El viaje de Lluís Lleó

IMAGEN-DESTACADA.jpg

Coincidiendo con el 25 aniversario del establecimiento del artista en Nueva York, la galería Marc Domènech presenta la exposición Flyer Lluís Lleó. Obra reciente, un conjunto de 40 obras, entre óleos y obra en papel, realizados entre 2013 y 2014 por el artista de Rupià, que dejan patente su evolución hacia una obra más sinóptica y circunspecta

El esperado retorno de Lluís Lleó a la escena artística catalana tendrá lugar en las salas de la veterana e histórica galería Marc Domènech, ubicada en el barcelonés Passatge Mercader, del 3 de octubre al 20 de noviembre.

La muestra, que evidencia un marcado interés por un sintetismo puro y penetrante, ofrece un amplio recorrido por la reciente trayectoria creativa del artista, caracterizada por combinar formas geométricas, angulares e intimidantes, con seductoras nebulosas, generando así un contraste poético entre dos entidades aparentemente distantes.

Gardener, 2014, óleo y tinta sobre tela, 203 x 152 cm.

Gardener, 2014, óleo y tinta sobre tela, 203 x 152 cm.

Tal y como expresa Pilar Parcerisas en el texto del catálogo editado para esta exposición “Se adelgaza la luz y se ensancha la oscuridad”: la obra de Lluís Lleó se ha vuelto en los últimos años más espiritual, reflexiva y sintética, luminosa y nocturna, orientalizante, sin perder su bagaje clásico occidental y ha introducido una nueva carta de colores más radicales y puros también como el verde, el púrpura, el violeta de cobalto o el azul, este último en homenaje a otro pintor y escultor tocado por la filosofía zen: Pablo Palazuelo, que encontró la espiritualidad a través de la geometría, como medida de la belleza en el espacio y el tiempo”.

Portuguese Forest, 2013, óleo sobre tela, 2.032 x 1.524 cm.

Portuguese Forest, 2013, óleo sobre tela, 2.032 x 1.524 cm.

Hijo de artista, LLuís Lleó nació en 1961 en Rupià (Baix Empordà). Su obra influenciada por el trabajo artístico de Palazuelo y de Antoni Tapiès, está representada en numerosas colecciones públicas y privadas de todo el mundo.

En palabras de Pilar Parcerisas “Lluís LLeó siente la pintura como una especie de viaje. Detrás de estos espacios inmaculados, limpios, que fusionan pintura y espacio, ya sea en la luz, ya en la penumbra o en la nocturnidad, hay una idea de viaje, personal y autobiográfico, que lo es al mismo tiempo de la pintura (…) de la historia de la pintura, clásica y moderna, de un mundo viejo y de un mundo nuevo (…) Sujeto y objeto, espacio y tiempo, todo en uno, es la visión del flyer la que manda, el ojo de antes convertido ahora en flyer, cada vez a mayor distancia de la realidad y más cerca de la necesidad interior y de una visión más pura del objeto pictórico”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top