FIG: una apuesta firme por el grabado

la-foto-2.jpg

El domingo 23 se clausura el III Festival Internacional del Grabado de Bilbao que abrió sus puertas al público el jueves 20 de noviembre en el Palacio de Euskalduna. Formando parte de esta feria está también la excelente muestra de Mimo Paladino en el Museo de Bellas Artes (hasta el 9 de febrero) o los talleres del Museo Guggenheim

Este ambicioso proyecto, que cumple su tercera edición, es una colaboración entre el Ayuntamiento de Bilbao, la región autónoma de la Cerdeña, y va más allá que una feria de venta de obras de arte, tienen el empeño, como nos decía en una entrevista concedida Descubrir el Arte uno de sus cofundadores y actual director artístico del FIG Dario Piludu, “de ser un referente a nivel internacional del grabado y la obra en papel y además para nosotros es muy importante implicar a los distintos agentes sociales, entre ellos los colegios, institutos y universidades para incentivar a los  jóvenes a promover sistemas innovadores de relaciones artísticas y humanas”.

la foto 1Así en esta línea participativa en Euskalduna se han mostrado los grabados realizados por un grupo de alumnos de un colegio de Cerdeña, lugar donde residen y trabajan Piludo y Gabriella Locci.(cofundadora también y presidenta del FIG) junto con las propuestas de los alumnos del Espacio Bilbao Arte, una fundación dependiente del área de Cultura del Ayuntamiento de Bilbao que ayuda a los jóvenes a creadores proporcionándoles los medios e infraestructuras necesarias para que puedan desarrollar sus propuestas creativas.

En este aspecto de apoyar a los jóvenes creadores también se circunscribe la sección El papel de las tentaciones, una selección de 10 artistas jóvenes que han sido elegidos por la Universidad del País Vasco y la Escuela de Bellas Artes de Bayona para que interviniesen 10 cubos de madera de cuatro metros cuadrados con sus proyectos. Los seleccionados de la Universidad del País Vasco, Jone Aranzabal, Estela Miguel Bautista, Ane Arsuaga Iraola, Aram Ríos y Aranzazu Temprano, y de la Escuela de Bellas Artes de Bayona, Jana Lottenburger, Grégory Cuquel, Bertrand Dezoteux, Olivier Passieux y Romain Sein.

la foto 3Otra sección muy interesante dentro del festival es la de El Tórculo de ideas, que propone la participación a 15 creadores en directo para que realicen en tres minutos su propuesta creativa. Open portafolio abre el espacio también a 20 aristas para que durante dos horas puedan exhibir sus trabajos.

Fuera también de lo que es propiamente la feria de las galerías, se ha podido ver una selección de las colecciones de grabados del Museo de Bellas Artes de Bilbao, de El Correo y de Iberdrola; la obra de la artista invitada Bing Yi, que inspirándose en los grandes maestros clásicos chinos aborda sus experiencias personales, o la del artista portugués David de Almeida, al que se le ha rendido un homenaje, o del creador vasco Ignacio Goitia.

Un eje fundamental del FIG es la apuesta por el grabado contemporáneo, como una forma de mostrar que es un lenguaje plástico que aunque tiene orígenes muy lejanos en el tiempo sigue vivo como demuestra esta feria. “Un lenguaje que se despliega en toda su actualidad, englobando y, a veces, transformando las técnicas antiguas, desarrollando fórmulas alternativas, promocionando inventos y experimentaciones atrevidos… –como nos dice Dario Piludu sobre la actualidad del grabado–. Nuestra mirada se posa en la obra de los grandes maestros históricos y posteriormente se desplaza hacia las obras fruto de los grandes fermentos contemporáneos, hasta llegar  a ese territorio aún por inventar que es la investigación”.

la foto 5Si hay quien piensa que el grabado está reñido con el arte actual y su experimentación, no tiene nada más que acercarse a este festival para comprobar que no solo es así, sino que es una disciplina en plena experimentación en cuanto a las técnicas como a su lenguaje visual.

Una feria que se quiere desmarcar del modelo típico que abunda en los últimos años, por eso para Víctor del Campo, antiguo fundador de Estampa y actual director del FIG, aunque dentro de sus objetivos está el hecho de que las galerías vendan obras, y cuantas más mejor, porque esto no deja de ser un negocio, también quieren que sea un punto de encuentro entre profesionales y artistas y un lugar de intercambio de ideas. Lo que sí tiene claro es que “la repetición simultánea del mismo modelo de feria, con los mismos perfiles de expositores, con la consiguiente y aburrida repetición de los artistas de siempre y de lo que es peor de las mismas obras, resta interés tanto al coleccionista como al visitante”. Aspiran a convertirse en una referencia internacional del mercado de la obra gráfica del siglo XXI, como en su momento fue SAGA en París y Estampa en Madrid.

la foto 4Entre las galerías participantes destacan las históricas como el Centro Portugués de Serigrafía, Kreisler de Madrid, IB Isabel Bilbao, Editalia de Módena, Ederti, Aritza, Casa Falconeri de Cagliari (Cerdeña), Vanguardia o Arte y Grafía, y entre las más nuevas o vanguardistas, destacan tanto por la calidad de sus obras expuestas como por la apuesta que han hecho por un lenguaje contemporáneo y experimental de la obra gráfica, las galerías Kalao de Bilbao, que ha presentado la excelente obra de la artista de Gabón Nathalie Mba Bikoro (todo un descubrimiento para nosotros); Barcel-one, que además de los artistas consagrados (como una magnífica obra de Picasso de 1949, Le corps perdú), ha presentado las sorprendentes obras de cuatro artistas del panorama actual: M. E. Santiso, Massaur, Paz Vicente y Roberto Silvestrini García; Epai d’Art 32; SC Gallery + Art Management, o Urbana Gallery. En el mundo de la edición han expuesto obra Proyecto de Arte, Ediciones PGD, la librería Koegi de Bayona o la Librería Anticuaria Astarloa.

la foto 3bDentro de los premios que se conceden en el FIG, el viernes por la noche se falló los premios Ercilla, concedidos por la prensa, a la mejor galería, que fue ex equo para Kalau y Kreisler, y el mejor artista, para Javier Pérez expuesto por la galería Vanguardia.

En cuanto al premio al concurso del Festival Internacional de Grabado Contemporáneo, que es el de mayor dotación económica en esta disciplina y que además del premio en metálico concede dos becas de investigación, el jurado compuesto por Javier Viar (director del Museo de Bellas Artes de Bilbao), Ugo Collu (miembro de la Fundación Constantino Nivola), Juan Carrete (catedrático de Historia del Arte), Maria Antonella Fusco (directora del Instituto Nacional de la Gráfica de Roma) y Anouk Van de Velde (curadora internacional) ha seleccionado 38 obras de un total de más de 180 candidatos de 30 nacionalidades diferentes.

El Premio FIG Bilbao 2014 ha sido para Patricia Gómez (España): “Por el contenido de su investigación, su mirada original sobre el mundo de las prisiones y el compromiso con la libertad del individuo, así como la fuerza innovadora de sus medios expresivos”.

Dos menciones de Honor: Juan Pablo Vilalpando (España) por la íntima relación entre el soporte y la técnica, su visión poética y la capacidad de innovar sobre la tradición del libro de artista. Grzegorz Handerek (Polonia) por el refinamiento de su técnica aplicada a la descripción de elementos geométricos de volúmenes simples, pero a la vez de difícil traslación al plano.

Las Becas de investigación Casa Falconieri han sido concedidas a David Ortega (España) y Lucia Simone (Italia).

Ángela SANZ

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top