Gustavo Díaz Sosa: marionetas de magnates

gustavo-diaz-sosa-de-la-serie-xodos-de-nuevo-milenio-2101.jpeg

“Epopeyas para el nuevo milenio” es el titulo del último trabajo de Gustavo Díaz Sosa en el que continúa el planteamiento de otras series anteriores, donde bajo una visión lírica y épica, el ser humano se ve amasado y dirigido por quienes siempre han llevado la dirección del poder: los magnates. El mismo nombre de esta serie recibe la exposición que se presenta en la Galería BAT Alberto Cornejo (Calle de María de Guzmán, 61) en Madrid hasta el próximo 9 de abril, que exhibe una selección de pinturas del artista, entre las que se incluyen las más recientes 

gustavo-diaz-sosa-de-la-serie-huerfanos-de-babel-2102

De la serie “Huérfanos de babel”.

Una visión apocalíptica y angustiosa se trasluce en todos los lienzos que cuelgan de las paredes de la Galería BAT Alberto Cornejo. Son las obras de Gustavo Díaz Sosa que desde hace dos años trabaja en una cuestión cuánto menos universal: el poder y sus súbditos. Este artista, nacido en Cuba donde se formó en Bellas Artes, marchó a España en 2004 gracias a la oportunidad que le otorgó la beca residencia ARTELEKU, la cuál precisamente le permitió ahorrarse muchas de las esperas burocráticas de las que no parecen sin embargo librarse los protagonistas de sus creaciones.

Desde las primeras andaduras de su carrera en Cuba, se interesó por la esencia del ser humano, su historia y sus comportamientos, ambas entendidas y estudiadas desde una visión antropológica y metafísica. No obstante en su país natal, los colores vivos dominaban la paleta. El cambio al carboncillo como a los ocres oscuros se produjo una vez instalado en Europa.“Con el tiempo he ido perdiendo también la parte poética, y me he vuelto más práctico, te lo da la madurez. A medida que cumples años y evoluciona tu psicología, tu obra te acompaña y se ve afectada. Haces otra interpretación sobre la realidad y tu pensamiento. En las piezas de esta exposición planteo un concepto en el que llevo escarbando dos años, porque se trata de contenidos muy actuales de los que aún siento que me queda mucho por explotar”.

gustavo-diaz-sosa-de-la-serie-epopeyas-del-nuevo-milenio-2173

De la serie “Epopeyas del nuevo milenio”

En todas las series – “Huérfanos de Babel”(2014-2015), “De Burócratas y padrinos”(2015), “Exódos para el nuevo milenio”(2015) y “Epopeyas para el nuevo milenio”-  asistimos a la imagen de colas infinitas y de grupos de gente que acuden de una mesa a otra mesa.Esta experiencia forma parte de la biografía del artista.“Cuando salí de Cuba, pensé que me libraba de la odisea institucional. Sin embargo, llegue a España y me ocurrió lo mismo. Una anécdota que me ha inspirado recientemente fue  la vivida cuando acudí a los trámites de extranjería, los que por cierto, tienen lugar en una plaza vallada. Me tocó el turno en la mesa correspondiente  para obtener por fin la documentación que llevaba en trámite dos años. Sin embargo, se habían equivocado en la letra de un nombre y por ello me anularon todo el proceso. La consecuencia correspondiente fue tener que tramitarlo todo de nuevo desde el principio. Esta vivencia personal -continua el artista- es una de las muchas frustraciones que experimentas en estos contextos. No obstante, ocurre en todos los países del mundo. Cuando lo comentas, empatizan con tu situación mucha más gente de la que habrías imaginado. Es por esto que me dí cuenta de que la narración en estas obras encierra un planteamiento universal”.

gustavo-diaz-sosa-de-la-serie-burocratas-y-padrinos-2175

De la serie “Burócratas y padrinos”.

Quizás para el desasosiego, o por crítica o debido a la rabia  e impotencia contenida nació la serie De Burócratas y padrinos(2015), en la  cuál se refleja el mecanismo y la estructura en forma de pirámide con la que funciona mundo.“Ya sea necesaria o útil, o no. Esta organización no deja de ser una realidad: la dinámica consiste en ir escalando hasta alcanzar a los de arriba, que son quienes manejan las soluciones”, explica el artista, y añade:”Si llegas arriba, se te abren todas las puertas”. Doce puertas concretamente representa en su pintura. Son aquellas a las que también debían acceder subiendo y bajando niveles los personajes de su infancia, Asterix y Obelix, en una de sus aventuras, y que Gustavo Díaz Sosa lo ha filtrado en seguida  con lo más tangible de la realidad.

En Huérfanos de Babel el planteamiento  no se aleja del anterior; tan sólo suma un ligero matiz: trepar hasta alcanzar la cumbre. Esto se traduce en la metáfora de ir construyendo peldaño a peldaño una torre que contacte con la esfera superior y con Dios. Es una idea trasgresora de lo que a diario se refleja en los comportamientos humanos.“La ambición no es un prejuicio, el error está cuando para satisfacerla, aplastas al de abajo”, una lección que lleva siglos vigente y que pasa aún inadvertida para algunos.

Y es que en este artista el pasado y el presente  son vasos comunicantes, como lo demuestran otras lecturas, menos cómicas, más existencialistas, inclusive premonitoras, de las que Gustavo Díaz Sosa se ha alimentado a lo largo de su trayectoria. Dante, Kafka, Dostoievski u Orwell, son algunos de los autores admirados, y los que quizás le impulsaron a a dar este título de Epopeyas para el nuevo milenio a su última serie, en parte porque sentencia que “esta forma de ver podrían ser las futuras epopeyas dentro de miles de años, como lo es la literatura de otros tiempos”.

Para más información consultar la web Galería BAT Alberto Cornejo.

S. VALVERDE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top