Marta Izquierdo: entre el cuerpo y la dramaturgia

DSC1482fotos-de-Nathalie-Sternalski.jpg

La coreógrafa y bailarina presenta en Naves Matadero (Madrid) She’s Mine, su primer trabajo (estrenado en el Festival de Avignon en 2008), y su última creación, Practice Makes Perfect, en la que reflexiona sobre la frontera entre Francia y España e introduce el bastón, objeto rudimentario y protagonista de las danzas folclóricas de ambos lados. Del 12 al 16 de diciembre

Marta Izquierdo Muñoz, que ha desarrollado la mayor parte de su producción en Francia, introduce recurrentemente en sus creaciones la cultura popular, la androginia y la exploración de los márgenes sociales. Ahora, Naves Matadero presenta dos trabajos fundamentales en la trayectoria de la bailarina y coreógrafa española. Por un lado, el 12 y 13 de diciembre se podrá ver la primera producción que Marta Izquierdo desarrolló con su propia compañía y que estrenó en el festival de Avignon en 2008, She’s Mine, una performer marginal, inadecuada y diferente a una bailarina tradicional. Y por otro, el 13, 14 y 15 de diciembre se estrenará Practice Makes Perfect, su última producción en la que reflexiona sobre la frontera entre Francia y España e introduce el bastón, objeto rudimentario y protagonista de las danzas folclóricas de ambos lados.

Aunque Marta Izquierdo nació en Madrid y en sus primeras actuaciones alternó la danza en discotecas de la capital, en Televisión Española y en compañías contemporáneas, en 2001 se instala en Francia para entrar en el Centro Coreográfico de Rennes y Bretaña. A partir de 2007 dirige sus propios proyectos en el seno de la compañía [Lodudo] producción y estrena She’s mine en el Festival de Avignon donde es alabada por la crítica y Walking on thin ice en el Festival Mettre en Scène.

Sobre estas líneas y arriba, Marta Izquierdo Muñoz. Fotografías: Nathalie Sternalski.

Como decíamos antes, la cultura popular, la androginia, la exploración de los márgenes sociales, los extremos, la experimentación del trance y la improvisación han sido constantes en su creación desde entonces. Su proceso vital de investigación le lleva a conseguir la beca Culturesfrance Hors-les-Murs en Japón y crear Rojo con Norico Sunayama, después regresa a Francia donde continúa hasta hoy estrenando el resto de sus trabajos. Además, imparte regularmente talleres de creación en universidades y escuelas de arte dirigidos a bailarines profesionales y otros públicos como personas de edad muy avanzada, niños o adolescentes.

She’s Mine

Esta es la primera pieza coreográfica que Marta Izquierdo estrena con su propia compañía en el Festival de Avignon, en 2008, donde conquista a los espectadores y recibe grandes críticas. “En un espíritu trash y delirante como podemos encontrar en el trabajo de Almodóvar, Marta Izquierdo Muñoz juega a ser una estrella con un aplomo y una ironía irresistibles”, escribió Jean-Marie Wynants sobre She’s mine en Le Soir.

Marcada por el espíritu de la movida, el gusto por el juego y el mal gusto, Marta Izquierdo muestra las grietas, debilidades y ambigüedades que el ser humano suele ocultar. Con una presencia constante en escena, hace alusión a las estrellas populares prefabricadas, aquellas efímeras y desechables que parecen decir: “me gustaría excitar al mundo entero tan silo un instante”. Y para ello se rodea de asesores artísticos como los coreógrafos Mark Tompkins y Frans Poelstra.

Marta Izquierdo Muñoz. Fotografías: Nathalie Sternalski.

Según la propia Marta, “la obra respira alrededor de un personaje llamado Divine, que, como la Alicia de Lewis Carroll, está cambiando constantemente. The Divine era el apodo dado a Sarah Bernhardt. Divine es quizás también el personaje de una novela de Jean Genet o de una película de Almodóvar, una superestrella de Andy Warhol, un travesti estadounidense de los años ochenta o una celebridad efímera de un reality show. Todos estos “divinos” cohabitan y dialogan juntos”.

Cuando Mateo Feijóo, director artístico de Naves Matadero, le propuso a Marta Izquierdo retomar su primer trabajo, She’s mine, y el último, Practice Makes Perfect, motivó que Marta analizara el interés de realizar esta propuesta y reflexionara sobre qué significó para ella su primer trabajo. Tal y como explica la artista: She’s mine es un trabajo joven, lleno de cuerpo, teatralidad, palabra y canción. En él cuestionaba el camino artístico recorrido hasta entonces (un camino de bailarina) en una performer diferente, marginal e inadecuada. Desde entonces, no he cesado de volver a este proyecto para trabajar o transmitir a otros intérpretes mi forma de ver el espectáculo. She’s mine habla de mi relación con espectáculo y lo espectacular”. Su presentación estará acompañada de un encuentro con el público que tomará la forma de concierto-performance. Acompañada del creador de sonido Samuel Pajand y del dramaturgo Youness Anzane, Marta Izquierdo reflexionará sobre la relación entre el cuerpo y la dramaturgia.

Marta shamane à visière.

Practice Makes Perfect

Después de numerosos proyectos coreográficos situados en los límites del teatro, el cine, la performance o incluso del concierto bailado con el grupo Marta & the Psycho Sons, Marta Izquierdo Muñoz se sumerge en un proyecto de danza. El punto de partida del mismo es la frontera entre Francia y España y las danzas tradicionales con palos que se practican en los dos lados. “Exiliada voluntaria en Francia desde hace quince años, la frontera franco-española ha sido durante mucho tiempo para mí una separación geográfica fantaseada o abstracta. Pero una frontera natural muy concreta: los Pirineos, una frontera marcada por trágicos desplazamientos como la de los exiliados republicanos”, explica. En Practice makes perfect experimenta esta frontera, recorriéndola físicamente, interesándose por el paisaje y las leyendas que lo habitan, y trabajando con un equipo de ambos lados.

La escritura coreográfica integra un objeto rudimentario: un bastón, atributo del paseante, del domador, del guerrero o del bufón que permitirá conectar las danzas folclóricas practicadas de una parte y otra del Pirineo. Los bailes de palos típicos de Cataluña (ball de bastons) que se remontan a 1151, danza tanto guerrera como agrícola bailada sobre todo por hombres pero también hoy por mujeres, y los bailes de palos provenzales (l’Arlequine) practicados sobre todo por mujeres, como rituales mágico-religiosos para despertar las fuerzas de la tierra.

“Palo de lucha de los campesinos españoles en los cuadros de Goya, palo de los domadores de osos de Ariège, palo del paseante para atravesar la montaña, palo de rituales mágicos, palo como símbolo fálico, como atributo de poder o como utensilio de dominación. El palo del Arlequín agrupa un poco todos estos significados a la vez, traicionando su faceta de campesino pobre, el palo aquí se convierte en espada de madera, útil de lucha, en atributo cómico del saltimbanqui o en una porra con connotaciones eróticas”, describe Marta Izquierdo.

El estreno en Naves Matadero cuenta con la participación de la Asociación de Universitaria de Danza El Candil de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top