Las mujeres modernas de Enrique Ochoa

OCHOA-DIVAN.jpg

Una retrospectiva de 20 obras, entre acuarelas, óleos, dibujos o sanguinas, realizadas por el pintor entre 1919 y 1945, propone al visitante un recorrido por los distintos tipos de mujer que representó el artista a lo largo de sus distintas etapas artísticas. Comisariada por José Estévez Ochoa podrá verse hasta el 25 de mayo en el Espai Born del Casal Solleric de Palma de Mallorca

Bajo el título La mujer Ochoa. Modernismo y modernidad esta exposición reúne algunas de las obras más emblemáticas de la representación de la figura femenina de Enrique Ochoa (Cádiz, 1891-Palma de Mallorca, 1978) como La metamorfosis de Dafne, Capricho oriental, Cosmopolita o Dama Chic.

Dama chic de París, de Enrique Ochoa, óleo sobre lienzo, 115 x 200 cm. Arriba, Divan.

Dama chic de París, de Enrique Ochoa, óleo sobre lienzo, 115 x 200 cm. Arriba, Divan.

Y es que a lo largo de su carrera, el pintor modernista retrató a todo tipo de mujeres, tanto en su faceta como dibujante para publicaciones como Blanco y Negro o La Esfera, como en sus óleos, lo que ha llevado a críticos e historiadores del arte como Juan Manuel Bonet, ha afirmar que “hay un tipo de mujer Ochoa, como hay un tipo de mujer Julio Romero de Torres, o un tipo de mujer Rafael Penagos”.

Muchacha-con-manto-rosaLa exposición además muestra al visitante el contexto histórico y la importancia del papel de la mujer tanto en la sociedad de la época como en la obra de Ochoa “desde las mujeres más humildes, hasta la damas de la burguesía mallorquina, sevillana, madrileña o catalana, a las mujeres del París de los locos años veinte”, ha comentado el presidente de la Fundación Pintor Enrique Ochoa y comisarío de la exposición José Estévez Ochoa.

ochoa4Abundando en esa línea de Ochoa como retratista de mujeres, Pilar Ribal, directora de la Fundació Palma Espai d’Art, destaca que “la visión de Enrique Ochoa revela un gran respeto por las personalidades, extracción social y rasgos de identidad de las mujeres a las que retrató y representó, pudiéndose observar también la exquisita sensibilidad con que el artista supo captar la esencia de los tiempos y los entornos en los que estas se desenvolvían. Es así como, las obras de Ochoa de temática femenina nos transmiten tanto la joie de vivre de los años veinte, como la austeridad de la posguerra en la década de los cuarenta e, incluso, la desenfadada autenticidad de las escena y los tipos más costumbristas”.

ochoa2Junto con la exposición, se ha editado un catálogo con textos de Ángela Ena, José Estévez Ochoa, José Bauzá i Piza, Felio Bauza Martorell, entre otros, que aportan una visión mucho más completa de este artista que tuvo un fuerte arraigo en Mallorca, donde residió en varios periodos de su vida y falleció en 1978, llegando a ocupar la vicepresidencia de la Real Academia de San Sebastián de Palma de Mallorca a la muerte del pintor Anglada Camarasa.

Autorretrato de Enrique Ochoa.

Autorretrato de Enrique Ochoa.

Por eso no es de extrañar que esta sea la tercera exposición celebrada en Mallorca desde su fallecimiento. La primera tuvo lugar en la Fundación Barceló en 2007, bajo el título Enrique Ochoa, exposición rememorativa, y al año siguiente, en 2008, en la Fundación Cultural Coll Bardolet de Valldemosa, La sombra de Chopin en Valldemosa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*