Coco Chanel, ¿artista de vanguardia?

09-533361_baja1.jpg

El Museo Casa Lis de Salamanca pone de manifiesto la relación de la diseñadora de moda Coco Chanel y los artistas de vanguardia de principios del siglo XX de la talla de Picasso o Dalí. Destacamos esta semana la muestra que durará hasta el 1 de septiembre y la controvertida biografía de Coco

Aún se puede visitar la exposición Coco Chanel y sus amigos que el Museo Art Nouveau y Art Déco de Salamanca propone a sus espectadores, desde el 16 de abril hasta el 1 de septiembre de 2015. El museo afincado en la bella Casa Lis nos acerca una vertiente poco visible de la figura de Gabrielle Coco Chanel. Su importancia fue mucho más allá de la moda y fue partícipe de la efervescente vanguardia europea, como muestra su relación con grandes artistas de principios del siglo XX tales como Diaghilev, Stravinsky, Cocteau, José María y Misia Sert, Picasso, Dalí y Apel·es Fenosa.

Cartel de la exposición Coco Chanel y sus amigos.

Cartel de la exposición Coco Chanel y sus amigos.

El Museo Art Nouveau recoge más de 80 piezas relacionadas con Coco Chanel, como las destacadas instantáneas cedidas por La Médiathèque Française, inéditas en España hasta la fecha, y pinturas de numerosos artistas como Picasso, Juan Gris, José María Sert y Óscar Domínguez, esculturas de Dalí, Giacometti, Apel·les Fenosa y Demetre Chiparus. Como no podía ser de otro modo, sus diseños más célebres y representativos forman parte de un recorrido por las salas a las que le acompaña una interesante propuesta de elementos interactivos que permiten una relación más cercana con sus perfumes, su voz, su obra y su vida.

Coco Chanel y Salvador Dalí.

Coco Chanel y Salvador Dalí.

Con esta exposición quedará patente la poderosa influencia de Chanel sobre los artistas coetáneos, como muestran las fotografías del surrealista Man Ray, el británico y también diseñador Cecil Beaton o de Horst P. Horst, inmerso en el Art Decó. La Médiathèque Française también aporta fotografías de André Kertesz, artista húngaro célebre por su obra documental y François Kollar, quien trabajó para la publicación de moda Harper’s Bazaar.

Casa Lis, Coco Chanel y sus amigos, fotografía por Óscar J. González.

Casa Lis, Coco Chanel y sus amigos, fotografía por Óscar J. González.

Su historia no se puede contar sin la pinturas de Pablo Picasso, Juan Gris, José María Sert y Óscar Domínguez elegidas para esta muestra o los bronces de Salvador Dalí, Apel·les Fenosa y también de Picasso. Las esculturas de Giacometti y figuras criselefantinas de Demetre Chiparus se ponen en relación relacionadas con los Ballets Rusos de Diaghilev, quien no solo disfrutó de la escenografía picassiana si no también de los diseños de vestuario de la propia Coco Chanel. No podían faltar sus diseños de moda y de zapatos e incluso sus icónicos olores de perfume. Su trabajo y alimentación recíproca entre Coco Chanel y los artistas de vanguardia se puede conocer a través de documentos inéditos donde se muestra la influencia inmensa en la creatividad de todos ellos.

Patio interior del Museo Casa Lis.

Patio interior del Museo Casa Lis.

Coco Chanel, nacida en Francia con el nombre de Gabrielle Chanel en 1883, se opuso a la Belle Époque  y liberó del corsé a las mujeres, con una moda cómoda y sencilla. Su papel en la historia ha sido tan importante que su estela dura hasta la actualidad, no solo en la firma de alta costura sino en el día a día, pues fue la creadora del traje de sastre femenino en tejido de punto. De hecho, es la única diseñadora de moda que se encuentra en la lista de las 100 personas más influyentes del siglo XX según la revista LIFE. En su época, encarnó la imagen de lo que se entendía por “mujer moderna”, con gran carácter, iniciativa e independencia. Colette, escritora de la época, describió a Chanel con estas palabras: “Si cada rostro humano tiene una semejanza con un animal, entonces Mademoiselle Chanel es un pequeño toro negro. Ese mechón de cabello negro rizado, el atributo de los terneros, cae sobre su frente y llega hasta sus párpados y baila con cualquier movimiento de su cabeza”.

Coco Chanel en su apartamento del Ritz. Kollar François (1904-1979). Fotografía publicada en la revista Harper's Bazaar.

Coco Chanel en su apartamento del Ritz. Kollar François (1904-1979). Fotografía publicada en la revista Harper’s Bazaar.

Su moda no estaba exenta de gestos simbólicos, como la introducción de la flor de la camelia en sus diseños debido a la fascinación que supuso la lectura de La dama de las camelias, de Alexandre Dumas; también con cierto descaro. Aumentó con sus innovaciones el léxico de la moda con el “little black dress” (pequeño vestido negro), imprescindible en el armario de una mujer según las revistas de moda.

Montaje de la exposición.

Montaje de la exposición.

No obstante, fue una figura envuelta en la controversia por diversas cuestiones. Comenzando por su pseudónimo, hay quien dice -como el biofísico Luca Turín- que “Coco” hace referencia a las memorables fiestas de cocaína que organizaba la diseñadora en París. Tampoco dejó clara su posición política, pues fue capaz de financiar un periódico ultranacionalistaLe Témoin– que promovió el antisemitismo durante 1935 y al año siguiente realizar la misma operación con la revista de la izquierda radical Futur.  Durante la II Guerra Mundial su aversión contra los homosexuales y judíos se incrementó, se tiene constancia y documentación de su actividad como espía o colaboradora nazi.

Coco Chanel en su apartamento del Ritz. Kollar François (1904-1979). Fotografía publicada en la revista Harper's Bazaar.

Coco Chanel en su apartamento del Ritz. Kollar François (1904-1979). Fotografía publicada en la revista Harper’s Bazaar.

De cualquier modo, sin sus creaciones y participación en el mundo del arte es imposible comprender la modernidad, como bien refleja Coco Chanel y sus amigos. Murió en 1971, muy afectada por la artrosis y adicta a la morfina, en su lujosa residencia en el Hotel Ritz. Su funeral se ofició en la parisina iglesia de la Madeleine donde la primera fila fue ocupada por sus modelos y su ataúd cubierto por numerosas flores, entre ellas, camelias.

Natalia de VAL NAVARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top