serio” en noviembre de 2003. Pero lo hizo solo a medias ya que decidió utilizar esa experiencia en multinacionales como punto de partida de su nuevo proyecto, el artístico. La obra que da nombre a esta exposición recién inaugurada en el Marco de Vigo (el pasado 24 de octubre) es un claro ejemplo. Se trata de una serie de hojas A4 sobre las que con 160 máquinas de escribir de modelos diferentes de la Colección Sirvent realiza distintos dibujos a partir de unos y ceros. Cambian las tipologías, el tamaño, el interlineado, se aprecia el desgaste de la cinta… El conjunto, como describe Juan Canela -comisario de la exposición-, crea una vibración en escala de grises, “aspirando a desvelar una versión de la ‘matrix’ de forma analógica”. En la obra subyace una reflexión sobre la relación del hombre con la máquina en la era digital. En la fotografía superior se muestra al artista durante la producción de la obra. (Foto: cortesía colección Sirvent, Vigo / Manuel G. Vicente.)

Lo digital y lo analógico constituyen uno de los códigos binarios presentes en su obra, a él se suman blanco y negro,  luz y sombra, positivo y negativo, en discursos que utilizan formatos diversos para tratar sobre momentos cotidianos y utilizan la rutina laboral como reflexión sobre el trabajo cultural y el impacto de lo digital sobre él. A través de un audio, Acht Stunden zähelen (Contar 8 horas), 2014, y de una voz monótona que convierte las sílabas en unidades de tiempo, se aborda “el tiempo como una categoría abstracta y el lenguaje como una forma de estructurarlo y definirlo”, explica Canela. Esas ocho horas son la medida habitual de una jornada de trabajo y el tiempo que el museo permanece abierto cada día.

El Marco tiene otra cuota de protagonismo en Rolling Credits, 2014: con un formato similar a los créditos de una película se presenta toda la estructura laboral del museo desde su creación.

Fluctuating Folds, 2012 (detalle)

Fluctuating Folds, 2012 (detalle)
Instalación de papel sobre la pared
Cortesía del artista y de la galería NoguerasBlanchard
Foto: cortesía MARCO, Vigo /Enrique Touriño.

El sencillo acto de doblar una hoja de papel para meterla en un sobre se convierte en un juego de luces y sombras entre lo geométrico y lo orgánico en la instalación Fluctuating Folds, 2012. En la serie de 72 fotografías Four Geometry Sets, 2011, parece más difícil encontrar la relación con esas rutinas de oficina, pero las palabras de Juan Canela son esclarecedoras: “Aunque estas geometrías abstractas puedan percibirse como un ejercicio puramente formal, si consideramos la función original de las reglas (la medición del espacio sobre papel), su contexto (el trabajo de escritorio) y su valor simbólico (reglaje y precisión), las composiciones adquieren nuevos significados que se han de entender como respuesta al ámbito del que provienen”.

Unos y ceros se puede visitar hasta el 25 de enero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top