Lorenzo Lotto y los tesoros artísticos de Loreto

2.-Cristo-e-ladultera-LoretoMuseo-Antico-Tesoro.jpg

Cristo y adúltera, de Loreto, Museo Antico Tesoro.

Hasta el 3 de mayo en el Castillo del Santo Ángel de Roma tendrá lugar una exposición de este artista veneciano. Comisariada por el profesor Giovanni Morello, esta muestra exhibe obras procedentes del Museo Antiguo Tesoro de la Santa Casa de Loreto, una colección que se ha ido formando a lo largo de los siglos y que sigue creciendo, y de otras instituciones públicas y privadas

Tras las monográficas dedicadas a Lorenzo Lotto de Venecia, Bérgamo, París, Washington y la que tuvo lugar en las Caballerizas del Quirinal de Roma en 2011, la que ahora tiene lugar en uno de los monumentos más representativos de la Ciudad Eterna, reúne una gran cantidad de obras que sobresalen por su calidad. Comisariada por el profesor Giovanni Morello, esta muestra da a conocer el rico patrimonio histórico-artístico custodiado en el Museo Antiguo Tesoro de la Santa Casa de Loreto, una colección que se ha ido formando a lo largo de los siglos pasados y que sigue creciendo hasta nuestros días.

Fruto de la colaboración entre instituciones públicas y privadas, la cita ha reunido además de las obras procedentes del Museo Loreto, otras altamente significativas de museos públicos y colecciones privadas italianas. Así, al recorrido expositivo de la producción de Lotto se suman las obras de Pomarancio, Guido Reni, Annibale Carracci, Andrea Sacchi, Filippo Bellini, Simon Vouet, entre otros y enriquecido, además, con las piezas del Tesoro de la Santa Casa, como el magnífico Crucifijo de Giambologna o una exquisita serie de cerámicas realizadas en el siglo XVI.

Circuncisión de Filippo Bellini, de Loreto, Museo Antico Tesoro.

Circuncisión de Filippo Bellini, de Loreto, Museo Antico Tesoro.

La exposición está dividida en cuatro secciones, en la primera se muestran las obras del veneciano realizadas por encargo para la basílica lauretana junto con el San Jerónimo del Castillo del Santo Ángel, pintado cuando se encontraba en el Vaticano realizando la decoración de los aposentos del papa Julio II della Rovere, y con el Cristo y la Adúltera de la Galería Spada de la capital italiana.

En la segunda sección se han reunido las obras hechas en su momento para el interior de la Basílica –sustituídas sucesivamente por mosaicos– y que ahora forman parte del Tesoro de Loreto, entre las que destacan las firmadas por Perin del Vaga, Filippo Bellini, Pomarancio, Guido Reni y Simon Vouet.

San Cristófono con el Niño Jesús y los santos Rocco y Sebastián, de Loreto, Museo A. T. Loreto.

San Cristófono con el Niño Jesús y los santos Rocco y Sebastián, de Loreto, Museo A. T. Loreto.

El tercer apartado está dedicado a la iconografía lauretana, con cuadros de Annibale Carracci, Andrea SacchiMariano Fortuny, entre otros muchos, además de un grupo de artistas contemporáneos como Alberto Sughi, Floriano BodiniEnrico Manfrini, que interpretaron en su momento el místico vuelo de la Santa Casa de Nazaret a Loreto.

La cuarta y última exhibe las preciosas piezas del Tesoro de la Basílica, salvadas de los saqueos napoleónicos, a los que se une una esmerada selección de cerámicas artísticas de Urbino y tibores de farmacia producidos en los talleres de los Fontana y de los Patanazzi, de la localidad de Castelli, además de algunas vasijas de Faenza.

Uno de los trabajos de Lotto, el Bautismo de Jesús, se expone en el Museo Nacional del Palacio Venecia de Roma coincidiendo con esta muestra del Castillo del Santo Ángel.

El Museo-Antiguo Tesoro del Palacio Apostólico de Loreto, junto al Templo de la Santa Casa, fue constituido tras los traslados periódicos de las piezas artísticas a las salas del Palacio Apostólico, a partir de mediados del siglo XIX, de la Basílica y de otros emplazamientos contiguos, como la farmacia. El museo fue inaugurado oficialmente en 1951, aunque se abrió al público muchos años después, reformado y ampliado, el 8 de septiembre de 1997.

Retrato de gentilhombre, de Loreto.

Retrato de gentilhombre, de Loreto.

Cabe recalcar la trayectoria artística de Lorenzo Lotto entre Treviso, Bérgamo y Las Marcas. El maestro, dotado de una habilidad creciente para combinar la tradición de la pintura de su tiempo y la fuerza precursora del período barroco, obtuvo resultados anticipadores para la historia del arte. A pesar de que durante su vida, Lotto no cosechó ese éxito que la crítica le reconocería a partir de su redescubrimineto a finales del siglo XIX. De hecho, el melancólico pintor, nacido en Venecia en 1480, se retiró desilusionado y acabó su existencia casi en la probreza en 1556 en la Santa Casa de Loreto, donde había ingresado de oblato.

Esta muestra además de ampliar el conocimiento de la obra de Lorenzo Lotto invita a apreciar el significativo perfil del patrimonio histórico-artístico lauretano, así como a descubrir las estancias de la excepcional sede que lo acoge, el antiguo y majestuoso mausoleo del emperador Adriano, anteriormente utilizado de fortaleza, residencia de los pontífices en tiempos revueltos y cárcel tras la unificación del estado italiano.

Carmen del VANDO BLANCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top