Olga Simón: un jardín de lágrimas

unnamed-4.jpg

La galería alemana 100 Kubik presenta 223 Lágrimas en el jardín polar,  una exposición sobre los dos últimos trabajos de la española Olga Simón y que se puede visitar hasta el 1 de enero. Tanto la instalación como la serie fotográfica que se muestran adentran al espectador en una reflexión mediante el propio mundo plástico de la artista

La  galería 100 fue creada en 2007 por Carmen González Borrás, quien hoy en día continúa de directora y apuesta por artistas españoles y latinoamericanos. Se doctoró en Historia del Arte en 1992 y desde entonces su experiencia en el campo del comisariado reúne numerosos  proyectos. Además desde 2003 forma parte de la Asociación de Críticos de Arte Internacional y recientemente de la asociación específica alemana.

Por ello, avala en su espacio propuestas tan interesantes como la de Olga Simón. En primer lugar, la instalación 223 lágrimas representa un  trágico hecho actual y es el secuestro de 223 niñas nigerianas por el grupo terrorista Boko Haram. La obra consta del mismo número de hilos negros suspendidos en el espacio y  acabados en un cristal en forma de gota. Esto representa el destino incierto y la debilidad humana de cada una  de ellas. Además, la instalación permite recorrerla y atravesar “las gotas de cristal”,  que adquieren un color diferente por el reflejo de la luz con el que hace alusión a la individualidad de las niñas.

La implicación social de la artista en este trabajos va mucho más allá de la mera representación, ya que destinará parte de los beneficios de las ventas a la ONG BAOBAB, organización que lucha por los derechos humanos de las mujeres  nigerianas.

En la serie de fotografías Olga Simón crea “un jardín polar” mediante la captura de bloques de hielo. La  estética que ha elegido roza la abstracción, ya que presenta al espectador una imagen difícil  de reconocer. Sin embargo, si uno se detiene a observar, detecta mensajes de amor en el interior de la  fotografía. Con ello, la artista quiere llamar la atención sobre aquellos detalles que pasan desapercibidos en una primera lectura visual.

 

One Reply to “Olga Simón: un jardín de lágrimas”

  1. Olga Simón dice:

    Muchísimas gracias por el artículo y la difusión.
    Un afectuoso saludo,
    Olga Simón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top