Mucho más que libros: ilustraciones tridimensionales

IMG_6910.jpg

El Museo Escuela Origami de Zaragoza acoge hasta el 11 de junio Libros con vida, una selección de hermosos y complejos ejemplares que forman parte de una colección de más de 500 libros desplegables y móviles reunidos a lo largo de más de cuatro décadas por la familia Giménez Laguardia

Los libros infantiles pop-up e ilustrados han cobrado gran relevancia y se han consolidado desde hace pocos años. La ilustración adaptada a la tridimensionalidad mediante los mecanismo móviles, desde su existencia, ha despertado la curiosidad de niños y adultos, y al ser la imagen uno de los primeros elementos que percibe el niño, es fundamental construir imágenes e historias que sean fáciles de comprender y asimilar por los lectores más pequeños.

La tarea de creación de libros infantiles, debe atenerse a estas pautas y también construir historias que entretengan y despierten la curiosidad de los niños para fomentar el hábito lector y el aprendizaje a través de la lectura, de una forma entretenida. Además, una particularidad de los pop-up y que los diferencian de otro tipo de libros infantiles ilustrados es la capacidad de manipulación por parte de los niños, ya que es posible interactuar a través de pestañas, ruedas, solapas… tirando, girando, levantado.

A través del doblado del papel y el movimiento que esto crea, los artistas pop-up y lo ingenieros del papel han logrado transformar el papel desde el plano a la tridimensionalidad. Castillos que se levantan tras abrir la cubierta; casas, árboles, barcos o escenarios plegados que se yerguen, personajes que cobran vida con el paso de las páginas… En muchos casos los libros pop-up son verdaderas obras de arte e ingeniería que a veces incorporan hologramas, luces y sonido.

Bajo el titulo Libros con vida. Libros móviles y desplegables, el Museo Escuela Origami de Zaragoza presenta una selección de hermosos y complejos ejemplares, que forman parte de una colección de más de 500 libros desplegables y móviles, reunidos a lo largo de más de cuatro décadas por la familia Giménez Laguardia, con el deseo de compartirla con el público en general.

Una colección que comenzaron a reunir en la Navidad de 1979, cuando esta familia esperaba la llegada de su primer hijo. Una práctica muy habitual en aquella época, era la compra de libros por correspondencia, y hasta su casa llegaba puntualmente cada mes un pequeño catalogo que la librería  barcelonesa Fontana enviaba por correo. En los días previos a la Navidad, la sección infantil y juvenil era más extensa de lo habitual y a pesar de que la familia desconocía el significado de los términos libros pop-pps, desplegables, tridimensionales, etc,. se decidieron a comprar algunos de estos ejemplares. Pocos días tardó en llegar el pedido, y al abrirlo descubrieron unos hermosísimos y delicados libros, que aunque demasiado frágiles para las manos infantiles, les cautivaron y animaron a seguir ampliando su colección hasta hoy en día.

En esta muestra se ofrece al visitante de cualquier edad, la oportunidad de contemplar bellos ejemplares con elementos mecánicos y que al abrirlos despliegan ante el espectador todo un prodigio de papiroflexia diseñado por los más famosos ingenieros de papel, a la vez que profundiza en temas como su historia, técnica y fabricación, diferentes tipos de libros desplegables, así como los nombres de los más relevantes autores.

Historia de los pop-up

El primer libro de estas características se remonta a la Edad Media, a 1306. Se trataba de una obra de astrología. El filósofo y poeta mallorquín Ramón Llull usó por aquel entonces un volvelle o disco giratorio de papel para explicar una de sus teorías, una técnica bastante popular hasta el siglo XVI.

Durante centurias los libros móviles se utilizaron en el ámbito científico y no fue hasta el siglo XVIII, con el nacimiento de la literatura infantil, cuando se enfocaron a los niños como medio de entretenimiento. El siglo XIX fue una época de esplendor para este tipo de libros, gracias a varias casas editoriales británicas y estadounidenses que rivalizaron en diseños y técnicas cada vez más exquisitas, destinados a ser regalos de lujo para niños y niñas de familias acomodadas.

Las crisis bélicas y económicas de las primeras décadas del siglo XX abarataron los precios, aunque no se dejaron de fabricar y perfeccionar, tanto en Europa como en Norteamérica. Precisamente, parece que la denominación pop-up tuvo su origen en la editorial neoyorquina Blue Ribbon. A partir de la década de los sesenta se perdió interés en ellos y hubo un bajón en la demanda, aunque desde los años noventa, gracias a creadores como Robert Sabuda, Matthew Reinhart, David A. Carter, Jan Pienkowski, Chuck Murphy o David Pelham, los libros pop-up sedujeron de nuevo al público y se han convertido tanto en una de las variedades infantiles más solicitadas como en material de interés para adultos por su valor artístico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*