Pompeya suma a su recorrido público tres nuevas Domus

casa-degli-amanti-2.jpg

Tras cuarenta años, reabre al público, tras llevar a cabo obras de restauración desde 2014, una de las joyas de esta ciudad romana, la Casa de los Amantes (siglo I a.C.), descubierta en las excavaciones de 1933 y que tuvo que ser cerrada por los daños sufridos en el terremoto de Irpina de 1980. También han sido restauradas otras dos viviendas patricias, la Casa de la Nave Europa y la Casa del Huerto

Como subraya Massimo Osanna, director del Parque Arqueológico de Pompeya: “Ya se acabaron las emergencias en Pompeya. Tenemos ante nosotros nuevos e importantes retos para la tutela, el conocimiento y la puesta en valor de las excavaciones y del territorio”. Por su parte, el ministro de los Bienes y de las Actividades Culturales y del Turismo, Dario Franceschini, añade que este caso es “(…) un modelo para toda Europa en la administración de los fondos comunitarios.” De hecho, se concluye con el cumplimiento de las normas de seguridad en las Regiones I, II y III, el plan extraordinario de protección de las estructuras arqueológicas de la antigua ciudad de Pompeya, iniciado en 2014 con el “Gran Proyecto Pompeya”. En el balance de estos cinco años, que se ha cerrado el 30 de enero de 2020, se ha llevado a cabo un gasto total de 92 millones de euros que se han distribuido de una manera muy eficaz.

Tras decenios se ha vuelto a ahondar en una parte de la ciudad que no se había afrontado hasta ahora. Los estudios en curso han aportado datos significativos para el conocimiento de Pompeya, además de excepcionales descubrimientos. Las nuevas excavaciones están centrándose en los más de 2,7 km que costean las 22 hectáreas aún por excavar.

Sobre estas líneas, detalle de uno de los frescos de la Casa de los Amantes. Arriba, vista de esta domus en Pompeya.

Y ahora, después de muchos años, han sido reabiertas al público tres nuevas domus, alcanzando así el número de 45 los edificios restaurados y dotados de las normas de seguridad correspondientes para su apertura al público. Recordemos que la domus era una tipología de vivienda utilizada en la antigua Roma. Se trataba de un domicilio privado urbano y se distinguía de la villa suburbana (extramuros) o de la villa rústica (en el campo). La domus era la vivienda de las familias patricias, mientras las clases pobres residían en edificios llamados insulae (casas de inquilinos).

Pues bien, entre las tres domus preparadas para la visita del público, se encuentra la Casa de los Amantes, descubierta en las excavaciones de 1933 y ubicada en la Regio I, y que permanecía cerrada desde los años ochenta, cuando a raíz de los daños registrados por el terremoto de Irpinia en 1980, se hizo necesario realizar un sostenimiento de la cobertura del atrio y del peristilo, ocultando la lectura de los espacios y de las decoraciones de la domus. En el transcurso del tiempo, el estado de conservación de la casa había empeorado tanto que hacía inaccesible la entrada a este espacio incluso a los técnicos. Esta domus toma el nombre del romántico verso en latín inscrito en una pintura con patos situada a la derecha de su entrada: “Los amantes llevan, como las abejas, una vida dulce como la miel”;

Una de las restauradoras trabajando en una de las pinturas de la Casa de los Amantes.

A la Casa del Huerto (en la vía de la Abbondanza), excavada en 1913 y en 1951, se la ha dotado de las normas de seguridad correspondientes y se ha realizado también la restauración de los conjuntos decorativos en los cubículos (dormitorios).

Detalle de uno de los árboles de la Casa del Huerto.

Famosa por los maravillosos frescos sobre fondo azul y negro, ricamente decorados con una floreciente vegetación de árboles frutales que arropaban el reposo de los antiguos habitantes de esta morada. También sobresale su atrio decorado con un mosaico en blanco y negro, además de una mesa de mármol sobre una columna. Esta vivienda es uno de los más bellos ejemplos de la pintura de jardín descubiertos en la ciudad, y que a diferencia de las otras domus, donde este tipo de pintura se reservaba para las salas de representación, aquí se encuentra en los dormitorios.

Y, por último, la Casa de la Nave Europa (cuyo núcleo original se remonta al siglo III a.C.) reúne una historia compleja de numerosas modificaciones y ampliaciones. Las monumentales columnas de toba del peristilo, que cuenta con numerosas habitaciones, y las decoraciones propias del “primer estilo” conservadas en algunos espacios de esta casa pertenecen a las fases de construcción más antiguas y de los periodos de mayor esplendor de la domus, que debe su nombre al gran grafito grabado en la pared norte del peristilo, donde aparece representado un gran barco de carga, llamado Europa, flanqueado por otras embarcaciones más pequeñas

Fresco con un barco.

Carmen del VANDO BLANCO

Casa del Huerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top