Manuel Olveira, director del MUSAC: “El arte es útil, hace la vida más intensa y más digna de ser vivida”

923437_1.jpg

Entre los numerosos coleccionistas que acuden a ARCO, no hay que olvidarse de que una parte son directores de museos de arte contemporáneo de todo el mundo. Manuel Olveira, director del MUSAC (León), visita la feria para ver y recopilar información antes de reunirse con su comité asesor y decidir qué piezas se añadirán a la colección de la institución

PREGUNTA. ¿Acude a ARCO con una idea preconcebida sobre un artista o una obra?

MANUEL OLVEIRA. He estudiado los dossieres digitales, y conozco bastante algunas de las galerías, como el  trabajo de los artistas, pero la verdad es que no voy buscando nada en concreto. He visto piezas de los setenta fantásticas que me encantaría comprar, pero se salen del presupuesto, hay otras que sí se podrían adquirir, pero que será en la reunión de la comisión asesora que tendremos en el museo cuando lo decidamos. Yo creo que la única vez que compré sin tenerlo meditado y pensado antes, fue en el año 2006 (por entonces director del Centro Gallego de Arte Contemporáneo), varias piezas de  Susan Philipz cuando todavía no había ganado el premio Turner, y estaba a muy buen precio; aunque es verdad que en varias ocasiones se ha venido  a ARCO con algo estudiado o pactado.

 P. ¿Ha habido algún año en el que se haya quedado con ganas de alguna pieza?

M. O. Siempre, pero claro el presupuesto para adquisiciones que tenemos en el museo es bajísimo, 70.000 euros anuales. Aunque no hay que olvidar que ARCO también tiene otras dimensiones más allá de las compras.Me refiero a los encuentros con los artistas, conocer críticos de arte, directores de museo,etc…con quienes se trabaja en futuros proyectos.Incluso muchas veces hay obras que se acaban comprando dentro de dos años, porque primero hay un seguimiento de la trayectoria del artista, y quizás, con el tiempo produce una pieza que encaja mejor en el perfil de la colección, y es cuando se adquiere; estos resultados a largo plazo también son importantes.

P. ¿A qué perfiles temáticos responde la colección del MUSAC? 

M. O.  En general el pensamiento crítico. Hay un núcleo muy fuerte de la programación que tiene que ver con el feminismo, tanto en exposiciones colectivas como individuales; de la misma manera, la cuestión poscolonial y todo lo que trata sobre la construcción del espacio y la participación pública, son otras de las líneas fuertes a la hora de reinterpretar la colección en muestras temporales bajo una temática.

Debo decir  también que el arte es otras muchas cosas, más allá del objeto, tales como fotolibros, archivos o copilaciones documentales, y que en este sentido la colección no crecerá tanto por la compra de obra, cuanto por el acrecentar el patrimonio documental de artistas, colectivos independientes, etc.

P. Y respecto al arte de acción, muy presente en el museo ¿Cómo se expone y se compra?

M. O.  Una colección debe dar cuenta de todo, incluida la performance. Hay muchas maneras de coleccionar performances, se puede adquirir un protocolo, un registro, una documentación o un scketch. Pongo dos ejemplos, de Carolee Schneemann tenemos muchos dibujos preparatorios en los que plantea el proceso de la acción; otros, como en el caso de Tino Sehgal o Alicia Framis, se trata de reproducir la acción siguiendo el protocolo marcado por los artistas, por lo que tienes que seleccionar personas con ciertas características. En el caso de la pieza de Framis del MUSAC, una escultura-instalación-performance, que consiste en que el espectador haga una transfusión de sangre a cambio de sushi, es necesario contar con un equipo sanitario. También, hay otros planteamientos, como el de Concha Jérez, recientemente protagonista de una muestra, que nos ha dejado los restos  materiales tras una acción que tuvo lugar en el museo.

 Bloody sushy Bank, de Alicia Framis.

Bloody sushy Bank, de Alicia Framis.

P. ¿Cree que ha habido una mejora en el 2015, en relación al presupuesto?

M. O. Aunque tenemos margen para trabajar, creo que la situación no mejora, y menos la economía de mercado. Yo no veo el crecimiento tímido del que se habla, y no creo que se vaya a ver hasta el 2018-1019.Creo que el museo estará  en una mejor situación entonces, pero puede preverlo sólo por los datos que manejo. Lo único que sí hemos notado, son gestos como el haber revertido la caída o la inacción del museo: haber comenzado a adquirir para la colección,  haber publicado un par de libros el año pasado, uno de ellos titulado Conferencia performativa, que se presentará próximamente en la central de Madrid, 

 P. ¿Qué es lo más gratificante de su trabajo como director artístico de un museo público?

 M. O. Para mí, es un privilegio poder trabajar en una institución, en la cual uno puede desarrollar un proyecto que es oportuno en el tiempo presente. Pero, sobre todo, lo más gratificante es que la gente lo valore, no solo los medios especializados, sino el público en general cuando entra a visitar las exposiciones, y además ves que hay caras nuevas; en un museo pequeño como el MUSAC, percibes muy fácilmente ese tipo cosas. Y en relación al visitante, otra cuestión es que con los programas artísticos incentives que la gente incorpore el arte en su vida para hacerla quizás más intensa y expandida. El arte debe entenderse en parte como una herramienta transformadora de la sociedad que permite hacernos mejores personas, y sobre todo desarrollar la capacidad de adaptación a las condiciones cambiantes, te permite amoldarte a las circunstancias del presente.

Sara VALVERDE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top