La edad dorada de Viena: Gustav Klimt y Egon Schiele

Klimt_Schiele_1200x675.jpg

Un documental guía al espectador por los pasillos de La Albertina, el Belvedere y el Museo de arte de Historia de la ciudad austriaca, el Museo Leopold, el Museo de Sigmund Freud y el Wien Museum para mostrar las obras de estos creadores que con su trabajo aportaron una nueva idea en el arte: plasmar las ansiedades y deseos humanos. Yelmos Cine, 10 de junio, 20 horas, Descubrir el Arte sortea 20 invitaciones dobles

Viena, 1918, a medida que el ruido de los cañones de la Primera Guerra Mundial se extinguía, en el corazón de la Europa central, la edad dorada estaba llegando a su fin. El Imperio austrohúngaro comenzaba a desintegrarse. En la noche del 31 de octubre, Egon Schiele fallecía en su casa, en su propia cama, convirtiéndose en uno de los 20 millones de muertos atribuidos a la gripe española. Él, murió mirando a la enfermedad invisible a la cara, del único modo que él podía: pintando. Tenía 28 años.

Obra de Egon Schiele.

Pocos meses antes, la sala principal del edificio de la Secesión había acogido con beneplácito sus obras: 19 óleos y 29 dibujos. Esta fue su primera exposición exitosa, una celebración de una nueva idea pictórica que retrataba las ansiedades y los deseos humanos. Unos meses antes, su profesor y amigo Gustav Klimt había muerto.

El beso, por Kustav Klim, 1907-1908.

Desde el cambio de siglo, había cambiado fundamentalmente la forma en la que la gente sentía el arte y se fundó un nuevo grupo: La Secesión. Hoy en día, las obras maestras de Klimt atraen a visitantes de todo el mundo a Viena o a la nueva galería de Nueva York, o se convierten en estrellas en películas como La dama de oro. Pero también son iconos del pop que acompañan nuestra vida cotidiana en carteles, tarjetas y calendarios.

Obra de Egon Schiele.

Ahora, cien años más tarde, las obras de arte de estos visionarios –entre el modernismo y el expresionismo– vuelven a ocupar el centro del escenario en la capital austriaca, junto con las del diseñador y pintor Koloman Moser y el arquitecto Otto Wagner, que ambos murieron también en Viena en el mismo año, 1918.

Gustav Klint.

Y precisamente el documental Klimt y Schiele. Eros y Psyche, que se estrena el próximo 10 de junio, está diseñado para guiar al espectador por los pasillos de La Albertina, el Belvedere y el Museo de arte de Historia de Viena, el Museo Leopold, el Museo de Sigmund Freud y el Wien Museum. Pinchando en este enlace puedes participar en el sorteo de 20 invitaciones dobles.

Los interesados en conocer a fondo esta época y el trabajo de estos cuatro creadores puede hacerlo en el amplio dossier que publicamos en el número 233 de DESCUBRIR EL ARTE.

VER TRÁILER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top