Pinturas de Berges e instalaciones de Cañellas en la Galería A Ciegas y JUSTMAD

Adruana-Berges-plantasd.jpg

Las artistas Adriana Berges y Carla Cañellas protagonizan las propuestas de Galería de Arte A Ciegas en su espacio expositivo y en la feria JUSTMAD. Desde el 6 de febrero hasta el 8 de abril

El pasado verano, la Galería de Arte A Ciegas presentaba por primera vez a Carla Cañellas y lo hacía con un extraordinario, nada complaciente y sí muy incisivo proyecto, Otras marchas reales, en el que la creadora, a través de instalaciones, videoarte y obra gráfica, llamaba la atención sobre la ingeniería social, o lo que es lo mismo, escenarios manipulados, la pérdida de libertades y de la capacidad crítica y la necesidad perentoria de escapar del discurso hegemónico político y social.

“Variaciones en clave de sol para formalizaciones de marco in crescendo”, por Carla Cañellas. Vídeo instalación monocal, 5 minutos 15 segundos. Medidas variables 300cm x 200cm x 150cm. Más arriba, una de las obras expuestas de Adriana Berges.

Un proyecto que ahora la galería presenta en la feria JUSTMAD junto a Plásticos en el mar de la pintora Adriana Berges (Palacio de Neptuno, del 27 de febrero al 1 de marzo). Esta misma artista es la protagonista de la exposición en el espacio de la galería con En calma, un trabajo también muy crítico acerca de cómo la sociedad premia la productividad y la hiperestimulación y banaliza el descanso, la tranquilidad y el aburrimiento.

Perspectiva, de la serie En calma, por Adriana Berges. Técnica: Óleo sobre tabla, 25 x 35cm.

Berges califica este proyecto pictórico como minimalista, en el sentido de eliminar todos los estímulos, digitales y visuales, que nos alejan de la calma, a lo que Silvana Retamar, directora de A Ciegas, añade que se trata “de un llamamiento a la no productividad, a la idea de perder el tiempo (…) y al estar a gusto con uno mismo en soledad”.

Obra de la serie Otras Marchas reales, por Carla Cañellas.

Porque no olvidemos que ese “no hacer nada” es crucial para el desarrollo humano, ya que, como decía el arquitecto y diseñador Ron Arad, “el aburrimiento es la madre de la creatividad”. Y es que esta sobrestimulación en la que vivimos “afecta a niños y a adultos en la forma que estamos consumiendo la tecnología, generando cierta adicción a ella y la sensación de soledad en un mundo hiperconectado”, en palabras de la artista.

Agua, de la serie En calma, por Adriana Berges. Técnica: Óleo sobre lienzo, 116 x 81cm.

Y por eso propone un espacio de relajación donde el espectador se adentre en un oasis de imágenes que evocan calma y también un toque de nostalgia de cuando vivíamos en un mundo sin internet y los veranos eran juegos, piscina y horas dedicadas al aburrimiento.

Datos útiles

Exposiciones en Galería A Ciegas: del 6 de febrero al 8 de abril

Feria JUSTMAD: del 27 de febrero al 1 de marzo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top