Los nuevos creadores “nanaistas” se dan cita en Madrid

Código-de-silencio-2013-triptico-de-Jorge-Salguero.jpeg

Código de silencio, tríptico de Jorge Salguero

La Galería Modus Operandi, situada en el madrileño barrio de Tetuán, presenta desde el 25 de septiembre y hasta el próximo 5 de diciembre, la exposición colectiva Nanaísmo: la primera vanguardia del siglo XXI. Una primera muestra que aglutina obras en distintas técnicas y materiales: pintura, escultura, fotografía y pintura en plastilina sobre papel, de once artistas, algunos de ellos seleccionados por convocatoria realizada por la sala, y el resto, artistas de la galería que se han identificado con este movimiento

Esta exposición tiene como objetivo impulsar el Nanaísmo y reunir a todos aquellos artistas, poetas, filósofos, escritores, músicos y comunicadores que se sientan identificados parcial o totalmente con este movimiento. “Los nanaístas son un grupo abierto, en busca de otros seres que comulguen con su credo e ideales, y que estén dispuestos a encontrar la belleza entre las ruinas que nos rodean”.

La propuesta de Gabri Solera (Madrid, 1983) a través de distintas fotografías pertenecientes a la serie La Condición Humana, nos muestra la invasión que la Naturaleza ha sufrido a causa de la civilización. Nos sumergimos en distintos espacios naturales desprovistos de su esencia primigenia, la cual podemos encontrar sin embargo en la inserción de otras imágenes sobre caballetes.

Por su parte, José Salguero (Madrid, 1985) presenta Código de silencio, un proyecto pictórico que reflexiona sobre la alienación del ser humano en el ámbito militar. De cómo los militares pierden su identidad y capacidad de decisión por proteger un interés ajeno a cambio de un sueldo y de cómo un único elemento les une: un casco dorado, símbolo del jornal al que acceden al desempeñar su oficio. En este tríptico, los soldados son conscientes de su estado y denuncian esta situación.

Sienna y Caballero (según El Greco) son dos retratos por los que la artista Lucie Geffré (Burdeos, 1976) ha apostado para esta exposición. En ellos, trata temas esenciales como la dualidad fundamental del ser: vida-muerte, oscuridad-luz y presenta personajes humanos demasiado humanos.

Las-obras de la exposición inquietan al espectador y le hacen reflexionar llenas de humor e ironía.

Las-obras de la exposición inquietan al espectador y le hacen reflexionar llenas de humor e ironía.

El artista madrileño Pepe Castro a través de sus retratos fotográficos nos acerca a distintos “nanaístas”, personalidades del mundo de la cultura, el cine y el espectáculo, que se sienten identificados con los ideales de este movimiento. Sus retratados pierden en ellos toda sensación de ser observados, dejando al descubierto sus caracteres y estados de ánimo.

Continuando su investigación sobre la plastilina como material pictórico, Rafael Jiménez (Córdoba, 1989) interpreta con imágenes deformadas, algunos de los mandamientos y personalidades en los que se basa el nanaísmo, retratando a personajes como Nietzsche o Schopenhauer y acercándonos a la estética del Atlético de Madrid.

David Arnás (Madrid, 1976) nos trae una serie de retratos de cabezas enmascaradas en las que ha estado trabajando en los últimos meses. Obras que inquietan al espectador y le hacen reflexionar, llenas de humor e ironía.

Fiel a la abstracción, el artista Fernando Palacios (Valladolid, 1976) apuesta en esta ocasión por la interpretación de las sensaciones que le transmiten la luna y otros planetas. La presencia de la raya y el punto, cada vez mayor en su obra, representa en sus Mundos esféricos la estela cósmica y matérica de estos cuerpos.

Pablo Lozano (Madrid, 1960), a través de sus esculturas, realiza una delicada crónica del hombre y su entorno. Partiendo de una realidad insinuada y sugerente, recupera materiales de deshecho tales como chapas, hierro o alambre, para poner de manifiesto el alma de los objetos cotidianos que han acompañado al hombre desde hace años.

Otro reconocido escultor español, José María Casanova (Burgos, 1956), nos trae una hermosa pieza en madera blanquecina de tilo, La Justicia dormida, en la que la Justicia es representada por una mujer reclinada, ausente y ajena a lo que le rodea.

Joaquín Pacheco (Madrid, 1934) plasma en Atardecer rojo recuerdos de imágenes y paisajes fragmentados. En ella muestra una vez más el pleno dominio de la luz y el color que el artista posee. Como es habitual en sus obras, los personajes deambulan solitarios y contemplativos por un espacio casi desnudo, metafísico, mezclándose con los reflejos del mar, la arena y el ocaso

Para cerrar la exposición, qué mejor manera que hacerlo transcribiendo el décimo mandamiento nanaísta “los nanaístas somos, consciente o inconscientemente, del Atleti de Madrid”. La artista Elena Guerrero (Ciudad Real, 1965), haciendo un homenaje a Jasper Johns, le otorga a este equipo y a esta forma de afrontar la vida, su propia bandera.

Homenaje a Jasper Johns, por Elena Guerrero.-

Homenaje a Jasper Johns, por Elena Guerrero.-

Modus Operandi Arte y Producción es una empresa pionera en España en el sector de las industrias creativas, culturales y de contenidos digitales (ICCyD) que nace en el año 2012 y que aúna la práctica totalidad de la actividad creativa (galería de arte, editorial, productora audiovisual y teatral…), apostando por la innovación y adaptación tecnológica para llegar también al mercado europeo e iberoamericano. Se erige como una plataforma de creación en permanente desarrollo, que pretende apoyar y difundir iniciativas que necesiten de un vehículo que las canalice, con el firme propósito de recuperar la idea de “espacio vivo de experimentación de los sentidos” que ya defendiese el escultor Alberto Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*