Brujas, una cápsula del tiempo entre Memling y el arte contemporáneo

posible-aper-memling-Fotos-Inge-Kinnet.jpg

La ciudad de Brujas y su hospital de San Juan son los protagonistas de la tercera entrega del Flemish Masters Museum Tour. De la mano de VISITFLANDERS, el usuario se adentrará virtualmente en un edificio del siglo XII que alberga seis obras originales del primitivo flamenco Hans Memling, incluida su famosa Arqueta de Santa Úrsula, y cuya influencia se puede contemplar ahora en una serie de trabajos expuestos de artistas actuales

La siguiente parada del recorrido virtual propuesto estos meses por VISITFLANDERS es la bella ciudad de Brujas. En este tercer episodio, Eva Tahon, conservadora del Musea Brugge, revela al espectador los secretos ocultos del hospital de San Juan, un edificio de mediados del siglo XII cuya arquitectura gótica habitualmente hace creer a sus visitantes que se trata de una iglesia, pero que hasta hace cuatro décadas funcionó como un centro para cuidar a los enfermos. Desde 1978, su único uso es el de museo, con el maestro flamenco Hans Memling como protagonista indiscutible.

Episodio 3 del del Flemish Masters Museum Tour: el Hospital de San Juan, Brujas. Arriba, una de las salas de la exposición “Memling Now” en dicho edificio. © Musea Brugge, foto: Inge Kinnet.

Considerado uno de los hospitales más antiguos de Europa, aunque en el siglo XIX se construyó un nuevo y moderno hospital en este mismo emplazamiento los añejos edificios de San Juan se conservaron. Y en su interior, cuadros, esculturas, muebles, objetos de estaño y de plata que son testigos directos de siglos dedicados a la cura de las almas y a los cuidados del cuerpo. Las salas del hospital medieval y la capilla, compuesta hoy por una colección impresionante de arte y e instrumentos médicos, forman un auténtico centro artístico y cultural.

Las monjas y monjes que llevaban este hospital recibían donaciones de familias ricas de la ciudad para instalar en él altares, estatuas y pinturas para decorar este lugar dedicado a los enfermos. Pero ellos mismos provenían de buenas familias con dinero, por lo que, como explica Tahon, las pinturas de Memling fueron sufragadas por aquellas familias acaudaladas y con los propios fondos de los monjes y monjas del centro, pero no con los donativos que recibía del hospital de San Juan.  

Un maestro flamenco de origen alemán

Hans Memling (h. 1430-1494) se convirtió en uno de los representantes de los Maestros Flamencos. Este artista de origen alemán, del que se conoce muy poco sobre sus primeros años de vida, se mudó a Brujas en 1465 y trabajó allí hasta su muerte en 1494. Tuvo mucho éxito y recibió comisiones del clero, de ciudadanos prominentes y también de comerciantes extranjeros que comerciaban en Brujas. Memling era un experto en pintar retratos y su trabajo tuvo una gran influencia en los retratos posteriores del Renacimiento italiano.

El museo posee seis obras maestras realizadas por él. Cuatro de ellas fueron creadas especialmente para este lugar y han estado allí desde finales del siglo XV. Entre ellas destaca el Retablo de San Juan Bautista y San Juan Evangelista. Encargado por dos hermanas y dos hermanos para el nuevo altar de la iglesia del hospital, Memling pintó en el panel central a los dos Juan: el Bautista (a la izquierda) con el Cordero de Dios, símbolo de Jesús, y el Evangelista (a la derecha) con la copa de veneno que tuvo que tomar.

Retablo de San Juan Bautista y San Juan Evangelista, Hans Memling, 1474-1479, hospital de San Juan, Brujas © Musea Brugge.

En el medio vemos a la Virgen en el trono con su hijo Jesús y junto a ella dos llamadas “santas del hospital” que eran muy queridas: a la izquierda Catalina y a la derecha Bárbara. Bárbara era invocada, entre otras cosas, para evitar una muerte repentina sin recibir el sacramento de la unción.

En el panel izquierdo, aparece San Juan Bautista, el hombre que anunció la llegada de Jesucristo, que bautizó a Jesús en el Jordán y que fue decapitado. A la derecha, San Juan Evangelista vive una visión alucinante que también apunta: el Apocalipsis, el final de los tiempos, el último libro de la Biblia.

Memling pintó también en esta línea, para el hospital de San Juan, el Tríptico de Jan Floreins (1479) y Tríptico de Adriaan Reins (1480). En el primero de estos dos retablos, en el panel central a la izquierda, detrás de una pared, se arrodilla el hermano Jan Floreins, con un libro de oraciones para contempla un acontecimiento sagrado: los Reyes Magos vienen a rendir homenaje a Jesús recién nacido, hijo de Dios. Una imagen pictórica que no era nueva para el maestro flamenco, puesto que ya la había representado en otra obra que se conserva en el Museo del Prado.

Según Tahon, Memling no fue un gran innovador. Sin embargo, la conservadora asegura que sí que poseía una visión magistral que le permitía ejecutar con maestría y perfección todo aquello que le demandaban sus clientes. Fue un artista que supo ajustarse a lo que le pedían. Y eso mismo sucedió con una de sus obras cumbre: la Arqueta de Santa Úrsula.

Relicario de Santa Úrsula

Ursula fue invocada por una buena muerte, una muerte con poco sufrimiento. En el momento que pidieron a Memling hacer su arqueta, sus reliquias, de alguna de sus 11.000 vírgenes y de toda una serie de santos, se guardaban en un cofre no más grande que una caja de zapatos.

Pequeño relicario de Santa Úrsula, anónimo, h. 1400-1415, hospital de San Juan, Brujas © Musea Brugge.

Pero en siglo XV se le quería dedicar un espacio mayor, por eso el diseño que hizo Memling para custodiarlas fue algo grandioso. Él creó una obra de arte, una capilla gótica en miniatura, con múltiples revestimientos, pináculos y bellos ornamentos. El 21 de octubre de 1489 esas reliquias fueron trasladadas al relicario elaborado por el maestro flamenco.

La Arqueta de Santa Úrsula, Hans Memling, 1489, hospital de San Juan, Brujas © Musea Brugge.

Y en esta arqueta, en sus seis paneles, Memling narró la historia de la princesa bretona Úrsula, a modo de viñetas. Desde sus inicios hasta su trágico final a manos de los hunos. Por eso, como señala la conservadora Tahon: “si uno quiere tener un buen final debe invocarla a ella”. En las caras estrechas se aprecia por un lado a la Virgen con dos hermanas del hospital arrodilladas en un coro de iglesia gótico. Al otro lado se ve a Santa Úrsula con diez vírgenes que se cobijan debajo de su manto. Ella es la protagonista de las seis escenas en el lateral.

La primera es la más cercana a la Virgen, a su derecha. Úrsula llega a Colonia con su séquito de 11.000 vírgenes. Se reconoce la Catedral de Colonia. Úrsula está peregrinando junto con su futuro marido Eterio. Le prometió casarse con él si primero le dejaba realizar este viaje. En la escena siguiente llegan a Basilia y en el tercer episodio son recibidos por el Papa en Roma. En la cuarta escena la comitiva ha regresado a Basilia con el Papa. En la quinta y sexta escena se produce el drama: en Colonia, Úrsula y su comitiva son asesinadas por los Hunos. Ella misma morirá por una flecha.

Pero además de retablos o esta célebre arqueta, como anticipábamos previamente, Memling también se dedicó a pintar retratos. Entre ellos, en San Juan está el Díptico de la Virgen con Maarten van Nieuwenhovee. Son una pareja de retratos que hoy calificaríamos como virtuosos; reflejan realismo pero a la vez son muy sobrios. Hay detalles interesantes en este díptico que solo son apreciables al mirar muy cerca.

Díptico de la Virgen con Maarten van Nieuwenhove, Hans Memling, 1487, Hospital de San Juan de Brujas.

Y aunque el recorrido de estas obras es muy amplio y son conocidas desde hace siglos, siempre hay artistas capaces de reinterpretarlas y adaptarlas a sus propias creaciones. Bajo esa premisa se ha planteado una exposición en la que un grupo de creadores contemporáneos redescubre al maestro Memling en el propio hospital.  

Diálogo con la creación contemporánea

“Memling Now” se trata de una muestra que cruza por primera vez la pintura del maestro Memling con piezas de artistas actuales que han encontrado en él una original inspiración para sus trabajos. Una interacción entre cinco artistas contemporáneos de tres continentes distintos y quinientos años de arte e historia en una de las instituciones más antiguas y mejor preservadas de Europa.

Junto a una serie de algunas de sus obras anteriores, Joseph Kosuth –uno de los padres del arte conceptual– , el pintor afroamericano Kehinde Wiley –célebre por realizar el retrato oficial de Barack Obama–, el creador iraní con raíces azerbaiyanas Aydin Aghdashloo, la artista sirio-estadounidense Diana Al-Hadid y el belga David Claerbout presentan algunas piezas elaboradas específicamente para ser exhibidas en el hospital de San Juan de Brujas como parte del proyecto “Memling Now”.

Esta exposición puede visitarse actualmente en el hospital de San Juan de Brujas hasta el 28 de febrero enviando un correo electrónico a musea.reservatie@brugge.be para reservar el día y la hora de visita deseada.

Para descubrir esta muestra y el arte que alberga el hospital de San Juan de Brujas desde tu hogar, no te pierdas este tercer episodio del Flemish Masters Museum Tour.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top