Mucho que decir

enric.png

A través de las obras expuestas por Rogelio López Cuenca, Juan Hidalgo y Enric Fort Ballester en Estampa nos fijamos en el poder reivindicativo y de denuncia del arte contemporáneo. Nos interesan por lo que cuentan y por cómo lo cuentan

En el espacio de la Galería Juana de Aizpuru (Madrid) se puede ver Liber, 2012, una fotografía sobre papel RC Premium de 150 x 110 cm, que muestra a un hombre arrojando un libro en una actitud, postura y entorno más propios de alguien que lanza un cóctel molotov. De hecho del ejemplar sale humo.Navegando por la web del artista malagueño encontramos esta imagen en el proyecto Bookburning. El trabajo deja denuncias en forma de imágenes, como esta que se expone ahora, y de frases como: “No hace falta quemar libros para destruir una cultura basta con conseguir que la gente no lea”, “Los espectáculos y su parafernalia ocupan el lugar de la violencia y el control, que se ejecutan ahora complacientemente mediante la seducción” o, escrita entre palabras tachadas, “La censura ha cambiado de cara. La sobre abundancia y el acceso ilimitado a la continua avalancha de información actúa realmente como censura”. Se trata de una potente crítica al culturicidio, la manipulación y la dominación ideológica. 

Liber, por Rogelio López Cuenca, obra expuesta en el stand de la Galería Juana de Aizpuru.

Liber, por Rogelio López Cuenca, obra expuesta en el stand de la Galería Juana de Aizpuru.

Juan Hidaldo. Un cactus más, Una platanera más, 1992. La galerista Adora Calvo (Salamanca) reivindica la obra de este artista conceptual que en los años 70, de forma muy transgresora para la época, empezó a abordar los temas de género, que no ha abandonado nunca, en ello sigue a sus 84 años. “Reivindicar la homosexualidad en los años 70 era muy transgresor. Entonces la homosexualidad estaba prohibida”. Y lo hace, también en palabras de Adora García, “siempre con un tono muy irónico, muy divertido, muy delicado. Sus fotografías son muy sensuales y muy delicadas”. La platanera y este cactus más revelan esa exquisitez y delicadeza.

Un cactus más, de Juan Hidalgo, galería Adora Calvo.

Un cactus más, de Juan Hidalgo, galería Adora Calvo.

La obra de Enric Fort Ballester es una pieza escultórica urbana que supera los límites del recinto de Matadero y del stand de la galería que le trae: José de la Fuente (Santander). En ese espacio se presenta el proyecto de este El eterno retorno que se convertirá en una pieza escultórica de más de una tonelada de peso en aluminio. Se trata de dos toros, uno famélico y otro muy robusto, que se prolongan el uno en el otro uniéndose por las patas. La idea es que mientras uno queda a la vista, el otro permanezca enterrado. Como una metáfora de la tradición que habla de siete años de bonanza tras siete de escasez, y viceversa, este proyecto se concentra en la situación económica y en la necesidad de una actitud activa por parte de la sociedad . Quien se haga con la pieza final adquiere el compromiso de desenterrarla cada siete años para cambiar el ciclo.

El eterno retorno, por Enric Fort Ballester, en la Galería José de la Fuente. Arriba, boceto de este proyecto escultórico urbano.

El eterno retorno, por Enric Fort Ballester, en la Galería José de la Fuente. Arriba, boceto de este proyecto escultórico urbano.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

scroll to top