Coches: el motor del mundo moderno

French-advertisement-1934-for-the-Tatra-77.jpg

El primer automóvil fabricado en serie en 1888 y otro volador forman parte de una gran retrospectiva que el Museo Victoria & Albert (Londres) dedica a este medio de transporte como propulsor del vertiginoso avance que tuvo lugar en el siglo XX. La exposición reúne una amplia selección de piezas y sus historias, como un lowrider modificado y un prototipo de los años cincuenta. Hasta el 19 de abril de 2020

Esta muestra reúne una amplia selección de coches que hasta ahora no se habían expuesto en el Reino Unido. Cada uno de estos ejemplares tiene su propia historia que contar sobre su impacto en el mundo. Entre ellos, se encuentra el primer automóvil que se fabricó en serie, un coche volador autónomo, un lowrider modificado y un prototipo de los años cincuenta.

El visitante puede ver 15 coches y 250 objetos repartidos en tres grandes secciones que estudian cómo los automíviles han cambiado nuestra relación con la velocidad, al igual que el modo en que fabricamos y vendemos los productos, y cómo han transformado el paisaje que nos rodea, de rural a urbano.

La exposición arranca con la sección ‟A toda velocidad”, que explora el papel del automóvil al imaginar un mundo futuro de movimiento liberado y progreso tecnológico. Con una selección de piezas del siglo XX —entre las que pueden verse diseños de prototipos, ilustraciones de revistas y proyecciones de vídeo—, esta sección se hace eco de la cultura popular, la ciencia ficción e innovadoras tecnologías para reflejar la importancia clave del automóvil al imaginar un futuro acelerado. Esta sección de la muestra continúa con el primer coche fabricado en serie: el Benz Patent Motorwagen 3, que se presentó al público en 1888.

Sobre estas líneas, Benz Patent Motorwagen Nº. 3, por Karl Benz, 1888. Arriba, Tatra T77, por Hans Ledwinka y Paul Jaray en 1934.

La sección ‟Aumento de producción” explora el coche como arquetipo de fabricación moderna; el objeto que desarrolló la cultura contemporánea de consumo y convirtió las empresas de producción en gigantes de ámbito global. En esta sección se muestra un Ford Modelo-T de 1925, un modelo que marca el comienzo de la línea de producción. Este automóvil tuvo un gran impacto en otros ámbitos de la producción y ha derivado en las sofisticadas fábricas automatizadas que existen en la actualidad. La introducción de la línea de producción de Ford transformó la industria del automóvil, pasando de la producción de máquinas hechas a mano con sumo esmero y al alcance de solo unos pocos a un proceso sumamente eficiente que permitió la democratización del coche. Frente al Modelo-T de Ford, puede verse un coche Tipo H6B, fabricado por encargo en 1922 por Hispano-Suiza, que ofrece la oportunidad de ver de cerca la lujosa fabricación artesanal de los primeros diseños de automóviles.

La exploración de los comienzos de la historia de General Motors revela cómo se estableció su Estudio de Arte y Color, que consiguió que el coche pasase de ser una máquina meramente utilitaria a un objeto de deseo. Esto lo lograron lanzando cada año nuevos modelos mejorados y nuevas gamas de color, que dejaban obsoletos los coches antiguos y los nuevos más codiciados.

Hispano-Suiza Type HB6 “Skiff Torpedo”, por Hispano-Suiza (chassis) y Henri Labourdette (body) en 1922.

La última sección de la exposición, ‟Configuración del espacio”, explora el gran impacto que ha tenido el coche en el paisaje, las naciones y las ciudades del mundo. En ella se analiza cómo el motor de gasolina derrotó a otras propuestas tempranas de propulsión eléctrica y a vapor, ofreciendo la posibilidad de viajar por el mundo y convertir al conductor en explorador independiente. Pueden verse guías de las condiciones de las carreteras de todo el mundo publicadas por Michelín, así como los coches todoterreno especiales de Citroën denominados Auto-Chenille, que realizaron expediciones por África y Asia para atraer publicidad y crear un nuevo mercado para automóviles destinados a la aventura de campo a través.

Volviendo al principio de las imágenes de un mundo futuro imaginario, la exposición concluye con el coche volador autónomo Pop.Up Next, diseñado conjuntamente por Italdesign, Airbus y Audi. Esta es la primera vez que se muestra en el Reino Unido este prototipo, que combina las cuatro innovaciones principales que están transformando el futuro de la conducción: propulsión eléctrica, conducción autonómica, integración con servicios y capacidad de vuelo.

Pop-Up Next (coche volador), por Italdesign con Airbus y Audi en 2018.

El coche ha transformado nuestra forma de desplazarnos y nuestra percepción de la velocidad, cambiando para siempre nuestras ciudades, nuestro entorno y nuestras economías. Ha revolucionado el proceso de fabricación por todo el mundo e introducido nuevas maneras radicales de diseñar, producir y vender. Ahora que nos acercamos a otro momento clave del diseño de automóviles, la exposición examina cómo, en sus ciento treinta años de existencia, el coche ha determinado el mundo de hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top