Marco Godoy: reflexión sobre la segregación o la escenografía del poder

8.jpg

La distancia que nos separa, proyecto ganador de la convocatoria “Primera fase”, un nuevo programa de apoyo al arte joven y producción artística de DKV Seguros y la Comunidad de Madrid, aúna dos temas recurrentes de este artista, la creación de bordes y fronteras y la construcción visual de la autoridad. Sala de Arte Joven de Madrid, hasta el 4 de marzo

El trabajo de Marco Godoy (Madrid, 1986) ha estado siempre ligado a la política y, sobre todo, como ha comentado en más de una ocasión, a las distintas formas de ejercer el poder, un poder no referido solamente a cetros y coronas o las escenificaciones desde la política. Sino que, como explica en una entrevista de Julia Ramírez Blanco publicada en el catálogo de esta muestra, “tiene que ver con cómo hemos ordenado el mundo y cómo nos posicionamos en relación a los otros. Para adquirir o mantener el poder, hace falta recurrir constantemente a ficciones, son las ‘ficciones necesarias’ que mantienen un orden en distintos ámbitos de la sociedad. Aparece un entramado de pulsiones que tienen configuraciones estéticas y de comportamiento, formando rituales profanos de poder, que van desde cómo se configura una familia hasta la estructura de un Estado. En estas ficciones se generan imágenes y gestos simbólicos que están constantemente presentes. Me parece importante entender el poder desde el teatro: el reto está en desvelar qué hay en él de escenografía. Me fascina entender cómo estas fuerzas funcionan a mi alrededor, y es por eso que están en mi trabajo”.

Sobre estas líneas, Arquitecturas de la intimidación, módulos de valla y acero, 2017 (foto: Luis Marino Cigüenza). Arriba, La distancia que nos separa, vídeo 4k, 2018.

En esta línea, no podemos dejar de mencionar proyectos anteriores tan interesantes como El poder a escena (2010), una serie de fotografías que reproducían la documentación de los despachos de los Decanos de la Universidad Complutense de Madrid; Reclamar el eco (2012), un vídeo que repite consignas coreadas en manifestaciones adaptadas a una pieza barroca para coro, usando las partituras de Henry Purcell como referencia; Archivo de protesta (2012), digitalización de aproximadamente 4.000 pancartas de la acampada de la Puerta del Sol durante su ocupación en el año 2011; El sistema (2014), un vídeo que registra una acción en la jungla del Mamoré (entre la frontera de Brasil y Bolivia) que consiste en que unos altavoces reproducen el texto El sistema de Eduardo Galeano, o Conversaciones (2016), un trabajo realizado en colaboración con migrantes que han cruzado Europa de manera ilegal que relataban su experiencia a través de una línea telefónica instalada en la galería donde se exponía y que los visitantes podían escuchar e interactuar con ellos.

Resto de obras: Arquitecturas de la intimidación, módulos de valla y acero, 2017. Foto: Luis Marino Cigüenza.

En la distancia que nos separa, el proyecto que ha sido seleccionado por un jurado en la primera edición de la convocatoria “Primera fase. Programa de producción artística DKV Seguros y la Comunidad de Madrid”, y que ahora se expone en la Sala Arte Joven de la capital, Marco Godoy vuelve a tratar uno de sus temas recurrentes, las relaciones jerárquicas y la construcción visual de la autoridad y lo hace invitando al espectador a pensar en las distancias, de fronteras o de muros, y cómo asumimos estas divisiones como una parte inherente a nuestro imaginario colectivo.

Como explicaba Godoy en la presentación de esta muestra, este trabajo surgió a partir de un modo de dividir la tierra muy usual en Inglaterra, conocido como enclosure, para establecer una relación con otros conflictos sociales que siguen latentes en la sociedad.

Una exposición que reflexiona, cómo explica la comisaria Ana García Alarcón, sobre las arquitecturas de intimidación utilizadas para controlar y/o evitar el tránsito de ciudadanos de un país a otro y que nos traen a la memoria fronteras como las que separan México de Estados Unidos, Turquía e Irán, Palestina e Israel o España con Marruecos.

Marco Godoy invita al espectador a pensar sobre estas cuestiones a través de un recorrido visual por una selección de vallas que delimitan propiedades y territorios en el norte de Europa. Unas piezas que remiten a las arquitecturas de la intimidación y a las fronteras –tanto físicas como psicológicas– que construimos para protegernos de nosotros mismos. Unos mecanismos de poder y de distinción social que nos hablan a su vez de desigualdad.

A pesar de que estas vallas son peligrosas, el artista llama nuestra atención en cómo se han sido sofisticando de tal manera que han llegado a convertirse en casi elementos decorativos que imitan formas orgánicas o vegetales, como “la espina –mecanismo de defensa de las plantas en un territorio hostil– que es reproducida en la rejería. Entre sus formas adivinamos cardos, rosales… Este componente estético está presente en estos elementos de defensa, facilitando que la valla se camufle bajo un ornamento aunque sin ocultar su verdadera función: la separación. Son imágenes de absoluta seducción que se enfrentan a una absoluta repulsión”, explica Ana García Alarcón.

En definitiva, Godoy propone, a través de instalaciones, vídeos y fotografías, un diálogo con estos mecanismos a la vez que plantea otras cuestiones ligadas a la relatividad de las distancias no visibles, esas barreras culturales, sociológicas o ideológicas que generan diferencias en la sociedad contemporánea.

También hay que mencionar el catálogo que se ha publicado con motivo de esta exposición que incluye artículos de la comisaria, Ana García Alarcón; Jesús Carrillo, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, y la entrevista con Marco Godoy, a cargo de la especialista Julia Martínez Blanco.

Además hay un programa paralelo de actividades culturales y educativas, como visitas dinamizadas para grupos; talleres en familia; una mesa redonda con el artista, la comisaria y el profesor de la Universidad Complutense de Madrid Jaime Brihuega, o los clásicos “Encuentros en Arte Joven”, con visitas a la muestra a cargo del artista, la comisaria y la especialista Noemí de Haro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top