Tocar, y enseñar, el Arte

portada.jpg

Kaleida Forma presenta una segunda edición de su libro Tocar el Arte. Publicado por primera vez en 2010, el objetivo de este libro es mostrar buenas ideas de educación uniendo un planteamiento teórico riguroso con una práctica contrastada en las aulas

La página 5 de este libro está dedicada a una frase de Joseph Beuys: “Mi mayor obra de arte ha sido la de enseñar”. ¿Puede haber mejor invitación a seguir pasando páginas y sumergirse en lo que viene a continuación? La intención de la obra está claramente definida por José Freixanes, artista y profesor, en el prólogo: “[…] la esencia del libro: propone, ante todo, una crítica a la enseñanza actual en la que la expresividad creativa se va viendo relegada en favor de la introducción de otros aprendizajes basados en el conocimiento técnico. Sus apasionadas autoras inciden en la importancia del compromiso artístico desde la más tierna infancia para desarrollar la experimentación personal, el intercambio, las estrategias de ayuda y cooperación o el diálogo entre lo personal y lo colectivo”.

Esas dos apasionadas autoras son Ghislaine Bellocq y María José Gil Díaz, ambas vinculadas al arte y a la enseñanza, la primera desde hace tres décadas y la segunda desde hace dos. En común tienen, además, haber promovido proyectos innovadores en torno a las artes plásticas. Y este libro.

Tocar el Arte está dirigido fundamentalmente a profesores de infantil y primaria, aunque las reflexiones que realiza sobre la educación deberían interesarnos a todos. El libro está organizado en seis partes. La primera aclara el papel de la educación plástica en la escuela. Ya en el prólogo hay una buen argumento en contra del tratamiento de la asignatura como maría y aquí se incide en su valor para fomentar, además de la  creatividad, el pensamiento crítico o la resolución de problemas. La segunda parte se reserva a las condiciones físicas: espacio, soporte, utensilios, pensando en que el destinatario se encuentra en el aula de un colegio, no en una escuela de arte. Se detiene también en el papel del adulto, incidiendo en aspectos tan importantes como tener en cuenta la diversidad y suscitar la motivación y el interés.

 

La tercera parte es la de Técnicas con sentido. Una selección que invita a utilizar la técnica no como una práctica en sí misma sino para integrarla en la realización de proyectos concretos. Para cada una de ellas (el recortado, las proyecciones, con canicas, el soplado…) se propone una actividad y se ofrecen referencias. Esta parte se termina con muchas ganar de seguir experimentando con la máquina de inventar técnicas.

En la cuarta parte, Proyectos, se analizan dos experiencias realizadas en las aulas y el proceso de exploración de Miquel Barceló en la Cúpula del Mar, en los tres casos como “pistas de trabajo para criticar, seleccionar y adaptar con el fin de llenar de significado la puesta en práctica de las técnicas”. La evaluación, la bibliografía y la sitografía cierran una obra que tiene su continuación en red: http://tocar-el-arte.blogspot.com.es

*Nota: cuando en el libro se hace alguna referencia al marco legal se cita la LOE, pero en la carta de presentación del mismo se indica que las razones que llevaron a Kaleida a editarlo se mantienen: “tras la aprobación de la LOMCE que ningunea a esta competencia [educación plástica] y asignatura clave, podemos decir que más todavía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top