Joaquín Torres-García, síntesis de la experimentación

Energía-atómica.jpg

En una nueva lectura de la obra del artista uruguayo Joaquín Torres-García, la exposición que presenta ahora el Espacio Fundación Telefónica de Madrid reúne 170 obras entre pintura, escultura, fresco, dibujo y collage. El recorrido subraya la individualidad radical de este artista protagonista de intercambios culturales trasatlánticos. La muestra puede visitarse hasta el 11 de septiembre, a partir del 11 de octubre estará en el Museo Picasso de Málaga donde concluye un viaje que comenzó en el MoMA de Nueva York

Efectivamente, la primera parada de esta exposición itinerante fue en el MoMA de Nueva York donde clausuró el pasado 15 de febrero y de donde es comisario de arte latinoamericano Luis Pérez-Oramas, responsable de la organización de la muestra Joaquín Torres-García: Un moderno en la Arcadia. En su texto del catálogo -disponible en formato pdf en la web de Espacio Fundación Telefónica- encontramos la pista de por qué el título sitúa al artista uruguayo en la Arcadia y lo hace tras explicar la polémica en torno a los frescos del Saló Sant Jordi en el Palau de la Generalitat. “Se puede interpretar sin embargo esta primera decisión de Torres a favor de la arcadia antigua de los noucentistas, la primera a contrapelo de su tiempo, como el signo inicial de cierto espíritu antimoderno: como el inicio del Torres que -según ha afirmado Tomás Llorens- buscará entender la modernidad como arcaísmo (…) Sucede que el esquematismo casi monumental de algunas de las figuras ‘clásicas’ de sus frescos (…) es absolutamente ‘moderno’ y puede de hecho vincularse a toda una constelación de artistas fascinados por entonces con cierta impulsión clásica: de Picasso a Mario Sironi y Giorgio de Chirico, de Carlo Carrá a Georges Braque”.

Autorretrato, por Joaquín Torres-García, h. 1902, óleo sobre lienzo, 40 x 31 cm, Colección PPP.

Autorretrato, por Joaquín Torres-García, h. 1902, óleo sobre lienzo, 40 x 31 cm, Colección PPP.

 

Diseño para el fresco "La edad de oro de la Humanidad", por Joaquín Torres-García, 1914, gouache sobre papel, 109 x 48,5 cm.

Diseño para el fresco “La edad de oro de la Humanidad”, por Joaquín Torres-García, 1914, gouache sobre papel, 109 x 48,5 cm.

Nos encontramos, pues, con un pintor moderno que bebe del clasicismo, y con mucho más: Torres-García fue un artista con un decidido impulso esquemático que elaboró un estilo pictográfico-constructivista y produjo, como detalla la presentación de la exposición, “uno de los repertorios más contundentes de abstracción sintética”. El uruguayo fue asimilando y transformando las invenciones formales del arte moderno y lo hizo con una idea del tiempo como una colisión de distintos periodos en vez de como una progresión lineal. Francisco J. R. Chaparro ha escrito para Descubrir el Arte 207 un artículo a propósito de esta exposición que nos permite conocer en profundidad su evolución y sus intereses.

El planteamiento cronológico de la exposición, que se inauguró el pasado 19 de mayo y permanecerá abierta hasta el 11 de septiembre (fecha en la que comenzará su peregrinaje hacia su última estación, el Museo Picasso de Málaga), permite entender su evolución y comprender cómo su ir y venir entre Europa y América forjó su trayectoria. Torres-García nació en Montevideo en 1874, allí vivió durante su infancia y adolescencia y allí mostró sus primeras inquietudes por el dibujo y la pintura. A los 17 años se trasladó con su familia a Barcelona, donde comienza la historia que relata la exposición con su actividad dentro de un grupo de artistas e intelectuales que promovieron “el noucentisme: un movimiento artístico catalán que reaccionó contra la sofisticación decadente del art nouveau y estableció una relación con la naturaleza y la historia primitiva que se manifestaba en escenas pastorales de la edad de oro mediterránea”, según el texto de presentación de la muestra. El mayor exponente de este estilo es el ya citado trabajo para el Saló de Sant Jordi, muy criticado, arrancado y almacenado, aunque hoy día ha vuelto a su lugar. De esta etapa es una de las obras que se pueden ver en Madrid y no estuvieron en Nueva York: La Terra, Enees i Pan. 

Antes de abandonar España, Torres-García se acercó a una nueva forma de representación en la que el tiempo y la ciudad moderna se muestran en planos y figuras que se yuxtaponen en escenas planas y densas; la pintura convive con el collage y se tiende a una organización vertical.

Entoldado (La Feria), por Joaquín Torres-García, 1917, óleo sobre lienzo, 51 x 72.5 cm. Colección privada. © Sucesión Joaquín Torres-García, Montevideo 2015.

Entoldado (La Feria), por Joaquín Torres-García, 1917, óleo sobre lienzo, 51 x 72.5 cm. Colección privada. © Sucesión Joaquín Torres-García, Montevideo 2015.

La tensión política le animó a irse en 1920 y la búsqueda de la modernidad a escoger Nueva York como destino. Allí recaló con su familia. De entonces datan sus juguetes, Aladdin Toys: piezas de madera que se convierten en estructuras transformables, una idea que se trasladaría también a sus pinturas y esculturas. Esos juguetes  son el objeto de uno de los interesantes talleres educativos que se organizan en torno a la exposición; este en concreto lo impartirá César Fernández Arias los domingos 29 de mayo y 12 de junio (pincha aquí para conocer todo el programa de actividades paralelas). En las escenas urbanas de esa etapa, la publicidad se codea con el paisaje, el entretenimiento con el arte, y todo trasmite el caos de Nueva York.

Vista de la exposición "Joaquín Torres-García: Un moderno en la Arcadia" en el Espacio Fundación Telefónica, Madrid.

Vista de la exposición “Joaquín Torres-García: Un moderno en la Arcadia” en el Espacio Fundación Telefónica, Madrid.

Dos formas superpuetas, por Joaquín Torres-García, óleo y clavos sobre madera, (26 x 16 x 3 cm.

Dos formas superpuetas, por Joaquín Torres-García, óleo y clavos sobre madera,      26 x 16 x 3 cm.

De nuevo en Europa, comienza una etapa importantísima en su trayectoria (de 1923 a 1933), a la que la exposición en el Espacio Fundación Telefónica presta especial atención. Torres-García participa entonces en los primeros movimientos modernos de vanguardia europea y, mostrando una libertad experimental radical, al tiempo que practica la abstracción ahonda en lo primitivo y prueba distintas estrategias de composiciones en formas tridimensionales. En la pintura, la disposición vertical sigue siendo la dominante, pero ahora se estructura con una cuadrícula densa de tonalidad sencillas y campos geométricos en la que las figuras esquemáticas (de hombre, mujeres, caracoles, relojes, templos, peces…) conviven con palabras, letras y abreviaciones grabadas. De esta época la exposición recoge también algunos manuscritos ilustrados muy expresivos de su forma de entender el arte.

De nuevo, como ocurriera en los años 20, en 1934 es el clima político el que le hace tomar la decisión de cruzar el Atlántico, esta vez para regresar a su Montevideo natal. Allí se convirtió en una figura cultural clave con una influencia importantísima no solo por sus representaciones artísticas, también por sus escritos, sus clases, sus conferencias… De entonces son sus cuadros arquitectónicos, esa abstracción sintética que promovió desde la Asociación de Arte Constructivo que fundó en 1935. Su última década (Torres-García murió en 1949) estuvo dominada, en lo que al arte se refiere, por el eclecticismo, el regreso al color y el interés por las obras públicas monumentales. Su última obra, Figuras con palomas, de 1949, es una de las que se puede ver en la exposición. En ella se representa una escena de maternidad en arcadia, similar a sus obras tempranas, aunque es cierto que tiene un esquematismo del que carecían las primera. Subyace de alguna manera también en el recorrido la visión del artista del tiempo como una colisión de periodos.

Construcción en blanco y negro, por Joaquín Torres-García, 1938, óleo sobre papel montado sobre madera, 80,7 x 102 cm.

Construcción en blanco y negro, por Joaquín Torres-García, 1938, óleo sobre papel montado sobre madera, 80,7 x 102 cm.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top