Bimilenario de Augusto en Roma

ForoRomano.jpg

Como broche final a la celebración de los dos mil años de la muerte del emperador romano tendrá lugar un importante simposio arqueológico en el Palacio Altemps de Roma el 17 de septiembre. Además se inauguran nuevas exposiciones y se reabren monumentos tras ser acometidas importantes restauraciones

Se despliega el ultimado proyecto de importantes restauraciones de monumentos, nueva ordenación de las colecciones, exposiciones y la organización de un simposio arqueológico centrado en la colaboración entre instituciones italianas, las Academias y los Institutos extranjeros en Italia, en el Palacio Altemps de Roma el próximo 17 de septiembre, que sella el tupido programa de intervenciones: a partir del área monumental del Foro Romano y del Palatino, elegido para su morada por Cayo Julio César Octavio Augusto, en memoria de Rómulo y de la fundación de la ciudad.

La zona arqueológica urbana estrena el montaje completamente renovado del Museo Palatino -cofre de los mejores testimonios de época augusta- y del reorganizado recorrido visitable de la Casa de Augusto y de la Casa de Livia, su mujer. Unos lugares de familia y de aquella política -mezcla de tradición e innovación- característica de su Principado, que se abren al público el 18 de septiembre.

Museo_Palatino_RomaPor su lado, el magnífico conjunto de las Termas de Diocleciano con la flamante restauración del frontal de la monumental natatio (piscina) y de las estructuras existentes, sobre las que se apoyan las renacentistas de la Cartuja de Santa Maria degli Angeli, intervenidas para la ocasión, cuyo claustro pequeño propone la meticulosa reconstrucción de los antiguos ritos recuperados según la política religiosa de Augusto, se pueden ver desde el 24 de septiembre.

Mientras, en el Foro Romano el 1 de octubre se reabre el antiguo recorrido del Vico lugario a través de la Basílica Iulia, otro importante monumento augusto. En estas celebraciones participan las cuatro sedes del Museo Nacional Romano: la Crypta Balbi, conjunto monumental de época augustea, donde ha sido hallado el busto de Livia; el Palacio Altemps; las Termas de Diocleciano y el Palacio Massimo, que acoge la exposición Los fastos y el calendario en la antigüedad (del 14 de noviembre 2014 al 2 de junio de 2015) para recordar la reforma del calendario llevada a cabo por Julio César, precursor y padre adoptivo de Augusto. Todas estas iniciativas devuelven a la ciudad eterna, restaurado y valorizado, el mayor patrimonio existente, con algunos puntos accesibles por vez primera.

S 495A ellas hay que añadir la reorganización del Antiquarium de la Villa de Livia en el barrio de Prima Porta que ha conllevado el arreglo del famoso lauretum cuya apertura está fijada para el 12 de septiembre.

Al margen de este íter celebrativo, en Roma surge el Mausoleo de Augusto, el cual tras haber visitado la tumba de Alejandro Magno en Alejandría, mandó a erigir una grandiosa tumba para él y para su familia en la zona denominada de Campo Marzio (de Marte).

Las obras empezaron en el año 30 a.C., a su vuelta a Roma a continuación de la guerra contra Antonio y Cleopatra que le llevó a la conquista de Egipto. “El más notable entre los monumentos…” (según Estrabón en ‘Geografía’) conocido con el nombre de Augusteo, es el mayor sepulcro de planta circular, de 87 metros aprox. de diámetro.

En su entrada estaban colocados dos obeliscos egipcios que actualmente se encuentran respectivamente en la plaza del Quirinal y en la Plaza del Esquilino de la capital. Siguiendo un largo corredor se llega a una celda circular donde están ubicados tres nichos rectangulares con las tumbas de la familia imperial, y al centro un gran pilar cilíndrico con la probable tumba de Augusto.

El último acogido fue el emperador Nerva en 98. Desde entonces ha sido utilizado como fortaleza de la familia Colonna en el siglo XII, como jardín, como anfiteatro en el siglo XVIII, como teatro y sala de conciertos a inicios del Novecientos hasta hospicio para ancianas. Entre 1936 y 1938, con la demolición del viejo barrio y la creación de la Plaza de Augusto Imperatore, el mausoleo fue restaurado, recobrando su aspecto original.

Paradójicamente, en el año en que se rememora el bimilenario de la muerte del primer emperador de Roma, su Mausoleo, tras largos años, permanece aún en estado de abandono, en contraste con el vecino Ara Pacis en su resplandeciente teca, y aguarda pacientemente la conclusión de una digna -pero rezagada- restauración por parte de la institución competente.

Carmen DEL VANDO BLANCO

One Reply to “Bimilenario de Augusto en Roma”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top