Maribel Binimelis: una mirada al pasado para entender el presente e imaginar el futuro

COLECCIONISTA-DE-RETALES-MARIBEL-BINIMELIS-2.jpg

Galería de Arte a Ciegas acoge hasta el próximo 30 de enero Memoria para inventar, una exposición en la que la artista mallorquina reinventa sus recuerdos a partir de telas zurcidas por otras vidas, retales de experiencias organizadas o tapices que relatan cuentos

“Imaginar el futuro y evocar el pasado requiere de los mismos entramados neuronales”, estas palabras de Daniel Schacter resumen un estudio llevado a cabo por los neurocientíficos Karl Szpunar, Jason Watson y Kathleen McDermott de la Washington University en St. Louis que identificaba por primera vez las regiones del cerebro involucradas en la visualización de los acontecimientos futuros “en lo que se llama viaje temporal mental o la habilidad de imaginarse o verse a uno mismo participando en un acontecimiento futuro”. En resumen, el cerebro humano parece que es capaz de planificar el curso de los acontecimientos futuros imaginando que tienen lugar en el pasado (fuente: revista NeoFronteras).

Esta idea, de alguna manera, está presente en el último proyecto de Maribel Binimelis (Palma de Mallorca, 1978), Memoria para inventar, un trabajo que propone al espectador un paseo por la memoria y la reinterpretación de objetos y materiales que forman parte de nuestras casas, iglesias y palacios. Y lo hace a través del mundo textil, un soporte que transmite vivencias y modos del pasado a nuestro presente a través de los recuerdos que reinventa la propia artista.

Sobre estas líneas y arriba una de las piezas del proyecto Memoria para inventar, por Maribel Binimelis, 2019, Madrid, Galería de Arte a Ciegas.

No existe un único lugar donde se almacene un recuerdo determinado en nuestro cerebro. Al rememorar el pasado volvemos a reunir los fragmentos de información alojados en las diferentes áreas y eso es lo que entendemos como recuerdos. Reconstruimos el pasado y esbozamos las guías esenciales para poder anticipar el futuro. Pero el cerebro no es un registro exacto de nuestras vivencias, si no que crea, completa e inventa para dar coherencia al pasado y para unificar mejor nuestro yo presente con el del pasado y el del futuro. Porque la vida no es solo una suma de acontecimientos.

En definitiva, con telas zurcidas por otras vidas, retales de experiencias organizadas, tapices que cuentan cuentos y custodias eternas, la artista construye un nuevo universo para unificar su nuevo yo, con su pasado y el de otros.

Obra del proyecto Memoria para inventar, por Maribel Binimelis, 2019, Madrid, Galería de Arte a Ciegas

Maribel Binimelis es una artista visual que se licenció en Bellas Artes en la facultad de Cuenca, una formación que amplió en el colegio de los Salesianos de Madrid como técnico auxiliar en diseño gráfico. A lo largo de su trayectoria ha trabajado en distintos espacios relacionados con el mundo textil, un material por el que siente verdadera pasión, que ha enriquecido enormemente su trabajo y que se ha convertido en parte esencial de su lenguaje artístico. Una relación que comenzó cuando en la Real Fábrica de Tapices descubre los cartones de Goya y la maravillosa y delicada labor de las restauradoras de tapices y alfombras de este espacio madrileño. Su trabajo con los tejidos se amplía con su participación en los vestuarios de distintos proyectos de cine y teatro o al conocer a esas modistas de toda la vida, que aprendieron hilvanando y terminaron trabajando en la alta costura.

Binimelis ha mostrado su trabajo en diferentes galerías españolas y fue seleccionada por la Casa Encendida en 2004 por su obra Mantelería Fina. De antes a ahora y de dentro afuera es el tema recurrente desde el que esta artista mallorquina proyecta cada nuevo trabajo. Propuestas en las que Binimelis trabaja con ma­teriales y conceptos que son o parecen de “antes” para transformarlos y que sean “su ahora”. Se apoya tanto en recuerdos como en el interés o las sensaciones que cada material le aporta. “Los objetos viven más que las personas que los poseyeron y simbolizan conceptos valiosos como histo­ria e identidad”. Estos materiales adquieren así un nuevo sentido, siendo elevados al estatus de arte, ya que el arte es un lugar de transformación y metamorfosis, capaz de llevarnos por caminos que antes desconocíamos.

El hilo y la aguja son parte fundamental de las herramientas con las que se expresa la artista; con ellas crea nuevos paisajes abstractos o borda el daño producido por el tiempo, el desgaste de lo material y emocional (como dijo Louise Bourgeois “La aguja se utiliza para reparar el daño”.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top