Picasso y David Douglas Duncan: historia de una amistad

David-Douglas-Duncan.-Primera-visita-a-Picasso-en-La-Californie.1956.jpg

El Museo Picasso-Colección Eugenio Arias (Buitrago de Lozoya, Madrid) acoge, hasta el 22 de julio, 60 fotografías tomadas por el norteamericano que muestran la faceta más íntima, familiar y creativa del maestro malagueño. Unas instantáneas que repasan casi veinte años de relación entre el pintor y el fotógrafo, que falleció el pasado 7 de junio a las 102 años de edad

Bajo el título Picasso por Duncan. La mirada cómplice. Obras de la colección del Museu Picasso de Barcelona, esta exposición del Museo Picasso-Colección Eugenio Arias (Buitrago del Lozoya) está dedicada a la mirada fotográfica del norteamericano David Douglas Duncan sobre Picasso y su entorno más íntimo y creativo.

Sobre estas líneas, fotografía de David Douglas Duncan, en una entrevista reciente en el Time. Arriba, Primera visita a Picasso en La Californie, por David Douglas Duncan, 8 de febrero de 1956, plata sobre gelatina, Colección Museu Picasso de Barcelona.

Nacido en 1916 y fallecido el pasado 7 de junio, el norteamericano David Douglas Duncan, ganador del Premio Medalla de Oro Robert Capa en 1967, es conocido sobre todo por sus dramáticas fotografías de conflictos bélicos. Estudió arqueología en la Universidad de Arizona y zoología y español en la de Miami, donde se graduó en 1938 y comenzó su interés por el fotoperiodismo.

Su acercamiento a la fotografía tuvo lugar en sus años de estudiante al formar parte del periódico universitario. Durante sus estudios de arqueología en la universidad de Arizona, tomó una serie de fotografías de un incendio de un hotel de Tucson, entre las que se encontraba un huésped que hizo repetidos intentos para entrar al hotel en llamas a recoger su maleta, este personaje resultó ser el famoso atracador de bancos John Dillinger y la maleta albergaba el dinero del robo a un banco en el que había disparado a un policía. Estas instantáneas fueron a parar al periódico Tucson Citizen y se perdieron.

David Douglas Duncan y Pablo Picasso en La Californie, por Gjon Mili, septiembre de 1960, Villa La Californie (Cannes), plata sobre gelatina, colección particular.

Inició su trayectoria profesional como reportero de guerra durante la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico Sur, donde cubrió la batalla de Okinawa y la rendición japonesa en el USS Missouri. En 1946 fue contratado por la revista Life y comenzó una carrera que le llevó a cubrir diferentes conflictos bélicos por todo el mundo, desde el final del Raj británico en la India, Turquía, África u Oriente Medio. Las instantáneas más conocidas de David Douglas Duncan fue las que tomó en la Guerra de Corea y que publicó en el libro This Is War! (1951).

Picasso con Jacqueline firmando obras en La Californie, por David Douglas Duncan, 1960, Museu Picasso de Barcelona.

De signo muy distinto son las fotografías que forman parte de la exposición del Museo Picasso de Lozoya de la sierra. Robert Capa había prometido a Duncan que le presentaría a Pablo Picasso, pero dos años antes había muerto en la guerra de Indochina sin haber podido cumplir su compromiso. Tentando a la suerte, en 1956, durante una breve estancia en Cannes, Duncan se puso en contacto con La Californie, hogar de Picasso en Cannes, invocando su amistad con Capa para saludar al pintor. Más tarde, llamó a la puerta de la casa y Picasso le indicó a Jacqueline, su mujer, que el fotógrafo podía pasar.

Duncan entró y tomó una célebre instantánea de Picasso en la bañera saludando a la cámara. Este sería el inicio de diecisiete años de amistad, durante los que Duncan realizó un gran número de fotografías que son un buen ejemplo de la estrecha relación que mantuvieron.

Pablo Picasso comiendo un pescado cuyo esqueleto será moldeado en arcilla, por David Douglas Duncan, abril de 1957, Villa La Californie (Cannes), plata sobre gelatina, Museu Picasso de Barcelona.

La exposición, comisariada por Emmanuel Guigon y Sílvia Domènech –director y jefa de Investigación del Museu Picasso de Barcelona–, muestra una selección de más de 60 fotografías, entre las casi 25.000 que tomó Duncan del pintor malagueño, procedentes de manera íntegra del museo de la Ciudad Condal, que se complementan con libros y fotografías procedentes del museo madrileño.

Las imágenes muestran escenas cotidianas de Picasso con su familia (especialmente con Jacqueline, su última esposa) y amigos y documentan el proceso creativo del pintor, convirtiéndose en testimonios excepcionales de la faceta personal y artística del artista.

Picasso bailando frente a la obra Bañistas en la playa a Garoupe, por David Douglas Duncan, julio de 1957, La Californie, colección particular.

El espectador, como si de un voyeur se tratara, accede a través de estas fotografías al universo picassiano, no solamente en un sentido personal, con imágenes del pintor en los toros, con amigos e hijos o con su mascota Lump, sino también conociendo de cerca su proceso creativo. Picasso aparece trabajando en su taller, mostrando obras o en compañía de personajes del mundo artístico, como el coleccionista y marchante Daniel-Henry Kahnweiler.

De manera paralela a la exposición, el Museo de Buitrago de Lozoya ha programado visitas guiadas todos los domingos en las que el público podrá profundizar en la relación personal y artística entre Douglas Duncan y Picasso.

Pablo Picasso de pie pintando La cabeza, por David Douglas Duncan, 1957, colección particular.

Museo Picasso-Colección Eugenio Arias

El nacimiento de este museo en la sierra madrileña también tiene está relacionado con la amistad, en este caso, la que mantuvo Pablo Picasso con Eugenio Arias, su barbero, confidente y amigo, cuando ambos vivían en Vallauris, un pequeño pueblo del sur de Francia. Y es que este centro expositivo dedicado al genio malagueño alberga la colección de obras y objetos que Picasso regalaba a Eugenio Arias. Unas piezas que el barbero atesoró con mimo y que deseó que permanecieran en su pueblo natal, Buitrago del Lozoya, tras su muerte.

Picasso y Jacqueline, fotografiados en su casa La Californie, por David Douglas Duncan.

La colección inicial del Museo estaba compuesta por cincuenta piezas, principalmente dibujos, estampas y cerámicas dedicadas a Eugenio Arias y, posteriormente, la Comunidad de Madrid ha ido ampliando la colección y estableciendo un amplio programa educativo y expositivo. En este sentido, el Museo exhibe la Pieza invitada Las tres gracias coronadas, procedente del Museo Picasso de París y la muestra Picasso. Retrato de familia, compuesta por obra gráfica de la Fundación Bancaja (hasta el 2 de julio) Asimismo, el Museo participa en el programa “Mutaciones. Intervenciones artísticas en museos” con obras de Loreto Martínez Troncoso (hasta el 22 de julio).

Pablo Picasso, por David Douglas Duncan. Todas las obras, VEGAP 2018 © Succession Picasso 2014.

Una de las salas de la exposición del Museo Museo Picasso-Colección Eugenio Arias (Buitrago de Lozoya).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top