Magnificencia y lujo oriental

i-placas-de-oro-originalmente-con-incrustaciones-de-piedras-de-colores-i-iran-600-400-a-c-oro-piedras-de-colores-c.jpg

A partir de más de doscientas piezas procedentes de los fondos del British Museum, entre ellas algunos objetos de oro y plata del famoso Tesoro del Oxus o los relieves de pared del mítico palacio de Nínive, CaixaForum Madrid propone un recorrido por la historia de los imperios antiguos de Oriente Medio. Hasta el 12 de enero

Organizada por ”la Caixa” en colaboración con el British Museum, la exposición Lujo. De los asirios a Alejandro Magno, comisariada por Alexandra Fletcher –conservadora del Departamento de Oriente Medio del museo londinense–, ofrece un recorrido que comienza en el año 900 y finaliza en 300 a.C., un periodo que vivió un gran desarrollo en la elaboración de objetos suntuarios motivado por la preponderancia de la idea de fastuosidad como signo visible del poder económico y político entre los imperios antiguos –asirio, babilónico y persa–, cuyos gobernantes acumularon enormes riquezas que les permitieron construir suntuosos complejos palaciegos repletos de espléndidos tesoros.

Sobre estas líneas, frasco para aceite perfumado de oro,Tayikistan, 500-400 a.C. Arriba, placas de oro originalmente con incrustaciones de piedras de colores, Irán, 600-400 a.C. Todas las piezas del artículo, Londres, British Museum © The Trustees of the British Museum.

Un vasto territorio conectado a través de miles de kilómetros, desde la península ibérica hasta la India, que fue escenario de constantes guerras, conquistas y saqueos, aunque también de un intenso comercio –en el que los fenicios se convirtieron en un agente dinamizador básico para su expansión– de materias primas, piedras preciosas, objetos manufacturados y de intercambios culturales por medio de artesanos, comerciantes y consumidores de estos objetos preciosos.

Cabeza de un devoto masculino, Santuario de Apolo, Chipre, h. 510 a.C., piedra calcárea.

Alejandro Magno (Pela, Grecia, 356 a.C.-Babilonia, 323 a.C.) tuvo un papel clave en esta historia: ávido de las riquezas del Imperio aqueménida, fue conquistando territorios hasta que llegó al Lejano Oriente. Su triunfo aportó prosperidad y refinamiento a Grecia, y dio lugar a una mezcla ecléctica de elementos culturales, que conocemos como helenización.

Relieve de una mujer con flores, Palacio Norte, Nínive (Irak), 645-635, a.C., yeso.

La muestra, dividida en siete ámbitos, reúne un total de 217 piezas procedentes de las colecciones del British Museum, que van desde delicados objetos de marfil y joyas, pasando por ornamentos de mobiliario, vidrio, cerámica y metales preciosos, hasta relieves asirios de gran tamaño. Entre todas estas piezas destacan los relieves de pared del famoso palacio de Nínive, así como algunos de los exquisitos objetos de oro y plata que componen el espléndido Tesoro del Oxus, el conjunto de orfebrería y metalistería aqueménida más importante que se conserva en la actualidad, donado al British Museum por el célebre anticuario Augustus Wollaston Franks en 1897.

Placa decorativa en marfil de la fortaleza de Salmanasar, Nimrud (Irak), 900-700 a. C.

La exposición de todo este excepcional conjunto material se complementa con una serie de elementos audiovisuales de carácter eminentemente didáctico, entre ellos seis vídeos que tienen como objetivo dar a conocer a los visitantes las técnicas con que se trabajaban los principales materiales a partir de los que se elaboraron los objetos más lujosos que pueden verse en la muestra, así como pantallas interactivas y un mapa dinámico para poder situar geográficamente la procedencia de las piezas, además de conocer detalles de algunas de ellas.

Cuenco de vidrio, Roma, 175-75 a.C.

Francesc FABRÉS SABURIT

Hebilla con nudo de Hércules, Grecia, 400-300 a.C., oro, granates y esmalte.

Collar de oro, ámbar, cornalina y ágata, Cerdeña, 700-600 a.C.

Jarra para el vino de oro, Kuwad (Tadjikistan), 500-300 a.C.

Ornamento de oro para una funda que contenía un arco y flechas, Kuwad (Tayikistan), 500-400 a.C.

Azulejo de arcilla asirio del Palacio Noroeste de Nimrud (Irak), 845-850 a.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top