Arte en una libreta

detalle-libros.jpg

Un grupo de más de 70 artistas, entre pintores, escultores y fotógrafos, presentan una propuesta muy interesante, cada obra está realizada en una moleskine. El resultado, cada pieza está compuesta por 60 páginas que se despliegan como un acordeón. En el Colegio de Médicos de Cuenca, hasta el 31 de enero

Las libretas de la marca Moleskine han traspasado la frontera de un simple cuaderno para tomar apuntes, se han convertido en un mito, como los folletos que acompañan a todos sus proyectos se encargan de recordar en varios idiomas: “Moleskine es la mítica libreta de notas que utilizaban los artistas e intelectuales europeos de los dos últimos siglos”.

Esta “leyenda Moleskine” está asociada a cuatro nombres, Van Gogh, Picasso, Hemningway y Chatwin, y se “habría construido en función de las preferencias en papelería de estos cuatro grandes creadores presentados a modo de síntesis de ‘las vanguardias internacionales’ que frecuentaban los establecimientos parisinos donde se comercializaban originariamente estas libretas”, explica Eduardo H. Castañeda.

detalle librosLas libretas se han utilizado y se siguen usando para tomar apuntes, hacer anotaciones o bocetos. En el caso de los bocetos, con el tiempo han llegado a ser considerados obras de artes en sí mismos. Ahora, otro asunto muy distinto es hacer de la libreta misma el soporte de una obra “considerada definitiva desde el principio. Este es el caso de esta iniciativa.

El proyecto Arte en una Moleskine nació hace cuatro años a iniciativa de Manuel Cuevas (director de la galería Estampa). Se puso en marcha gracias al convenio de colaboración entre la propia galería, la Fundación Antonio Pérez y la Univesidad Complutense de Madrid.

Se seleccionó a una serie de estudiantes de último curso de la Facultad de Bellas Artes y se les entregó una libreta Moleskine sobre la que trabajar, era la única condición: sesenta páginas de la libreta que se desplegaban como un acordeón. La obra final era una tira de papel de dos metros de largo por catorce centímetros de ancho. El resto era a elección del joven creador, tanto la temática como la técnica. Es decir, en este caso, de lo que se trataba era que partiendo de una uniformidad cada uno de ellos crease un objeto único, en el que no deja de subsistir una cierta identidad a través de la ritmicidad impuesta por la secuencia de las páginas”, comenta Eduardo H. Castañeda.

Exposición en la feria de Estampa, 2006.

Exposición en la feria de Estampa, 2006.

Arte en una Moleskine se presentó por primera vez al público en 2006 en la feria de Estampa de Madrid. En 2008, las libretas se cambiaron por abanicos intervenidos, para pasar a Delicatessen (bandejas) y, el último Bandera.

El primer proyecto, el de las libretas, está muy relacionado con la Fundación Antonio Pérez, que posee entre sus fondos un gran número de cuadernos de artista, algunos de ellos entre las obras más significativas del museo, como el cuaderno de ruta que “acompañó a Antonio Pérez en su viaje por el Júcar en 1957, en el que dibujaron Antonio Saura y Manolo Millares”.

Muchos de estos cuadernos de artistas permanecen ocultos para el público. Ahora, en cambio, podrán verse desplegados en las salas de la sede del Colegio de Médicos de la ciudad de Cuenca.

One Reply to “Arte en una libreta”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top