Una mirada a la Colección Goetz de arte contemporáneo

bajaDan-Graham-Dance-2008-Allegory-of-Folly-2005.-Sala-de-Arte-Santander.jpg

Todo el mundo es un teatro, la mayor exposición en España de la coleccionista Ingvild Goetz, podrá verse en la Sala de Arte de la Fundación Santander hasta el 14 de junio. El montaje del comisario Karsten Löckemann reflexiona sobre la influencia de las artes escénicas en las artes plásticas a través de más de 90 obras entre pintura, escultura, vídeo, fotografía e instalación, de 27 artistas

Como todos los años por estas fechas la Sala de Arte de la Ciudad del Grupo Santander vuelve a acoger una de las grandes colecciones internacionales de arte contemporáneo, en este caso la de la alemana Ingvild Goetz. Esta colección está considerada una de las 10 más importantes del mundo y la primera de Alemania.

Más de 90 obras entre pintura, escultura, fotografía, vídeo o instalación de 27 artistas, como Jeff Wall, Cardiff & Miller, Mike Kelley, Nan Goldin, Candida Höfer, Mathew Barney o Ulrike Ottinger.

Lothar Hempel, Die schwarze Stunde 2004, Colección Goetz. Sala de Arte Santander.

“Die schwarze Stunde”, de  Lothar Hempel, 2004, Arriba, dos fotografías en cajas de luz de Rodney Graham, “Allegory of Folly: Study for an Equestrian Monument in the Form of a Wind Vane”, 2005 (en primer término), y “Dance!!!”, 2008.

“Todo el mundo es un teatro y todos los hombres y mujeres meramente actores”, en este verso de la obra Como gustéis de Shakespeare se ha inspirado el comisario Karsten Löckemann para elaborar un montaje cuyo hilo conductor es mostrar la influencia de las artes escénicas en las artes plásticas. La intención del comisario, según sus propias palabras, “es que las obras conduzcan al espectador de una manera u otra a este diálogo entre arte y teatro, y que esta selección tan interdisciplinar sea capaz de trasladarlo a otra realidad”, y desde luego lo consigue, como en la instalación Playhouse (Teatro), de Janet Cardiff & George Bures Miller, donde el espectador en la soledad de un palco asiste a una representación de ópera.

H.Peter Feldmann, Schatten 2005, Sala de Arte Santander.

“Schatten”, instalación de Hans Peter Feldman,  2005, Sala de Arte Santander. Todas las imágenes, en la exposición de la Sala de Arte de la Fundación Santander.

Muchos de los artistas presentes en esta muestra han trabajado haciendo producciones escénicas para el teatro, como Stan Douglas, Matthew Barney, Stan Douglas Cardiff & Miller, Laurie Simmons o Ulrike Ottinger. En este apartado hay que destacar instalaciones como Schatten, de H. Peter Feldmann; Die schwarze Stunde, de Lothar Hempel, o Vitrubian figure, de Paul Pfeiffer.

Jeff Wall.

“Restoration”, de Jeff Wall, 1993, transparencia de caja de luz. Muestra a restauradores trabajando en el Bourbaki Panorama de Lucerna.

En el apartado de fotografía hay un total de 42 obras, entre ellas las espectaculares cajas de luz de Jeff Wall, Rodney Granham (Dance!!!) o Stan Douglas. De las fotos casi documentales, las salas de los primeros tiempos del cine de Hiroshi Sugimoto, las grandes salas de ópera y teatro desiertas de Candida Höffer o el mundo de las drag queens de Nan Goldin.

"Joseph Supplicates", de Mike Kelley, 2005, vídeo e instalaciones.

“Joseph Supplicates”, de Mike Kelley, 2005, vídeo e instalaciones.

En videoarte, una disciplina de la que esta coleccionista tiene 500 piezas, destacan Frak Orlando de Ulrike Ottinger, inspirado en la novela de Virginia Woolf; Staging Silence de Hans Op de Beck, donde unas manos construyen decorados con objetos cotidianos; Big Hunt de Catherine Sullivan, un montaje verdaderamente espectacular con distintas pantallas que van reproduciendo fragmentos de películas románticas de Hollywood, o Becoming, de Candice Breitz, una crítica a los medios de comunicación de masas.

"Treppeechen", de Matthias Weischer, 2006, óleo, temple y lápiz de grafito (la grande).

“Treppeechen”, de Matthias Weischer, 2006, óleo, temple y lápiz de grafito (la grande).

Dentro de la pintura, sobresale Vormitag (La mañana), un tríptico de casi 3 metros de Michael Kunze, los cuadros de Hiroshi Sugito o las obras de Matthias Weischer.

Markus Schinwald, Albert 2008, Kathia 2009. Coleccion Goetz. Sala de Arte Santander

Markus Schinwald, Albert 2008, Kathia 2009. Coleccion Goetz. Sala de Arte Santander

Y, por último, los títeres o muñecos, como el musical de Laurie Simmons, The Music of Regent, los ventrílocuos de Asta Gröting o las marionetas de Markus Schinwald.

Y como colofón a la exposición, Trough the Green Door, de Johannes Wohnseifer, que plantea al visitante si quiere ser actor o espectador del teatro que es el mundo.

"Beconing". de Candice Breitz, 2003, videoinstalación de 14 canales en siete parejas de monitores que se dan la espalda. En un lado de estos monitores se ve una selección de escenas de películas de comedia romántica. En el monitor de al lado se ve a la propia Candice Breitz que repite cada una de las escenas.

“Beconing”. de Candice Breitz, 2003, videoinstalación de 14 canales en siete parejas de monitores que se dan la espalda. En un lado de estos monitores se ve una selección de escenas de películas de comedia romántica. En el monitor de al lado se ve a la propia Candice Breitz que repite cada una de las escenas.

Los interesados en conocer más a fondo a la coleccionista alemana Ingvild Goet, podrán hacerlo en una entrevista en exclusiva a Descubrir el Arte que se publica en la revista de marzo, que llegará a los quioscos a finales de febrero.

Vormitang, de Michael Kunze, 1992-95. Este tríptico de 3 metros da la bienvenida al visiante a la exposición.

Vormitang, de Michael Kunze, 1992-95. Este tríptico de 3 metros da la bienvenida al visiante a la exposición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top